Fundado en 1910

21 de abril de 2024

Pedro Sánchez recoge sus papeles en la tribuna del Congreso

Pedro Sánchez, en la tribuna del CongresoEFE

Sánchez cumple 100 días de Gobierno atado a Puigdemont y cercado por el caso Koldo

El presidente socialista lo celebra en una semana amarga, tras el fracaso del PSOE en Galicia y en plena polémica por la trama de corrupción por la que la oposición le exige explicaciones

Pedro Sánchez ha cumplido 100 días desde que fue investido por tercera vez presidente del Gobierno. Lo ha conseguido gracias a su alianza con todo el independentismo, incluido el partido que lidera desde Bélgica un prófugo de la justicia española, pese a que no ganó las elecciones generales. Y lo hace solo una semana después de la debacle socialista en Galicia y en pleno estallido del escándalo de corrupción que salpica a varios ministros y dirigentes del PSOE.
La euforia con la que compareció desde Ferraz la noche electoral del 23 de julio constataba que sabía que seguiría en el Palacio de la Moncloa. «El bloque involucionista, de retroceso, que planteaba una derogación total de todos los avances que hemos logrado durante estos últimos cuatro años ha fracasado. (...) El bloque involucionista del PP con Vox han salido derrotados», dijo entonces desde el balcón aclamado a gritos de «¡presidente!» por la militancia socialista. No obstante, en las urnas venció Alberto Núñez Feijóo. El PSOE quedó en segunda posición con 121 escaños, frente a los 137 que obtuvieron los populares. De hecho, la suma entonces de PP y Vox (33) superaba en 18 escaños a la de los socialistas y Sumar.
Míriam Nogueras (Junts) pasa frente a Pedro Sánchez y Teresa Ribera

Míriam Nogueras (Junts) pasa frente a Pedro Sánchez y Teresa RiberaEFE

Lo que siguió a aquella noche fueron meses de negociaciones y un cúmulo de ataques de la coalición de Sánchez y Yolanda Díaz contra Feijóo en un intento de menospreciar su investidura, acusando al líder popular de tratar de «dilatar» el tiempo para una repetición electoral. Pasó la investidura, que no prosperó, y Sánchez cerró todos los acuerdos que le permitieran seguir al frente del Gobierno. Con Sumar, que se daba por descontado, con Bildu, con ERC, con el PNV, con el BNG, con Coalición Canaria y con Junts. A cambio de una larga factura. De su capacidad de pago dependerá, mes a mes, la continuidad de la legislatura, como le han dejado claro sus socios.
En esa larga factura se encuentra entre otras cosas la ley de amnistía para los encausados por el procés, que desde el principio ha provocado un rechazo masivo del poder judicial y de la sociedad española y que está siendo analizada en Europa. Cuando el PSOE registró en solitario la proposición de ley orgánica, el ministro Félix Bolaños afirmó que era «plenamente constitucional», en contra de lo que mayoritariamente decían los jueces, la oposición y también el propio PSOE antes del 23-J. Aquello fue en noviembre, y los socialistas pensaban que lo tramitarían con prontitud. Pero han surgido varios obstáculos por el camino.
Al no prosperar en la votación del Congreso, el texto ha vuelto a la Comisión de Justicia, y el PSOE pidió hace unos días una prórroga para seguir negociando con Junts, que quiere incluir en esa amnistía –que abarca entre los beneficiados a los 12 miembros de los CDR y a los 10 encausados por Tsunami Democràtic– todos los delitos de terrorismo y el de alta traición, tras las acusaciones que cercan a Puigdemont y a otros implicados en el procés. A ello se suma que el Parlamento Europeo mira muy de cerca lo que ocurre con la injerencia rusa en Cataluña y el independentismo, mencionando al propio Puigdemont.
«Más empleo. Más derechos. Más convivencia», escribía Sánchez este sábado en redes sociales para celebrar los 100 días del nuevo Gobierno con un vídeo en el que se mencionaba la reforma del artículo 49 de la Constitución, la ley de Paridad y varias medidas económicas aprobadas en estos meses.
Sin embargo, si el PSOE venía de cosechar su peor resultado histórico en las elecciones gallegas, bajando a 9 escaños, y con su objetivo frustrado de sacar del Gobierno de la Xunta al PP, se añade que este martes estallaba un escándalo de corrupción en su Ejecutivo y su partido con la detención del exasesor del exministro de Transportes José Luis Ábalos, Koldo García Izaguirre, acusado de cobrar comisiones ilegales en la adjudicación de contratos de mascarillas durante la pandemia.
Así defendía Ábalos el nombramiento de Koldo García como consejero de Renfe: «Cumple con la legalidad»

Así defendía Ábalos el nombramiento de Koldo García como consejero de Renfe: «Cumple con la legalidad»

Sánchez no ha dado explicaciones, pese a que García Izaguirre fue quien le custodió los avales para presentarse a las primarias para dirigir el PSOE y pese a que en 2021 decidió cesar a Ábalos como ministro. Él y este domingo la portavoz de su Gobierno, Pilar Alegría, se han limitado a recalcar que «la lucha contra la corrupción ha de ser implacable venga de donde venga y caiga quien caiga». Y todo ello, a apenas dos meses de las elecciones vascas, adelantadas al 21 de abril, donde Sánchez quizá tenga que decidir a cuál de sus socios aúpa a la presidencia.
Comentarios
tracking