Fundado en 1910

23 de junio de 2024

El centrocampista del Real Madrid Fede Valverde (d) disputa el balón con el centrocampista del Real Betis Ayoze Pérez (i)

Fede Valverde (d) disputa el balón con el centrocampista del Real Betis Ayoze Pérez (i)EFE

Real Madrid - Betis, en directo: la Liga en vivo

El equipo de Ancelotti cierra la temporada en un Bernabéu que se prepara para la despedida de Toni Kroos y que recibe a un conjunto bético ya clasificado para Europa

El banco de pruebas de cara a la final de la Liga de Campeones que el Real Madrid disputa el 1 de junio ante el Borussia Dortmund, se ha convertido en la última jornada de una Liga conquistada con un mes de antelación, en la despedida con honores de Toni Kroos, tras una década que le encumbra como una de las figuras eternas del madridismo.

El adiós de Kroos, centrocampista único, el cerebro de todo. Quién sabe si el de Nacho Fernández con el brazalete de capitán. Con su deseo de cerrar un ciclo pero lazos tan estrechos al club de su corazón, al único de toda su carrera, que la duda aflora ante la propuesta por firmar un año más. Como Luka Modric, que extenderá su leyenda hasta los 39 años.

El madridismo vivirá un día emotivo en el Santiago Bernabéu. El último en el estadio que se convirtió en casa para Kroos. Un futbolista diferente. Con una personalidad marcada, ajeno a cualquier moda. Tan firme como en una precisión inigualable en el pase como para no cambiar de botas durante toda su vida o para decidir marcharse tras la mejor temporada de su carrera. Con 34 años. Siendo el futbolista que da sentido al fútbol de un Real Madrid que va despidiendo leyendas que han marcado una década repleta de éxitos.

De la décima, que cumple diez años, a la opción de la decimoquinta en ocho días en Wembley. Un dominio sin precedente en la competición de mayor prestigio. El broche perfecto y soñado por Kroos, que siempre se quiso ir joven y ya retrasó dos años su idea inicial. En contraste con su pareja de leyenda, Modric, que se agarra con fuerza al deseo de seguir superando todos los récords de la historia del Real Madrid.

En lo deportivo, para Ancelotti el partido servirá de simulacro para la cita de Londres. A una semana pondrá el que se perfila como equipo titular tras encontrar la respuesta esperada de la unidad b en las últimas jornadas de Liga. Con la baja de Aurélien Tchoaméni ya definitiva para la final, no hay debates para el técnico italiano.

Lo silenció Thibaut Courtois en la portería con su nivel en su regreso tras las dos lesiones de rodilla superadas. Volverá a ser titular tras ceder el testigo a Andriy Lunin en la locura goleadora de Villarreal de la última jornada (4-4), en la que el Real Madrid salvó su ya racha de récord sin perder en Liga, 31 jornadas consecutivas. Y tampoco hay dudas en el centro de la zaga donde Éder Militao ya compite pero a otro nivel que Antonio Rüdiger y Nacho Fernández, a los que cederá el paso.

El de Kroos no será el único adiós, habrá alguno más como el de Kepa Arrizabalaga, con espacio para que Ancelotti le de los últimos minutos para su despedida en la segunda parte. Será el reencuentro en ataque de Vinícius, Rodrygo y Jude Bellingham, que ha quedado lejos de la pelea por ser máximo goleador, pero quieren goles para llegar a la final de 'Champions' lanzados.

Por su parte, el Betis del chileno Manuel Pellegrini llega al Santiago Bernabéu para poner rúbrica a una temporada en la que se ha clasificado para jugar la próxima temporada la Liga Conferencia en un séptimo puesto que ya es definitivo por no poder alcanzar a la Real Sociedad ni serlo por el octavo, el Villarreal.

Pese a que los dos equipos han conseguido amarrar sus objetivos, el duelo tiene mucho de atractivo sobre el papel por las expectativas madridistas en rodarse aún más para la final de la Liga de Campeones y por la imagen que quiere proyectar de forma innegociable el entrenador de Santiago a través del rendimiento y el juego de los suyos.

Se presumen cambios en el once bético aunque no en el dibujo y el primero de ellos afectará a la portería, en la que Pellegrini dará su compatriota Claudio Bravo un adiós a la altura de su trayectoria en el Betis y en el fútbol español una vez que ya se despidió de la afición verdiblanca el pasado domingo ante Las Palmas.

La entrada de Bravo en el once se ve además favorecida por las molestias estomacales que ha sufrido en el tramo final de la semana el portugués Rui Silva, aunque la trayectoria del meta de Buin no precisa de muchas explicaciones para una despedida que haga justicia a su aportación al escudo de las trece barras desde su llegada en 2020.

Otro futbolista que se despedirá ante el Real Madrid será el central griego Sokratis Papastathopoulos tras una segunda vuelta en la que ha cumplido y a la que pondrá rúbrica junto al sustituto del marroquí Chadi Riad, traspasado al Crystal Palace de la Premier League y que no ha sido citado por Pellegrini. La ausencia de centrales en la plantilla bética puede hacer que Pellegrini retrase a esa posición a Marc Roca, como ya ha hecho en otras ocasiones.

No arriesgará el Betis con los lesionados al límite de su recuperación al no haber nada en juego, por lo que en el mediocentro jugará el estadounidense Johnny Cardoso y, por las ausencias del argentino Guido Rodríguez y el portugués William Carvalho, le dará entrada en ese binomio de contención y de primera salida del balón a Sergi Altimira.

El francés Nabil Fekir será el eje del juego de ataque bético en la línea de tres mediapuntas verdiblanca, en la que las molestias de Pablo Fornals harán que Pellegrini le dé la derecha de esa posición al marroquí Ez Abde, mientras que el otro costado sería para su habitual morador, Ayoze Pérez, aunque también cuenta Rodri Sánchez.

Comentarios
tracking