Fundado en 1910

29 de febrero de 2024

La misión del CNI es contribuir a mejorar la ciberseguridad española

La misión del CNI es contribuir a mejorar la ciberseguridad españolaEP

El CNI fue quien lo denunció  Detenidos dos agentes del CNI por filtrar a Estados Unidos información reservada a cambio de dinero

El arresto se produjo hace dos meses y uno de los investigados se encuentra en prisión preventiva

Un juez de Madrid ha abierto una investigación por revelación de secretos a varios agentes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) por una supuesta filtración de información reservada a Estados Unidos, según publica este lunes El Confidencial y ha confirmado la ministra de Defensa, Margarita Robles. Dos agentes fueron detenidos hace dos meses por este motivo.
La titular de Defensa, en su visita a la base Adazi de Letonia, ha confirmado la apertura de esas pesquisas y ha indicado que la denuncia partió precisamente del centro de inteligencia al que pertenecen los agentes, si bien no ha ofrecido más detalles del caso por encontrarse bajo secreto.
Según ha podido saber este periódico, ha sido el propio CNI el que denunció estos comportamientos. Estos dos agentes filtraban la información a cambio de dinero. Las detenciones se produjeron hace dos meses y uno de los arrestados permanece en prisión preventiva.
El incidente ha generado malestar en el Gobierno español con Estados Unidos, ya que las primeras investigaciones apuntan a que captó a varios funcionarios para acceder a datos confidenciales, en lugar de solicitar esa información por los cauces institucionales.
Los funcionarios del CNI están siendo investigados por revelación de secretos, aunque los hechos también podrían ser constitutivos de una versión agravada de ese delito, como es la traición por espionaje para una potencia extranjera, que puede castigarse con entre 6 y 12 años de prisión.

Un antecedente sombrío

Un antecedente muy conocido fue el de Roberto Flórez, el ex agente del Centro Nacional de Inteligencia condenado a nueve años de prisión por traición, tras sustraer documentos secretos con la intención de venderlos a Rusia. Florez fue juzgado en la Audiencia Provincial de Madrid, en febrero de 2010 fue condenado a 12 años por traición. Meses después, en diciembre, el Tribunal Supremo rebajó la pena a 9 años.
Florez se convirtió en el primer condenado por este delito en la democracia española. El CNI descubrió que desde el año 2001 se habían producido filtraciones, por lo que presentó una denuncia ante la Fiscalía que acabó llevando a la detención de Flórez, del que se sospechaba porque tras su dimisión «no había llevado a cabo ninguna actividad remunerada y pese a no constarle ahorros previos, disponía de dinero».
El tribunal considera que los hechos eran constitutivos de un delito recogido en el artículo 584 del Código Penal, que castiga como traidor al español que con el propósito de favorecer a una potencia extranjera, asociación u organización internacional, se procure, falsee, inutilice o revele información clasificada como reservada o secreta, susceptible de perjudicar la seguridad nacional o la defensa nacional.
Comentarios
tracking