Fundado en 1910

27 de febrero de 2024

Amancio Ortega, Ignacio Sánchez Galán, Florentino Pérez y Rafael del Pino siguen llevando la marca España por el mundo.

Amancio Ortega, Ignacio Sánchez Galán, Florentino Pérez y Rafael del Pino siguen llevando la marca España por el mundoLu Tolstova

La venta de Heathrow por Ferrovial no altera la pujanza exterior de las empresas españolas

Aunque su presencia ha bajado un poco, el saber hacer de las compañías de nuestro país sigue ubicándoles en la primera línea internacional

En algunos ambientes se acogió con cierta pena el martes el anuncio de la venta de la participación de Ferrovial en Heathrow. La compra del aeropuerto británico en 2006 fue una de las operaciones exteriores más espectaculares de la época, y la adquisición más importante en la historia de Ferrovial. Coincidió con otras operaciones muy ambiciosas protagonizadas por empresas españolas: Santander compró el banco británico Abbey por 13.400 millones, Telefónica se hizo con el operador O2 por 26.000 millones, Iberdrola adquirió Scottish Power por 17.300 millones… Las multinacionales españolas sacaron partido en esa época de las bonificaciones fiscales por compra de empresas extranjeras que puso en marcha Aznar y continuó Zapatero. Parecía que iban a comerse el mundo.
En este contexto, la venta de Heathrow el martes pasado supuso una pequeña frustración para algunos. Los más cenizos incluso la han relacionado con la pérdida de YPF por parte de Repsol hace ya más de una década, o la de la emblemática Endesa a manos de la italiana Enel. Estos hechos concatenados podrían llevar a pensar en una decadencia de lo que a principios de este siglo parecía una emergente eclosión de las compañías de nuestro país en el panorama internacional.
Si miramos las cifras, es verdad que nuestras empresas están perdiendo un poco de fuelle. Según el INE, el número de filiales de compañías españolas en el exterior aumentó sin parar desde 2010 hasta 2019, cuando alcanzó las 6.994, pero en 2020 y 2021 cayó hasta cerrar en este último año en 5.180. También ha ocurrido con las filiales relacionadas con la industria: el número subió de 1.089 en 2015 a 1.448 en 2019 y bajó en 2020 (1.413) y 2021 (1.238).
Estos hechos no suponen para nada un desánimo de las compañías españolas en su aventura exterior. KPMG publicó hace unos meses un estudio basado en una encuesta a 500 directivos en el que reflejaba que siete de cada diez empresas no cree que vaya a disminuir su actividad en el exterior, cuatro de cada diez afirma que va a aumentar, y el 81 % está explorando oportunidades internacionales. Lo que sí que va a cambiar, como refleja el informe, es el enfoque: de la globalización se va a pasar a la regionalización, es decir, a enfocarse en los mercados que más interesan. En el caso de España van a ser, básicamente, la Unión Europea y Estados Unidos.
En esta línea se puede leer la desinversión de Ferrovial en Heathrow. Los 2.738 millones de euros que ha obtenido por el 25 % que tenía en el aeropuerto irán destinados seguramente al desarrollo de la nueva terminal número 1 del aeropuerto JFK de Nueva York con la que se hizo a mitad del año 2022, según afirman en Renta4. La compañía ha mostrado su audacia al obtener por la venta un 80 % más de la valoración que estimaba Renta4, algo que en buena medida habrá motivado el 2 % de subida en Bolsa que la compañía acumula desde la venta del aeropuerto.
Con la venta de Heathrow, los aeropuertos pasan a suponer el 2 % del valor de Ferrovial, frente al 78 % que representan las autopistas. En este negocio, la compañía ha ingresado 781 millones de euros en los nueve primeros meses de 2023, un 41,2 % más que el año pasado. El 82,7 % de esos ingresos procede de Estados Unidos.
La compañía que preside Rafael del Pino sigue conquistando el exterior, como lo han hecho y lo hacen otras grandes empresas españolas. ACS continúa su recorrido triunfal por Estados Unidos, en donde su filial Turner acaba de finalizar el diseño y construcción de la terminal 1 del aeropuerto internacional de San Diego por 2.600 millones de dólares, entre otras cosas. La firma que dirige Florentino Pérez factura fuera de España el 96 % de los 24.638 millones de ingresos de su división más importante: Construcción. América del Norte y Australia son sus mercados más importantes.
Iberdrola factura el 57,6 % fuera de nuestro país, con Reino Unido (18,1 % de los ingresos), Brasil (15,9 %) y Estados Unidos (14,6 %) como principales mercados tras España. Recientemente ha anunciado que invertirá 14.000 millones en Reino Unido hasta el año 2028, una apuesta que reafirma su apuesta como líder global en las energías renovables.
Y qué decir de Inditex. La compañía fundada por Amancio Ortega factura el 53 % fuera de España. A cierre de 2022 estaba presente en nada menos que 213 mercados con sus 5.815 tiendas.
Son solo algunos ejemplos de las empresas españolas que ya triunfaban y siguen triunfando en el exterior. Hay muchas más. Quizá el despliegue actual le parezca a alguno ahora menor que en el pasado, pero sigue siendo muy significativo, y muestra el prestigio que mantienen en el mundo las grandes compañías españolas.
Comentarios
tracking