Fundado en 1910

28 de febrero de 2024

Al iniciarse la COP28, los retos energéticos de Europa persisten

Actualizada 12:02

Según el grupo energético noruego Equinor -la mayor fuente de gas natural de Europa desde que Rusia interrumpió la mayor parte de sus suministros de gas en 2022-, el abastecimiento energético de Europa está «en una situación mucho mejor» que el año pasado. Los Países Bajos, Italia y Francia acaban de anunciar acuerdos de gas a largo plazo con Qatar, y en agosto, dos meses y medio antes de lo previsto, los países de la UE consiguieron llenar las instalaciones de almacenamiento.
No obstante, Natasha Fielding, responsable de precios del gas en Europa de Argus, agencia de información de precios, advierte: «Si ocurriera algo que tensara rápidamente el mercado mundial de GNL, como el cierre de una gran planta de exportación de GNL (gas natural licuado), y tanto Europa como Asia se enzarzaran en un tira y afloja por los suministros disponibles de GNL, los precios del gas en Europa podrían volver a dispararse».
Los precios del gas en la UE siguen siendo altos. Esto está perjudicando especialmente a la competitividad económica de Alemania, ya que los precios del gas alemán siguen siendo aproximadamente el doble que en 2021. Tras los nuevos disturbios en Oriente Próximo y el sabotaje de los gasoductos del Báltico, la Comisión Europea está estudiando la posibilidad de prorrogar el límite del precio del gas en la UE hasta el invierno.
Esto es realmente revelador: la escasez artificial de combustibles fósiles se está compensando con la regulación de precios, o más exactamente, los contribuyentes están contribuyendo a suprimir las facturas de los consumidores de energía. Irónicamente, las políticas climáticas de la UE crearon esta vulnerabilidad estratégica que están luchando por solucionar. Hasta 2015, más del 30% de la demanda de gas de la UE se cubría con la producción comunitaria. Ahora se ha reducido al 10%, debido a la eliminación progresiva de la producción de combustibles fósiles. Mientras tanto, la dependencia del gas ruso por gasoducto se ha sustituido por la dependencia del GNL mundial, que viene acompañada de una gran volatilidad de precios.
Una cosa es eliminar progresivamente los combustibles fósiles en nombre del «clima», pero otra muy distinta es eliminar primero la producción nacional antes de reducir las importaciones de proveedores inestables.
Todo esto sucede mientras la industria europea se resiente, en primer lugar por los elevados precios de la energía, que se calcula que son cuatro veces más caros que los de Estados Unidos. Esto perjudica especialmente a la industria química europea. Para colmo de males, Europa importa actualmente mucho GNL estadounidense producido mediante fracturación hidráulica (fracking), que está prohibida en Europa.
Con todo, las realidades estratégicas y económicas obligan ahora a Europa a moderar el experimento de política energética a gran escala en el que se embarcó. Los combustibles fósiles y la energía nuclear ya no son tabú.
Italia ha ampliado los derechos de perforación de gas en el Adriático, en un intento de duplicar la producción italiana hasta 6.000 millones de metros cúbicos al año y bajar los precios de la energía. Dinamarca también acaba de abrir una nueva concesión en el Mar del Norte, en busca de ofertas para perforar en busca de petróleo y gas, revirtiendo así la decisión del país de poner fin a las nuevas exploraciones de O&G.
En Bélgica y Alemania se están construyendo nuevas centrales de gas para hacer frente al cierre irresponsable de la capacidad nuclear. Alemania espera duplicar la capacidad de combustión de gas, y también ha construido nuevos centros de contenedores de GNL para sustituir el gas que ya no fluye desde Rusia.
Mientras tanto, las federaciones empresariales danesas acaban de hacer un llamamiento para unirse al renacimiento nuclear mundial, ya en marcha desde Japón a Polonia. Francia también ha dado marcha atrás en su plan de abandono de la energía nuclear y, en su lugar, pretende construir nuevas centrales nucleares. La ministra francesa de «transición ecológica», Agnès Pannier-Runacher, acusó recientemente a Greenpeace de «sabotaje climático» después de que la red activista organizara otra campaña contra la energía nuclear. Sorprendentemente, Greenpeace ha salido de la corriente principal del clima.
Estos acontecimientos no sólo son esperanzadores, sino también necesarios. El invierno pasado, después de que el presidente Putin cortara la mayor parte del suministro de gas ruso, Europa se salvó gracias a las suaves condiciones invernales, a la débil demanda energética china -resultado de los continuos cierres «cero COVID»- y, por supuesto, al suministro de gas GNL estadounidense. Puede que las condiciones no sean tan afortunadas en el futuro.
A medida que Europa se da cuenta de que los combustibles fósiles seguirán siendo esenciales en un futuro previsible, el debate pasa a otro plano. Como dice Patrick Pouyanne, Consejero Delegado de TotalEnergies, «la cuestión no son los combustibles fósiles, sino las emisiones, reducir las emisiones».
Las sugerencias de los miembros de la Coalición Internacional Clima y Libertad aportan respuestas útiles a la cuestión. En pocas palabras, señalan que los mercados libres racionalizados han sido, y siempre serán, la forma más rápida de descubrir y desarrollar las innovaciones más eficientes y rentables. La clave está en eliminar todas las barreras de mercado, de costes y fiscales que se interponen en el camino de los innovadores beneficiosos. Cuando una política racionalizada abarata y facilita las nuevas inversiones, las tecnologías más nuevas y limpias sustituyen a las más antiguas y sucias a un ritmo cada vez más rápido, acelerando la innovación y la transición energética.
