07 de febrero de 2023

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, durante la segunda jornada de la sesión plenaria,del Parlamento catalán

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, durante la segunda jornada de la sesión plenaria del Parlamento catalánEFE/ Quique Garcia

Cataluña

El independentismo vuelve a la carga con el catalán, con un guiño incluido del PSC

El Parlament ha aprobado una moción para impulsar «la implementación real del catalán» en todo el ámbito educativo y rechaza una proposición de ley de Ciudadanos que apuesta por el trilingüismo

El independentismo vuelve a dar la batalla con el catalán, y lo ha hecho desde diferentes ámbitos, desde el Gobierno de la Generalitat y también desde el Parlament. Así, por ejemplo, la cámara catalana ha aprobado una moción en la que insta al Ejecutivo de Aragonès a garantizar el derecho de los alumnos a recibir educación en catalán en los centros «en que sentencias o resoluciones judiciales lo hayan puesto en peligro». Una moción presentada por Junts y que han apoyado ERC, CUP y los comunes, mientras que el PSC se ha abstenido.
Se da la circunstancia de que esta semana el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha decidido mantener las medidas cautelares para que se mantenga el 25 % de español en dos escuelas más: una en Castelldefels (Barcelona) y otra en La Canonja (Tarragona). El consejero de Educación, Josep González Cambray, reconocía que aún se aplican estas medidas cautelares en 26 escuelas de Cataluña, a pesar de que su intención, como anunció a bombo y platillo al inicio del curso escolar, es que no se aplicara la sentencia sobre el español en ningún centro educativo.
Pero, además, se ha dado luz verde a impulsar «la implementación real del catalán en las escuelas e institutos, y postobligatoria, en todos sus ámbitos, recursos digitales en el aula, actividades extraescolares, comedores, conserjes, personal de la limpieza… una vez constatado, como así lo ha reconocido el Govern, que hay un retroceso en su uso». En definitiva, la moción apuesta por la inmersión lingüística total, y más allá incluso del ámbito de la escuela. Y para ello, se apuesta porque el profesorado tenga una formación «generalizada en concienciación lingüística, en sociolingüística, inmersión, (…) para que pueda ser parte activa en el proceso de hacer accesible la lengua catalana y su uso social a la totalidad del alumnado».

Que el catalán sea oficial en Europa

Lo cierto es que en los puntos anteriores el PSC no ha votado en contra, se ha abstenido. Donde sí ha votado a favor es en pedir que se hagan las gestiones necesarias ante el Gobierno para que «cumpla sus compromisos en la promoción de la lengua catalana y que tramite formalmente la oficialidad del catalán en la Unión Europea». De hecho, los socialistas aseguran que el Ejecutivo de Pedro Sánchez ya trabaja en esta cuestión y también en que se retome la traducción al catalán del Boletín Oficial del Estado (BOE).
El mismo PSC que también presentó una enmienda a la totalidad, como lo hicieron los grupos independentistas y las comunes, a una proposición de ley de Ciudadanos en la que se pedía que el catalán, el castellano y el inglés sean consideradas lenguas vehiculares en la enseñanza en Cataluña. Es decir, que se fijara un 25 % de castellano, otro tanto de catalán y otro 25 % de inglés, y el resto en la lengua que recoja el proyecto lingüístico de cada centro. Una actitud que reprochaba a los socialistas en líder de Ciudadanos en Cataluña, Carlos Carrizosa, que los acusaba de querer «erradicar» al castellano.

Reunión extraordinaria del Govern

Y, además, el Gobierno de la Generalitat celebrará el próximo martes por la tarde una reunión extraordinaria del Consejo Ejecutivo para abordar la situación del catalán. Se hará en la sede del Instituto de Estudios Catalanes. Según decía la portavoz del Govern, de ese encuentro saldrán «acciones concretas» para fomentar el uso del catalán. Y evidentemente en el orden del día de la reunión también estará la sentencia del 25 % de español en las escuelas de Cataluña, una cuestión que está ahora en manos del Tribunal Constitucional.
Precisamente sobre esta cuestión, el consejero de Educación, Josep González Cambray, sacaba pecho porque solo en 26 aulas de 72.000 y tras «diez años de ofensiva jurídica y mediática han tenido este pobre resultado». Aunque no hay que perder de vista que la Generalitat se ha saltado desde hace años sistemáticamente todas las sentencias de los tribunales que le obligaban a impartir más educación en castellano. Y sin ir más lejos, para no tener que aplicar la última sentencia, la conocida como la del 25 % de español, el Govern aprobó in extremis un decreto para hacer «inaplicables» los porcentajes en la enseñanza de las lenguas; y el Parlament una ley, que contó con el voto favorable del PSC. En cualquier caso, el consejero dejaba claro que «no flaquearemos a la hora de defender la escuela catalana. Tampoco ante los que utilizan la lengua para atacar políticamente». También González Cambray volvía a lanzar una andanada contra el TSJC, a quien acusaba de practicar el «filibusterismo jurídico».
Comentarios
tracking