Fundado en 1910

23 de mayo de 2024

La emblemática 'teleco' española celebra el viernes su centenario y enfoca una nueva etapa.

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, celebra el viernes el centenario y afronta una nueva etapaLu Tolstova

La semana económica

Telefónica arranca una nueva era, y crece la expectación acerca de cómo será

La compañía cumple cien años el próximo viernes. Los cambios tecnológicos, la regulación y la entrada del Estado y los saudíes en su accionariado marcarán su futuro

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, señalaba ayer en su junta de accionistas que su compañía está «preparada para una nueva era». Aunque se refería a los adelantos tecnológicos impulsados por la teleco española en los cien últimos años y en los que están por venir, todo el auditorio pensó en otros ámbitos.
El retorno del Estado al accionariado de Telefónica a través de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) después de haber salido de ella hace veintisiete años, y la entrada en él de Saudi Telecom Company (STC), añaden incertidumbre, porque nadie sabe aún en qué afectarán a la compañía.
La SEPI quiere tener cuanto antes un miembro en el Consejo de Administración, pero de momento no es posible. Posee un 3 % de las acciones, y al parecer un 2 % adicional a través de derivados financieros. El umbral para tener asiento en el Consejo está en torno al 5 %, y accionistas como el fondo Blackrock no quieren que nadie tenga sillón con una participación mucho menor. La gran pregunta es quién ocupará el puesto de la SEPI en el Consejo cuando rebase el 5 % y lo pida. Las fuentes consultadas apuestan por un perfil parecido al del ex ministro Miguel Sebastián, que ya está en el consejo de Indra representando a la SEPI, o por una mujer. Con este nombramiento, el PSOE seguirá ganando peso en el Consejo, en donde ya tiene desde hace años a Javier de Paz, amigo del ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero.
Lo que ocurra con STC es una gran incógnita. Los saudíes poseen el 4,9 % de las acciones de Telefónica desde el pasado 8 de septiembre, pero aún no han pedido al Ministerio de Defensa la autorización para ejecutar el 5 % que adquirieron a través de derivados financieros. Parecen estar a la expectativa de lo que ocurra con la SEPI. No parece que vayan a ocupar sillón en el consejo antes que ellos.
Mientras todo ello se decide, Álvarez-Pallete ha dado la bienvenida a los nuevos accionistas. Afirma que contribuyen a la estabilidad accionarial y que demuestran compromiso y confianza con la estrategia de Telefónica. La firma cuenta con otros accionistas que le aportan estabilidad y españolidad desde hace mucho tiempo. El más destacado es la Fundación La Caixa, ahora más presente en el accionariado de Telefónica a través de su holding empresarial: Criteria. El presidente, Isidro Fainé, es el miembro que más años lleva en el Consejo de Administración de Telefónica: desde 1994. Ayer renovó su cargo. Su apuesta por Telefónica es firme.
Con estos mimbres tendrá que salir adelante Telefónica. Fuentes financieras recuerdan que la compañía llevaba tiempo buscando un accionista de referencia que diera estabilidad a la compañía. Precisamente es lo que recalcó ayer Álvarez-Pallete al referirse a la entrada de la SEPI y STC. Uno de los dos se convertirá en el primer accionista con el 10 % del capital. Tener un accionariado tan fragmentado no se consideraba positivo para la firma.

Álvarez-Pallete considera muy buena la gestión de la deuda y la tesorería en los últimos años

Entre todos tendrán que seguir tratando de mejorar los números de la compañía. El presidente se muestra satisfecho de la evolución de los últimos años: «Llevamos catorce trimestres sorprendiendo al mercado con nuestro crecimiento», sostenía ayer en la junta de accionistas. «Nuestra gestión de la deuda y la tesorería en los últimos años ha sido muy buena. Hemos aumentado la vida promedio de la deuda a casi doce años a diciembre de 2023, más del 80 % de la deuda está a tipo fijo y mantenemos una posición de liquidez que supera cómodamente los vencimientos en los tres próximos años», añadía.
Álvarez Pallete está contento con la gestión, y habrá que ver si su trabajo se traduce en algún momento en una mejora del valor de la compañía en Bolsa. La acción se mueve en torno a los 4 euros cuando en 2016 estaba en torno a los 9 y en 2000 en los 25. Su valor en Bolsa está sobre los 22.000 millones cuando en 2007 era de 106.396 millones de euros.
El presidente argumenta con razón que Telefónica no ha sido inmune a la tendencia decreciente de ingresos y beneficios de su sector, acentuado en el caso de la teleco española por su exposición a Iberoamérica y la mala evolución de los tipos de cambio. «El entorno regulatorio y competitivo en nuestros mercados ha sido poco racional y no sostenible. Por eso el sector de telecomunicaciones es de los que peor se ha comportado en Bolsa en los últimos cinco años en Europa: hasta 66 puntos porcentuales peor que el mercado», indicaba.
Aun así, sabe que quejarse vale de poco. Es la hora de tomar decisiones, como ya han hecho con su reciente plan estratégico, y demostrar en los próximos cien años que pueden seguir marcando el futuro de las comunicaciones como ya lo han hecho en los cien años anteriores.
Comentarios
tracking