Fundado en 1910

22 de julio de 2024

Análisis económicoJosé Ramón Riera

Yolanda Díaz y el creciente reparto de las horas de trabajo

Lo que este país necesita no es repartir las horas posibles de trabajo entre más trabajadores

Actualizada 04:30

Me gustaría ver la cara de enfado de Yolanda Díaz, Unai Sordo y Pepe Álvarez si viesen en los medios de comunicación que un ministro de Trabajo de un Gobierno de la derecha firma un acuerdo con la CEOE y con Cepyme, sin contar con ellos. La actual vicepresidenta acusaría inmediatamente a este ministro de no ser capaz de cumplir con las reglas básicas de la convivencia y empezaría a provocar a los sindicatos a que le montasen al Gobierno una huelga general por el interés de la clase obrera.

Los dos sindicatos y sus secretarios generales convocarían inmediatamente a sus comités federales para unificar una respuesta de cada uno de ellos haciéndole saber al ministro/a de turno que van a proponer a sus equipos la organización de una huelga general de la clase obrera por no haber contado con ellos en las negociaciones del acuerdo firmado.

Empezarían a calentar a sus bases antes de las reuniones de sus comités federales y empezarían con manifestaciones en la sede del Ministerio de Trabajo e incluso empezarían a plantar tiendas de campaña para demostrar la clara intención de ir a por todas.

Los comités federales exaltarían a actuar de forma inmediata contra el Gobierno por no haber contado con los agentes sociales

Los comités federales, en una reunión muy tensa, pero llena de buenas gambas y cigalas regadas con los grandes caldos españoles, exaltarían a actuar de forma inmediata contra el Gobierno de la derecha por no haber contado con los agentes sociales que representan a la clase trabajadora.

Y tendríamos durante varios días de las siguientes semanas de la firma del acuerdo del ministro de Trabajo y de la CEOE, las primeras páginas de los medios afines a la izquierda, exigiendo una rectificación al gobierno de la derecha o se las tendrá que ver con la huelga general.

Pero cual ha sido la excusa para que la CEOE no tenga que firmar este acuerdo último entre Yolanda Díaz y los agentes sociales, pues que este acuerdo no tiene coste para las empresas, que es simplemente una «paguita» en la que se amplía la protección social.

Primero esto que dice Yolanda Díaz que los empresarios no van a tener que pagarlo, es una falacia completa y lo demostraré más adelante. El hecho de subir en 90 euros la prestación mínima de 480 euros, es lo que va a presentar el Gobierno como la penúltima parte de la reforma laboral para poder recibir los fondos de 10.000 millones de euros de los Fondos NextGen pendientes de recibir desde el 30 de abril de 2023.

Bruselas nos extendió el plazo para presentar mejoras sobre la reforma laboral hasta el 20 de mayo

Bruselas nos extendió el plazo para presentar mejoras sobre la reforma laboral hasta el 20 de mayo y por eso las prisas de dejar esto pactado y cerrado aunque sea sin la firma de la CEOE y de Cepyme.

Y el motivo claro de que las patronales que representan a los agentes sociales no hayan firmado este acuerdo es que saben que hoy no, pero mañana si, para financiar todos estos gastos, van a llegar o bien subidas de impuestos o nuevos impuestos.

El dinero que ingresa el Estado no llueve del cielo, ni crece en la tierra de forma espontánea, sino todo lo contrario, lo pagamos los españoles. Los trabajadores a través de las retenciones que hacen las empresas del IRPF y de la Seguridad Social, lo pagan las familias con sus compras al pagar el IVA, la pagan los autónomos con su auto retención de IRPF en sus facturas y con sus ingresos de IVA y lo pagan las empresas, con sus cotizaciones sociales, con sus pagos de IVA y con sus impuestos de sociedades.

Si los gastos por desempleo suben, el dinero para pagar esa subida tendrá que salir de algún sitio y solo puede salir de esos cuatro pagadores. Dado que las familias no van a ser y los autónomos tampoco, solo quedan dos posibles pagadores de ese gasto, los trabajadores a los que se podría subir su cotización por desempleo, cosa que a Yolanda y los sindicatos no le va a gustar nada y a las empresas a las que se les suban las cotizaciones sociales o el impuesto de sociedades. En definitiva quien va a pagar las gracias de Yolanda van a ser los empresarios.

Este país necesita crear más puestos de trabajo estable, fijo y no discontinuo

Lo que Yolanda sigue sin entender con esta minireforma que además va a permitir en determinadas condiciones cobrar el subsidio y trabajar parcialmente, es que lo que este país necesita no es repartir las horas posibles de trabajo entre más trabajadores, lo que necesita es crear más puestos de trabajo estable, fijo y no discontinuo que permita incrementar sustancialmente las horas totales trabajadas.

Y desde luego con paguitas y más costes no se va a conseguir. La única manera es involucrar a los representantes de las empresas y realizar un plan de ayuda al desarrollo empresarial sobre todo de las pequeñas y mediana empresas para que estas puedan crear más puestos de trabajo, no pagando más impuestos para que la ministra de trabajo y los sindicatos queden bien lanzando nuevas paguitas.

Comentarios
tracking