28 de enero de 2023

José Manuel Otero Novas en la sede de El Debate

José Manuel Otero Novas en la sede de El DebateCarmina Martínez

Entrevista

Otero Novas: «Diez tácitos fuimos ministros en los gobiernos de la Transición»

Abogado del Estado y dos veces ministro –de Presidencia y Educación– con Adolfo Suárez, José Manuel Otero Novas es uno de los mayores expertos sobre la Transición española; y lo es por su mente privilegiada y, sobre todo, porque la vivió en primera línea de acción política. Don José Manuel, uno de los miembros originales y de mayor importancia del Grupo Tácito, conversa con El Debate

¿Cuándo nació el grupo Tácito?
–Nace en la Asociación Católica de Propagandistas, la ACDP, cuando en 1968 el presidente de la Asociación realiza un llamamiento y nos dice: «No podemos repetir lo que se hizo en los años 30. Los políticos no se enteraron de lo que venía, y aquello fue un desastre. No podemos repetirlo».
¿Este llamamiento tenía una misión concreta?
–Sí. Había que preparar soluciones para establecer una democracia y para agrupar personas que fueran capaces de aplicar esas medidas.
Porque democracia entonces no había…
–Estábamos en la dictadura. Muchas personas dentro de España y, sobre todo, muchas personas de fuera, estaban seguros de que a la muerte de Franco volveríamos a la Guerra Civil.

Muchas personas dentro de España y, sobre todo, muchas personas de fuera, estaban seguros de que a la muerte de Franco volveríamos a la Guerra CivilJosé Manuel Otero Novas

Entiendo que su filosofía de fondo era que las cosas se acaban y hay que preparar soluciones.
–Para eso precisamente nació el Grupo Tácito. Hicimos varios intentos previos y finalmente hubo uno que cuajó. Nos reuníamos para escribir un artículo semanal que se publicó primero en el diario Ya y después en 20 diarios de toda España. Y en ese artículo nosotros decíamos qué es lo que había que hacer, según las cosas iban surgiendo, para construir una democracia.
No fueron ni uno ni dos artículos…
–Llegamos a hacer 180 artículos en 180 semanas. Procurábamos escribir dentro de la ley para no tener problemas. Solo por un artículo tuvimos que ir al Tribunal de Orden Público. Cuando llegamos a la muerte de Franco, había ya un cuerpo de doctrina y unas personas que querían aplicarla.

100 personas decisivas

¿Eran muchos?
–Tácito entonces no era un grupo muy numeroso. No éramos más de 100, pero fuimos el grupo más numeroso en los gobiernos de la Transición con Adolfo Suárez.
Es decir, que Tácito no surgió de la nada en 1977.
–También hicimos la Transición, y estuvimos en la Constitución. Pero lo importante fue el trabajo durante el franquismo; lo importante, y quizá, según algunos, lo arriesgado.
Y entonces Adolfo Suárez llega al poder.
–Adolfo Suárez echa mano de nosotros y le ayudamos. No vamos a decir que hicimos la democracia en su conjunto, pero sí en una gran parte. Por supuesto, con el apoyo del Rey Juan Carlos, con la dirección fantástica del presidente Adolfo Suárez, y con otras personas magníficas que no eran del grupo Tácito; que eran de otras procedencias.

No vamos a decir que hicimos la democracia en su conjunto, pero sí en una gran parteJosé Manuel Otero Novas

Y exactamente, ¿qué hicieron?
–Conseguimos que cuatro quintos de las Cortes de Franco dieran la conformidad a nuestro proyecto para la Reforma Política.
–Fue el famoso harakiri.
–Eso lo conseguimos nosotros. Cuando digo nosotros, repito, con el apoyo del Rey, con la dirección de Suárez y con el apoyo de otras personas. Pero lo hicimos. También conseguimos el consenso con todos los nuevos partidos políticos.
¿Consenso sobre qué?
–Sobre la monarquía, los partidos, la bandera, los sindicatos, la ley electoral y la Constitución.

La ansiada reconciliación

–No es poca cosa…
–Conseguimos un acuerdo fantástico de reconciliación entre los españoles que habían luchado en los dos bandos de la Guerra Civil y sus hijos. Nosotros convocamos dos referéndums: uno sobre la Ley para la Reforma Política y otro sobre la Constitución. Y más del 90% del pueblo votante lo aprobó.
¿Cuál fue su espacio de poder político en aquellos primeros gobierno de la democracia?
–Diez tácitos fuimos ministros en los gobiernos de la Transición. Con Adolfo Suárez dos fueron presidentes de las Cortes y 18 que fueron Secretarios de Estado. Subsecretarios o cargos parecidos hay en torno a 30 tácitos. Luego hubo otros que trabajaron por fuera, que fueron diputados y que nos ayudaron en la prensa.
Hoy, en el año 2022, ¿hay algo del espíritu de Tácito que sirva de inspiración para los tiempos actuales?
–Sí. Es lo que llamamos el aula política del Instituto de Estudios de la Democracia de la Universidad CEU San Pablo.

Conseguimos un acuerdo fantástico de reconciliación entre los españoles que habían luchado en los dos bandos de la Guerra Civil y sus hijosJosé Manuel Otero Novas

¿Qué hacen allí?
–Somos entre 200 y 300 profesionales de distintas profesiones que no estamos vinculados a ningún partido político, pero que hacemos estudios sobre los problemas de España, preparando soluciones para el futuro.
–¿Están siguiendo los pasos de Tácito?
–Estamos trabajando para el futuro porque hay un momento en el que llega la crisis y entonces hay que tener soluciones preparadas. Algunos de los miembros de esta aula política hemos sido tácitos en su momento.
O sea, que Tácito, con distintos ropajes, se mantiene operativo.
–Nosotros pretendemos que sea así.
¿Los partidos políticos les hacen caso?
–Cuando presentamos un libro, se lo mandamos a los políticos, y les decimos: «Ya sabemos que no nos vais a hacer caso… Porque no podéis». Entre otras cosas, los partidos políticos viven presa de las circunstancias, de sus estructuras. Pero llega un día en el que lo que antes no se podía hacer ya se puede hacer bien. Y para ese día queremos que haya soluciones.
Comentarios
tracking