Llérida

Lérida

Cataluña

El parador de Lérida con un restaurante «dentro de una iglesia»

Cataluña esconde muchos secretos impresionantes, sobre todo en cuanto a monumentos, lugares históricos y arte. Por ello, hoy hablaremos del Parador de Lérida, que se encuentra dentro del antiguo convento de Roser, del siglo XVII, y que se ubica en pleno centro histórico de la ciudad.

Historia

El convento del Rosario fue la sede del Convento de Predicadores de la orden de los Dominicos. Su construcción tuvo lugar en 1669, pero pocos años después, en 1707, durante el sitio de Lérida en la Guerra de Sucesión española, se incendió.

Posteriormente, fue desamortizado en el siglo XIX y en 2003 se anunció que se convertiría en un hotel de los Paradores de Turismo y fue inaugurado en 2017.

Hotel

En la actualidad, el convento combina parte de su arquitectura inicial con aspectos más modernos. Tiene 53 habitaciones que están distribuidas alrededor del claustro central del lugar, de tres pisos y con acceso a la antigua iglesia, que ahora es un restaurante.

El restaurante se llama Restaurante L’Aplec y es de comida catalana. Se usan recetas tradicionales, pero con un giro moderno. Las especialidades del lugar son los embutidos y quesos regionales artesanales, caracoles a la «llauna», mejillones del Delta de l’Ebre, xatonada, bacalao gratinado, canelón de ternera o magret de pato. «Queremos ser la referencia en Lleida de la cocina catalana típica, puesta al día en sus presentaciones y texturas, pero en la que se distinguen claramente los sabores de siempre», dijo Miquel López, director del parador, a la Guía Repsol.

El convento reacondicionado cuenta con todas las modernidades y comodidades. Todas las habitaciones tienen aire acondicionado, wifi gratis, TV, servicio de lavandería y planchado, minibar y secadores de pelo. Asimismo, los huéspedes pueden disfrutar del restaurante, garajes, un gimnasio y salas de conferencia y reuniones.

Qué ver y hacer en Lérida

Una vez en la ciudad se puede visitar la antigua catedral, también conocida como Seu Vella. Este emblema del lugar es una catedral románico-gótica que se encuentra en una colina desde la que se ve la ciudad. También se puede visitar el resto del casco antiguo y pasar por la Plaza de Paería, la Seu Nova y el casino principal que es de estilo neoclásico.

Por último, si eres más de espacios naturales, también hay muchas actividades en Lérida. Está el Parque de La Mitjana y el Arborètum o Jardín Botánico. Este tiene más de medio millar de especies botánicas ordenadas de acuerdo con su origen geográfico. Además, si eres amante del etnoturismo también encontrarás un plan ideal, ya que hay distintas rutas por la Denominación de Origen Costers del Segre

Comentarios
tracking