02 de julio de 2022

Ilustración: Salvador Illa

Paula Andrade

Cataluña

El PSC se desdice y apoya la ley impulsada por los separatistas para relegar el español frente al catalán

  • Los socialistas se unen a los independentistas para esquivar la sentencia del Tribunal Superior de Justicia que impone un 25 por ciento del español

  • ​No se contempla al castellano como lengua vehicular, sino «curricular»

PSC, ERC, Comunes y Junts han llegado a un acuerdo para «proteger» el catalán y «blindar» la inmersión lingüística tras la sentencia del TSJC que obliga a que al menos un 25% de las clases en todos los centros educativos de Cataluña se den en castellano. Los cuatro grupos parlamentarios han registrado ya en el Parlament «la proposición de ley sobre el uso y el aprendizaje de las lenguas oficiales en la enseñanza no universitaria». El objetivo es esquivar la sentencia del alto tribunal catalán.
De hecho, piden la convocatoria urgente de la Junta de Portavoces para incluir esta proposición en el orden del día del pleno que empieza este miércoles. Hay que tener en cuenta que el TSJC había dado de margen hasta el 31 de mayo para que el consejero de Educación enviara las instrucciones pertinentes a los centros educativos. Se ha pedido además que se tramite por el procedimiento de lectura única y por urgencia extraordinaria.
Pues bien, esta proposición de ley recoge que el catalán, “como lengua propia de Cataluña, es la lengua normalmente empleada como lengua vehicular y de aprendizaje del sistema educativo y la de uso normal en la acogida« de los alumnos recién llegados. El castellano, se añade, se utilizará «en los términos que fijen los proyectos lingüísticos de cada centro», siguiendo unas pautas que marca la propia ley. Eso sí, no se habla de ningún tipo de porcentaje.
El texto también recoge que la enseñanza y el uso curricular del catalán y del castellano “deben estar garantizados y tener una presencia adecuada en los currículos y en los proyectos educativos«, para que todos los alumnos consigan el dominio oral y escrito de ambas lenguas al final de la educación obligatoria.

Español en los patios y el comedor

Además, se establece que la presencia del castellano y del catalán “se debe determinar exclusivamente con criterios pedagógicos y de manera singularizada para cada uno de los centros educativos y se debe hacer desde un abordaje global, integrador y de transversalidad curricular que incluya todos los espacios educativos y recursos de aprendizaje, también los de carácter digital», recoge el documento. En definitiva, se tendrá en cuenta el uso del castellano en los patios y el comedor, por poner sólo un ejemplo, además del uso que se haga en internet.
Hace sólo unos días el líder del PSC, Salvador Illa, decía que «no veía» la propuesta de ERC y Junts para hacer una nueva ley para «preservar» el catalán en las aulas. Y se remitía al acuerdo al que habían llegado las formaciones en marzo para reformar la ley de Política Lingüística. Pues bien, los socialistas han acabado cediendo y aceptan que se pueda aprobar una nueva ley en la que no se contempla al castellano como lengua vehicular, sino «curricular». Y ayer mismo, la viceprimera secretaria del PSC, Lluïsa Moret, condicionaba el acuerdo a que se considerase «el castellano como lengua de aprendizaje, y por lo tanto vehicular». Es más, Mònica Sales, portavoz de Junts, ha dejado claro que esta proposición de ley “no es un acatamiento a la sentencia del 25%, si no una respuesta “.
Además, será la Consejería de Educación la que supervise los proyectos lingüísticos de los centros, que se deberán adaptar a la nueva ley.
Comentarios
tracking