15 de agosto de 2022

De izquierda a derecha: Maritcha Ruiz, Ignacio Carnicero, Pedro Sánchez, David Sánchez e Isaías Táboas

De izquierda a derecha: Maritcha Ruiz, Ignacio Carnicero, Pedro Sánchez, David Sánchez e Isaías TáboasIlustración: Paula Andrade

Los nombramientos del presidente

La interminable lista de amigos a los que Sánchez ha sabido recompensar: de su hermano a su inseparable de la infancia

El nombramiento de su ex jefa de comunicación como presidenta del Hipódromo de la Zarzuela ha sido la última de sus colocaciones pero, desde luego, no la única

El círculo íntimo de Pedro Sánchez es cambiante. El presidente del Gobierno se rodea de personal de confianza que va rotando según las necesidades del momento. Así lo ha demostrado en múltiples ocasiones. Dentro de este vaivén, solo hay dos cosas claras: la primera es que nadie está a salvo y, la segunda, es que Sánchez expulsa, pero no olvida. Por ello ha recibido críticas de la oposición que le ha afeado convertirse en una «agencia de recolocación». La última ha sido la jefa de prensa del PSOE que será nombrada presidenta del Hipódromo de la Zarzuela en los próximos días.

Maritcha Ruiz, presidenta del Hipódromo

A comienzos de semana, se hacía público en los medios que la ex directora de comunicación del PSOE, Maritcha Ruiz Mateos, pasaría a convertirse en la nueva presidenta del Hipódromo de la Zarzuela. Un puesto que lleva atado un sueldo de unos 120.000 euros anuales. De esta manera el presidente compensaba su sustitución por Ion Antolín Llorente que llevará ahora las riendas de la comunicación de los socialistas. Fue el Consejo de Administración de la Sociedad Estatal de Participantes Industriales (SEPI) el encargado de aprobar su nombramiento desencadenando a su vez toda una serie de colocaciones como consecuencia.
Francisco Salazar, anterior presidente, se convertirá ahora en el secretario general de Planificación política de la Presidencia del Gobierno, cargo dependiente de Moncloa.

David Sánchez, Diputación de Badajoz

La dadivosa predisposición del presidente para encontrar puesto a sus fieles va más allá de sus aliados de partido y, es que, la familia es lo primero. Por eso, en 2017, Sánchez decidió que su hermano era el candidato perfecto para ocupar el puesto de coordinador de actividades de conservatorios musicales del Área de Cultura de la diputación de Badajoz. Se enfrentó a 10 candidatos por esta plaza, y todos, a excepción de él, tenían algún vínculo con Extremadura. El cargo traía consigo una nómina de 45.389 euros anuales. Tres años después, David Sánchez pidió una excedencia para disfrutar de un año sabático.

Dolores Delgado, Fiscal general

Una de las decisiones más criticadas del presidente fue el nombramiento de Dolores Delgado como Fiscal general del Estado después de haber sido su ministra de Justicia. Su colocación no solo fue afeada por la oposición, sino que los propios jueces no tardaron en reflejar lo inapropiado de la situación. De hecho, el Consejo General del Poder Judicial también se dividió al avalar su idoneidad, con doce votos a favor y siete en contra.
Hace menos de un mes, la fiscal decidió renunciar al cargo aludiendo a las hernias discales de las que sufre. Su sustitución no contentó a nadie, ya que su salida supuso la entrada de Álvaro García Ortiz que se vio como un cambio menor al estar este también vinculado al PSOE.

Óscar López, presidente de Paradores

Después de ser secretario de organización del PSOE entre los años 2012 y 2014 y secretario general del partido en Castilla y León, además de senador socialista, Óscar López se convirtió en presidente de la red nacional de Paradores. Fue a la llegada de Pedro Sánchez a la presidencia del Gobierno y hasta julio del año 2021 donde se convirtió en jefe de Gabinete de Presidencia. En el año 2020, el presidente consejero delegado de Paradores, Óscar López, percibió un salario de 156.103 euros brutos y una retribución variable de 35.810 euros. Con su sustituto al volver al lado del líder socialista, se nombró a Pedro Saura, el que fue número dos del ex ministro de Transportes, José Luis Ábalos.

Isaías Táboas, presidente de Renfe

Después de ocupar la secretaría de Estado de Transportes durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, Isaías Táboas se convirtió, gracias a la mano de Sánchez, en el nuevo presidente de Renfe con un sueldo cercano a los 160.000 euros anuales.
Táboas lleva en esta posición desde el verano del año 2018. Las últimas semanas no han sido fáciles para el miembro del PSOE sobre el que han caído fuertes críticas por las frecuentes averías del recién estrenado Alvia de Extremadura.

Juan M. Serrano, presidente de Correos

Juan Manuel Serrano fue nombrado presidente de Correos también en verano del año 2018. Lo hizo después de haber ejercido como jefe de gabinete de la Comisión Ejecutiva Federal socialista y apoyar a Sánchez desde años antes en su guerra interna en la formación.
En el año 2020, Serrano llegó a cobrar casi 200.000 euros por el desempeño de su labor al frente de Correos. Las críticas en su nombramiento surgieron, además de por lo evidente, por su desconocimiento en el sector postal. Serrano es ingeniero técnico informático y ocupó durante años la gerencia de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP).

Ignacio Carnicero, director de Agenda Urbana

En junio del año 2020, Sánchez eligió a José Ignacio Carnicero, su amigo de la infancia como director general de Agenda Urbana y Arquitectura, un cargo de nueva creación dependiente del Ministerio de Transportes.
Carnicero es el mejor amigo del presidente. Tanto es así que se conocen desde los nueve años cuando compartían colegio. Desde 2020, Carnicero disfruta de un salario de 90.000 euros mientras la oposición clamaba por el dedazo de Sánchez.

José Félix Tezanos, presidente del CIS

El presidente del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) es otro de los casos más criticados y conocidos. Tezanos presume de una vida vinculada al PSOE y así lo ha sido. Concretamente, desde el año 1980 cuando se convirtió en secretario de formación de la Ejecutiva del PSOE.
Tezanos fue elegido en verano en 2018 para dirigir el centro que maneja, entre otros asuntos, los barómetros electorales. Los números del CIS han ido apodados desde entonces como la «cocina de Tezanos». El presidente del centro profesa auténtica devoción por Sánchez del que llegó a decir que la gente le envidia por «ser más alto y agraciado».
Comentarios
tracking