07 de julio de 2022

Dolores Delgado, presidiendo su primer Consejo Fiscal

Dolores Delgado, presidiendo su primer Consejo Fiscal

Ministerio Público

Delgado reduce el primer Consejo Fiscal a una «bienvenida» sin contenido

El orden del día de la reunión que mantendrán los nuevos vocales con la titular del Ministerio Público, el próximo día 29 de junio, no incluye, por ejemplo, ninguna referencia a la convocatoria de plazas pendientes de renovación

La sensación entre los miembros de la Carrera Fiscal es que Dolores Delgado «no quiere que el nuevo Consejo tenga mucha actividad». No en vano, en el primer orden del día convocado por la Teniente Fiscal del Tribunal Supremo, Ángeles Sánchez Conde –«en sustitución de la fiscal general del Estado»– al que ha tenido acceso El Debate, se limita a una «bienvenida de los nuevos Vocales» para ser informados de la «normativa aplicable y del funcionamiento de la institución»; y, a la «designación de los responsables de las diversas Comisiones» que, en su caso correspondan. Además, Delgado como «presidenta del órgano colegiado» ha previsto pronunciar un «discurso de despedida» de los Vocales salientes.
La propia Teniente Fiscal era la encargada de comunicar, por escrito, a los nuevos miembros del Consejo, tal y como avanzó El Debate en primicia, la incorporación de Delgado tras su baja médica y la fecha de la convocatoria para el primer Pleno que tendrá lugar el próximo día 29 de junio a las 12:00 horas –coincidiendo con la cumbre internacional de la OTAN que se celebra en Madrid– bajo la fórmula «preferentemente presencial» de todos los Vocales y por período de una hora máxima de duración.
Un timing que limita bastante las posibilidades del Pleno y en el que no se han contemplado, de entrada, los que serán los temas más sensibles o polémicos para Delgado, durante los próximos meses. Ninguna referencia tampoco, por ejemplo, a la convocatoria de plazas especialistas orientadas a los nombramientos de fiscales que, por finalización del mandato de sus actuales titulares, tendrán que ser abordados en el marco de este nuevo Consejo Fiscal. Entre ellos, el Departamento Anticorrupción, que dirige Alejandro Luzón, o el del fiscal jefe de las Islas Canarias.

Un Consejo hostil

El pasado mes de mayo, se celebraban las elecciones al Consejo Fiscal, en las que los dos mil quinientos miembros de la Carrera votaron a sus representantes, por elección democrática directa, para penalizar, sin paliativos, la gestión de Dolores Delgado al frente de la institución. Su asociación de cabecera, la Unión Progresista de Fiscales (UPF) –a la que perteneció antes de incorporarse a su actividad política, y a la que ha favorecido en todos los nombramientos importantes desde que llegase al cargo– se desmoronaba en el seno del órgano consultivo y perdía dos vocales, pasando cuatro a dos.
Mientras tanto, la mayoritaria Asociación de Fiscales (AF) se hacía con seis de los nueve puestos en juego, el máximo resultado posible, sumando uno a los cinco de los que ya disponía y tras ganar, con solvencia, en Barcelona, Valencia, Sevilla y Madrid. Por su parte, la Asociación Profesional Independiente (APIF), de Salvador Viada, arañaba otro tras el escrutinio y entra, por primera vez, en el Pleno que estará vigente durante los próximos cinco años.
No es, por lo tanto, el mejor escenario posible para la fiscal general quien, desde que llegó a su cargo ha estado envuelta en todo tipo de polémicas. Para disgusto de la exministra de Justicia se cumplían los peores pronósticos –que apuntaban a que la Asociación de Fiscales (AF) reeditase su amplia mayoría en el seno del órgano consultivo– y con estos bueyes está tratando de arar.
Comentarios
tracking