10 de agosto de 2022

El diputado de Vox que ha defendido la moción, Julio Utrilla

El diputado de Vox que ha defendido la moción, Julio UtrillaCongreso

Debate bronco en el Congreso

El PSOE niega que el castellano esté «en peligro» para justificar su voto contra la moción de Vox

El Gobierno en pleno se ausenta del debate sobre el castellano en las aulas catalanas mientras sus socios de ERC retan a los socialistas a que secunden la manifestación del sábado

El PSOE tiene 12 diputados en el Congreso por Cataluña, uno menos que sus socios de ERC. Y, sin embargo, ninguno de ellos ha sido el encargado de fijar la posición socialista en la moción de Vox sobre la defensa del castellano en la escuela catalana. Ni de explicar por qué este jueves votará en contra, mientras la Generalitat sigue sin dar cumplimiento a la sentencia del Tribunal Supremo sobre el 25%.
Por el contrario, ha sido una diputada por Palencia la que ha tenido el «papelón» -eso se escuchaba desde la bancada del PP- de defender, o intentarlo, por qué Pedro Sánchez y los suyos no apoyan una iniciativa que persigue el cumplimiento de la ley. En concreto, María Luz Martínez, la portavoz de Educación.
Ésta ha acusado a Vox y también al PP y Ciudadanos -que apoyan la moción- de montar «un lío donde no lo hay». «El castellano no está en peligro porque lo protege la ley educativa», ha sostenido. Al tiempo que ha afeado a los de Santiago Abascal que presenten una moción «más propia de la Santa Inquisición que del siglo XXI», y de un «extremismo fanático».
También se ha quejado de que el PP, Vox y Ciudadanos pidan al Ejecutivo cuentas que no le corresponden: «Cumplimos la ley. Quieren hacer a este Gobierno responsable de una sentencia de la que no es responsable. Están exigiendo al Gobierno que intervenga donde no tiene competencias», según Martínez.

El Gobierno, ausente

En la bancada del Gobierno no estaban ni la ministra del ramo, Pilar Alegría, ni los catalanes Miquel Iceta -presidente del PSC-, Manuel Castells y Raquel Sánchez, ni tampoco ningún otro miembro del Ejecutivo. Mucho menos Pedro Sánchez, que horas antes se había negado a aclarar si la Abogacía del Estado solicitará la ejecución forzosa del fallo judicial si la Generalitat no la cumple.
Tampoco estaban ni el portavoz del PSOE ni el de Unidas Podemos, Héctor Gómez y Pablo Echenique, ambos socios gubernamentales. De hecho, el hemiciclo estaba semivacío y, aun así, el debate ha sido muy bronco y tenso. Con interrupciones y llamadas de atención por parte del vicepresidente primero de la Cámara, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, que en ese momento ocupaba la Presidencia.

Momentos de tensión

Al término de la intervención del diputado de Ciudadanos Guillermo Díaz incluso ha habido un conato de enfrentamiento entre varios parlamentarios de ERC y él. Los republicamos Inés Granollers, María Carvalho, Marta Vallugera, Montserrat Bassa, Norma Pujol y Jordi Salvador se le han echado encima, acusándole de mentir por asegurar que el nacionalismo es «una ideología cobarde que si no doblega a los padres van a por los hijos».
Díaz no se ha achantado y de camino a su escaño ha respondido: «¡Dejad de perseguirlos!», mientras era aplaudido y escoltado por varios diputados de Vox.
El portavoz de este último, Julio Utrilla, ha cargado contra el Gobierno de Sánchez por su «indignante pasividad», mientras este sábado hay anunciada una manifestación a la que acudirá toda la Generalitat. «Señores socialistas, muchos de ustedes son padres, ¿y ni siquiera un niño de cinco años los conmueve? Eso demuestra lo enfermo de sectarismo que está su Gobierno», ha añadido.
También ha dirigido reproches contra el PP por no aplicar el artículo 155 de la Constitución en su totalidad cuando pudieron, y les ha advertido: «En Galicia vamos por el mismo camino».
Los portavoces de ERC, Junts per Catalunya, el PDeCAT y la CUP han tratado de hacer parte de sus intervenciones en catalán, lo que ha motivado la queja de Vox en varios momentos del debate, sin que el moderador haya hecho nada.
La de Esquerra, Montserrat Bassa, se ha preguntado: «¿Por qué es normal que en Castilla se den las clases en castellano y no es normal que en Cataluña se den las clases en catalán?» Y ha señalado que si en Burgos una familia pidiera el 25% de clases en catalán nadie respondería su petición.
Bassa ha pedido al PSOE más, no conforme con que el Ejecutivo esté dejando hacer -o no hacer- a la Generalitat. Ha retado a los socialistas a que secunden la manifestación del sábado si de verdad les importa la lengua catalana.
Ello en la misma mañana en que el Gobierno y Gabriel Rufián se encontraban cerrando los flecos de la Ley Audiovisual para asegurar unos contenidos mínimos en catalán.
Por su parte, el portavoz del PP, Óscar Clavell, ha recordado que su partido ha recurrido todos los decretos lingüísticos y ha recriminado al Gobierno su «impasividad» y a los socialistas su «cobardía» por no defender el mínimo exigible del castellano en la enseñanza en Cataluña. «Son ustedes unos miserables».
La moción no se votará hasta este jueves pero no prosperará por el voto en contra del PSOE. Según Sánchez, denunciar el «apartheid lingüístico» en Cataluña es contrario a la convivencia. 
Comentarios
tracking