Fundado en 1910

28 de febrero de 2024

El presidente de Criteria Caixa, Isidre Fainé, a la izquierda junto al presidente de GIP, Adebayo O. Ongulesi, ante la mirada del Rey y de Nadia Calviño

El presidente de Criteria Caixa, Isidre Fainé, a la izquierda junto al presidente de GIP, Adebayo O. Ongulesi, ante la mirada del Rey y de Nadia Calviño en Córdoba

OPA

La foto buscada por Fainé para frenar la entrada de IFM en Naturgy

Los australianos aún no han pedido su puesto en el consejo de administración, y nadie entiende por qué

El presidente de Criteria Caixa, Isidre Fainé, utilizó el jueves otro foro que también preside (la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos –CEDE–) para tratar de mostrar una imagen que vale más que mil palabras: la unión entre el fondo norteamericano GIP, tercer principal accionista de Naturgy (20,6 %) con él mismo, representante del primer accionista, Criteria Caixa (26,7 %). Ante ellos, la mirada de Nadia Calviño, ministra de Asuntos Económicos y representante en este caso del Gobierno que puso condiciones para que la opa del fondo australiano IFM pudiera llevarse a cabo sobre Naturgy.
La foto capturada en el congreso de CEDE en Córdoba es, desde luego, un mensaje claro para IFM, y aparentemente salió bien a Fainé. El presidente de GIP, Adebayo O. Ongulesi, se deshizo en su discurso en elogios hacia su experiencia de inversión en Naturgy, la gestión de la compañía y la relación con Caixa. No hay que olvidar sin embargo que es un fondo que busca rentabilidad y puede vender en cualquier momento, aunque parece que ese momento no está cercano.
GIP entró en la entonces Gas Natural en 2016 tras comprar un 10 % a Repsol y otro 10 % a La Caixa. El fondo ya lleva cinco años en la compañía y seguramente no permanecerá en ella toda la vida, pero tampoco quiso vender a IFM su participación durante la OPA.
La futura composición del consejo de administración de Naturgy permanece en compás de espera, e IFM se mantiene a la expectativa. Aún no ha solicitado su entrada al consejo con un consejero, no se sabe cuándo puede hacerlo y nadie entiende por qué no lo ha hecho ya.
El consejero con el que IFM entraría de acuerdo a su participación en la compañía (10,83 % del capital) no le serviría para tomar decisiones, pero sí para estar más al corriente de lo que ocurre en la empresa, tratar de influir en el negocio y sacar partido a su participación y esperar el desarrollo de los acontecimientos. El consejo tiene actualmente doce miembros. Podría subir a catorce si IFM y Criteria ganaran peso.
Cuestión distinta sería que se produjera la sorpresa y se entendiera con los fondos. En ese caso habría que ver qué ocurre con el plan estratégico que ya se ha diseñado. La CNMV estará atenta a la posible acción conjunta entre IFM y los fondos. Si ocurriera, se verían obligados a lanzar una OPA sobre el 100 % de la compañía.

La acción sigue fuerte

Mientras la situación se aclara, la acción de Naturgy sigue mostrando fortaleza. El jueves cerraba en 23,36 euros, por encima del precio de la OPA (22,07 euros), y en Renta 4 piensan que puede deberse a que Criteria Caixa sigue comprando acciones. Esta fortaleza de la acción y la desaparición de los riesgos aparejados con el decreto eléctrico del Gobierno probablemente se traduzcan en una mejora de la valoración de Naturgy por parte de Renta 4. Esta firma de inversión valoraba en algo más de 300 millones de euros el impacto que las medidas del Gobierno podían tener sobre el negocio de la empresa. No era especialmente significativo, teniendo en cuenta que su beneficio operativo se sitúa en torno a los 4.000 millones de euros, pero el dejar de perder ese dinero puede hacer mejorar también su valoración, y así lo harán probablemente la semana que viene tras la presentación de resultados de la firma, según explica el analista Ángel Pérez Llamazares.
Parece complicado que la compañía vaya a sufrir cambios radicales. El Gobierno impuso una serie de condiciones para que pudiera desarrollarse la OPA. Entre ellas estaban mantener el domicilio y la gestión del negocio en España o apoyar la inversión en proyectos renovables. Menos claro era el compromiso sobre los dividendos, sobre los que pedía una política prudente. El dividendo, sin embargo, es lo que más interesa al accionista principal, Criteria Caixa, para financiar el grueso de su obra social. Por eso el futuro es tan importante, y en su construcción pueden tener tanta relevancia imágenes como la del congreso de Córdoba. Criteria, que sigue manteniendo una mala relación con IFM, parece tener buen trato con los otros accionistas principales (GIP y Rioja –CVC y March–), pero estos no se pronuncian, lo cual deja en el aire una incertidumbre que crea un espacio para la sorpresa.

Temas

Comentarios
tracking