Fundado en 1910

23 de abril de 2024

Vincenzo Bassi

Los tractores y la familia

La polarización ha exacerbado las divisiones entre los que celebran Europa y los que la critican, a pesar de que las diversas protestas no están relacionadas únicamente con las políticas europeas

Actualizada 04:35

Las protestas de agricultores han supuesto un debate más en el que la política se encuentra polarizada. Asimismo, esta polarización ha exacerbado las divisiones entre los que celebran Europa y los que la critican, a pesar de que las diversas protestas no están relacionadas únicamente con las políticas europeas.
No obstante, las protestas brindan la oportunidad de reflexionar sobre la razón de este malestar, a veces percibido, con Europa, empezando precisamente por una reflexión sobre las políticas agrícolas europeas.
Conviene recordar que fue el objetivo común de evitar la escasez de alimentos sufrida durante la guerra mundial y sus secuelas lo que motivó en un principio la política agrícola europea.
Desde entonces, mucho ha cambiado y no hay vuelta atrás.
Sin embargo, a la vista del cambiante marco geopolítico, hay que plantearse si el supuesto de las políticas europeas sigue siendo válido. Como existe una polarización en las «bases» en términos de opinión pública hacia las instituciones, una división también gobierna a las propias instituciones a través de su visión desarraigada de una sociedad prácticamente dividida entre productores y consumidores.
Evidentemente, una Europa unida debe fijarse objetivos económicos, que deben cumplirse respetando el principio de subsidiariedad.
Sin embargo, con demasiada frecuencia, el «método europeo» se ha convertido en sinónimo de burocracia. Por un lado, esto ha reforzado su aparato burocrático. Por otro lado, ha distanciado a los territorios de la comunidad en general y del «espíritu popular» deseado por los padres fundadores.
Una manifestación de esta deriva se ve agravada precisamente por las reformas agrarias europeas.
Parece que la actividad agrícola ya no tiene como objetivo alimentar a las personas, sino vender productos. Los agricultores ya no existen como personas, que viven en familias, territorios y comunidades, sino sólo como productores. A su vez, ellos mismos se convierten en consumidores que compran productos agrícolas en el supermercado.
La pregunta, aparte de si tal esquema tiene éxito, debería ser: ¿es correcto?
Bien mirado, las ayudas que con demasiada frecuencia sólo sirven a objetivos económicos han socavado las estructuras y los objetivos de las propias explotaciones, que no siempre son conscientes de las consecuencias de un crecimiento inestable.
Esto ha creado expectativas entre los agricultores y ha «desarraigado» la producción agrícola de la tierra y sus necesidades. Ha hecho de la agricultura una industria como las demás, una transformación casi opuesta a la naturaleza.
Hoy pagamos precisamente la ausencia de este vínculo natural y «popular» que siempre ha caracterizado a los agricultores, la producción agrícola y la tierra.
Nos precipitamos hacia una especialización exhaustiva de los productos agrícolas, propia de un consumismo ideológico, que mina ciertas producciones no rentables (pero esenciales para la supervivencia), con repercusiones demográficas especialmente en las zonas rurales.
Sin embargo, es la propia Comisión Europea la que afirma la necesidad de una gestión sostenible de la agricultura, como recurso para el bien común y oportunidad precisamente para las zonas rurales.
Este modelo de desarrollo económico y social requiere un cambio en el «método europeo», que debe aplicarse en todos los ámbitos, no sólo en lo que respecta a las políticas agrícolas. Del mismo modo, las transiciones, ecológica y digital, no pueden separarse de la transición demográfica, cuya gravedad ya no puede ocultarse, como se hacía en el pasado.
Esto requiere, en primer lugar, una participación más responsable de las familias y comunidades, para expresar su vocación sin renunciar a la agricultura como recurso económico y social. En segundo lugar, es crucial que las instituciones nacionales y europeas tomen conciencia de que el mercado global y la lógica consumista no deben ser las únicas influencias rectoras.
En cambio, limitar las políticas agrícolas a incentivos o normas deseadas sin diálogo con las familias y comunidades territoriales sólo para hacer que los productos europeos compiten en el mercado mundial corre el riesgo de crear un sentimiento antieuropeo. Puede aumentar la balanza comercial de los países europeos, proporcionando un éxito a corto plazo, pero a costa de la supervivencia a largo plazo de la propia Europa.
Al tiempo que rechazamos la polarización del populismo, aún estamos a tiempo de mejorar las perspectivas valorando y recuperando el «espíritu popular» de los padres fundadores de Europa.
  • Vincenzo Bassi es presidente de la Federación de Familias de Asociaciones Católicas (FAFCE)
Comentarios
tracking