Fundado en 1910

12 de julio de 2024

Neymar, en el momento de lanzar el último penalti a favor del PSG

Neymar, en el momento de lanzar el último penalti a favor del PSGAFP

Neymar se rebela en el PSG desde el punto de penalti

Desobedece una de las órdenes de su entrenador con la figura de Kylian Mbappé de fondo

Hace 15 días el PSG vivió la primera batalla de egos en el vestuario. Kylian Mbappé, cabreado, se enfadó en pleno partido con algunos de sus compañeros y ni siquiera celebró su gol. El enfado del francés, dueño del proyecto millonario que Qatar ha vuelto a hacer en París, se debía, entre otras razones, a que Neymar le había quitado el lanzamiento de un penalti. En realidad el francés lanzó la primera pena máxima que le pitaron al PSG, pero la falló y la segunda se la cogió Neymar de forma unilateral.

Ese primer rifirrafe entre Mbappé y Neymar -con el brasileño dedicándose a dar 'me gusta' en Twitter a mensajes que además de alabarle a él criticaban a su compañero- provocó que el club interviniera para intentar calmar los ánimos. Christophe Galtier, entrenador que ha llegado este verano al Parque de los Príncipes, irrumpió para decirle a los dos jugadores que se tenían que llevar bien, aunque fuera a la fuerza.

Dos semanas después de aquello, y en la vuelta a su estadio, el PSG vivió otra vez la misma situación. Perdiendo 0-1 ante el Mónaco el campeón de Francia tuvo un penalti a favor y quien lo lanzó, con acierto, fue Neymar. A Mbappé en esta ocasión no se le vio molesto, pero el simple lanzamiento supuso todo una rebelión del brasileño. Y es que Galtier, con fama de duro en Francia, había dicho los días previos que los lanzamientos de penalti son competencia de Kylian. E incluso también lo dijo una vez acabado el partido de este domingo en el que el PSG pinchó por primera vez y solo pudo sacar un empate ante el Mónaco.

Sin embargo, aún con la orden del técnico, Neymar lanzó el penalti. No fue la polémica a más porque lo marcó, pero lanzarlo fue un reto más en esta batallas de egos que hay en el vestuario del PSG. «La jerarquía es que Kylian es el número uno para tirar los penaltis y Neymar el dos», dijo Galtier a la finalización del partido. Sus palabras eran totalmente contradictorias con lo que había pasado en el campo, porque quien lanzó la pena máxima fue Neymar.

Aunque ahora el ambiente no sea tan malo como hace dos semanas, es evidente que el brasileño quiere reivindicarse y aprovecha cualquier ocasión para hacerlo. Él era el primero que sabía que no le correspondía tirar los penaltis y él fue el primero en coger el balón cuando llegó el penalti. Detrás de todo hay un cabreo de Neymar por como el PSG quiso desprenderse de él. Le buscó una salida a la que no se opuso Mbappé, a quien consultan cualquier decisión deportiva. El francés no dijo que quería que se fuera su compañero, pero tampoco dijo lo contrario. Y con ello está un Neymar con más ganas de demostrar cosas más a nivel interno, en el propio PSG, que de cara al exterior. Lleva ya seis goles en la débil liga francesa, dos más que Mbappe.

Comentarios
tracking