Fundado en 1910

22 de junio de 2024

Los peajes se convertirán en un verdadero dolor de cabeza para los conductores el año que viene

Los peajes se convertirán en un verdadero dolor de cabeza para los conductores el año que viene

Bruselas expedienta a España por no incorporar peajes en las carreteras

El Gobierno acordó con Bruselas no imponerlos pero ahora se los reclama a España y a otros 15 países

El tema de los peajes en las carreteras españolas monopolizó la campaña electoral del pasado verano. El PP le achacó a Sánchez el hecho de que el Gobierno hubiera acordado con Bruselas instalar peajes en las carreteras y el PSOE aseguró que era un bulo. Tuvo que salir la propia Comisión Europea a confirmar que el Ejecutivo se había comprometido a ello, aunque finalmente lograron llegar a un acuerdo para no hacerlo.

Al menos eso parecía. Cuando se cerró el pacto del último pago que recibió España, se dejó de lado el tema de los peajes. Bruselas está empeñada en llevar a rajatabla su ley de «quien contamina, paga», pero hubo entendimiento con el Gobierno para dejar de lado esa premisa a cambio de fomentar el trasporte ferroviario.

Ese fue el último capítulo del culebrón de los peajes, o eso parecía, ya que Bruselas ha desvelado este viernes la apertura de un expediente sancionador contra España por no haber impuesto los peajes.

Las nuevas normas, según la Comisión, deberían estar ya aplicándose desde el 25 de marzo. Y deberían consistir en que los conductores paguen por conducir, ya sea mediante peajes o mediante viñetas basadas en el tiempo que pasa un coche en carretera.

Aunque se hubiera acordado otra cosa con ellos, Bruselas considera que hay infracción y por ello ha enviado una carta de emplazamiento (el primero paso de un procedimiento sancionador) a España y a otros 15 países: Bélgica, Bulgaria, Irlanda, Grecia, Croacia, Italia, Chipre, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Polonia, Portugal, Eslovenia y Eslovaquia.

Los Estados investigados tienen ahora dos meses para responder a la carta y completar la transposición de la directiva europea. Ante eso, cabe la duda de qué hará el Gobierno teniendo en cuenta que Bruselas obliga a algo que supuestamente había pactado no exigir a España.

Puede imponer los peajes, llevando a cabo algo que siempre ha negado que haría, y que los conductores paguen por circular o volver a negociar con Bruselas para que no sigan con el procedimiento y no emitan ningún dictamen motivado, que sería el segundo paso para una posible sanción.

Comentarios
tracking