Basándose en esta idea, grupos de trabajo de economistas, grupos de reflexión, académicos y responsables políticos han elaborado una serie de propuestas que forman el marco de un acuerdo internacional de libre mercado sobre el clima, bautizado como Acuerdo Clima y Libertad. La idea básica es un acuerdo que abra los mercados a la competencia, el comercio, la innovación y la aceleración de los flujos de capital, mediante la reducción de las principales barreras comerciales y fiscales.
La estrategia parece dar en el blanco. Los estudios demuestran no sólo que las economías más libres son las más limpias, sino que la propia competencia acelera la descarbonización. Un estudio reciente en el que se comparan los mercados energéticos competitivos frente a los monopolísticos de Estados Unidos concluye que los mercados energéticos competitivos se están descarbonizando un 66% más rápido que los mercados energéticos no competitivos.
La razón de este fenómeno es fácil de entender: los mercados competitivos reducen los costes, facilitan el acceso al mercado a los nuevos innovadores y permiten a los consumidores exigir electricidad y productos más nuevos, limpios, baratos, sanos y fiables. Los monopolios, y la mayoría de las empresas públicas, no tienen ninguna razón económica para innovar, preocuparse por los deseos de los consumidores o reducir costes. Persiguen a los competidores innovadores.
El Acuerdo Clima y Libertad sugiere una zanahoria muy tentadora para fomentar los flujos de inversión internacional hacia todos los firmantes: Bonos CoVictory, préstamos, cuentas de ahorro y fondos de inversión. Se trata de títulos de deuda privada exentos de impuestos que se utilizan para financiar propiedades, instalaciones y equipos, incluidas las inversiones en conservación, en cualquier nación del Acuerdo. La ausencia de impuestos sobre los intereses reduce el coste de la deuda en un 30%. Esto acelera la inversión en nuevos equipos, junto con la innovación descarbonizadora y la transición energética. Esto se debe a que los nuevos equipos son siempre más limpios.
Los empresarios, promotores, bancos y fondos de inversión podrían recaudar estos fondos CoVictory exentos de impuestos en cualquier país del Acuerdo e invertirlos en todos los países del Acuerdo. Los signatarios del Acuerdo tendrían acceso a grandes flujos de capital que, de otro modo, no llegarían. Al menos, a ellos.
Se denominan Fondos CoVictory porque permiten múltiples victorias para el mundo libre, incluso más allá de sus beneficios climáticos. Podrían ayudar a reconstruir Ucrania o Gaza; resolver el problema de la contaminación por plásticos; abrir nuevas relaciones comerciales; dirigir más capital privado al sur global. Podrían ayudar a expandir y defender el mundo libre.
La racionalización del libre mercado, como se ha descrito anteriormente, es la esencia de Accord, el primer y más esencial paso para acelerar la innovación.
Más allá de esto, para las naciones que buscan impulsar la reducción de emisiones tan rápido como puedan hacerlo los mercados libres, fomentando al mismo tiempo la prosperidad, el Acuerdo recomienda, pero no exige, recortes fiscales limpios. Se trata de recortes neutrales desde el punto de vista tecnológico y de la oferta en los impuestos sobre la renta de las empresas y los inversores, diseñados para impulsar la innovación, la competencia, el crecimiento y la descarbonización en los cuatro sectores económicos que producen entre el 80% y el 90% de las emisiones de GEI: generación de energía eléctrica, transporte, sector inmobiliario e industria.
Podemos reducir las emisiones en los cuatro sectores con un simple recorte fiscal por el lado de la oferta vinculado a la reducción de emisiones. Esto no sustituye a la política fiscal básica por el lado de la oferta, sino que simplemente añade una pequeña reducción del tipo de bonificación, digamos cinco puntos porcentuales, para las empresas que logren las mayores reducciones de emisiones. Por ejemplo, en la industria automovilística, la sostenibilidad puede resumirse en una cifra: las emisiones medias del parque de vehículos. Así, cuanto menores sean las emisiones, menor será el tipo impositivo sobre los ingresos de las empresas y los inversores. Este sencillo método alinea el comportamiento empresarial con un objetivo de reducción de emisiones. Desde la sala de juntas hasta el taller, cada inversor y empleado posee acciones de la empresa, que adquieren más valor a medida que bajan las emisiones y el tipo impositivo.
El mismo tipo de recorte fiscal limpio podría aplicarse en todo el sector del transporte y a los fabricantes de electrodomésticos y equipos industriales energéticamente eficientes. Puede impulsar edificios cada vez más eficientes, más generación de energía con emisiones bajas o nulas, e incluso menores emisiones en la producción de petróleo y gas.
El Acuerdo ofrece otras ideas para acelerar la difusión de la competencia descarbonizadora y la innovación revolucionaria. Pero, en resumidas cuentas, la respuesta es sí: si racionalizamos los mercados libres, utilizaremos los combustibles fósiles (y todo lo demás) de forma cada vez más eficiente y limpia, al tiempo que reducimos las emisiones. También aceleraremos las innovaciones revolucionarias descarbonizadoras, previstas e imprevistas, que nos llevarán a cero de forma rentable en formas que hoy no podemos imaginar.
Autores: Pieter Cleppe es redactor jefe de BrusselsReport.eu; Rod Richardson es presidente del Fondo Grace Richardson
Comentarios

Últimas opiniones

tracking