Río Alberche de Madrid

Río Alberche de Madrid

Los motivos por los que Ayuso denuncia el Plan Hidrológico del Tajo que ataca al agua de Madrid

La Comunidad de Madrid a través del Canal de Isabel II ha impuesto una denuncia ante el Supremo para que se anulen varios apartados

El agua de la Comunidad de Madrid se ha convertido en el último enfrentamiento entre el Gobierno central y el Ejecutivo regional. Desde el ministerio de Transición Ecológica se quiere aprobar el nuevo Plan Hidrológico del Tajo que «pone en riesgo el abastecimiento de agua de los madrileños al cambiar las reglas con las que se ha configurado el mayor sistema de abastecimiento de España», señalan desde la consejería de Medio Ambiente.
La Comunidad de Madrid a través del Canal de Isabel II ha impuesto una denuncia ante el Supremo para que se anulen varios apartados relacionados con los caudales ecológicos, las movilizaciones de agua entre embalses y los vertidos de aguas residuales depuradas.
El nuevo Plan Hidrológico del Tajo quiere dotar al Gobierno central de la capacidad de elección a la hora de traspasar el agua del río Alberche al embalse de Valmayor. De esta manera, cabe la posibilidad de que la región se quede varios meses sin este agua que representa el 40 % de la demanda de la comunidad.
La región se rige principalmente por las cuencas del Sorbe, Tajo y Alberche. Por ello, el Canal de Isabel II necesita de todas las concesiones y posibilidades para garantizar el suministro.
Embalse de Valmayor

Embalse de ValmayorWikipedia

El nuevo Plan Hidrológico del Tajo establece una autorización previa de carácter mensual para realizar este trasvase sometida a unos requisitos y condiciones que marque el Gobierno central. Si desde el Ministerio no contestan a la petición o deniegan la solicitud, Madrid se verá significativamente afectada.
Además, «el Plan obvia la configuración supramuncipal compartida del sistema de abastecimiento de Madrid y sus características singulares y la falta de seguridad en el suministro de agua pone en peligro el desarrollo de la región», señalan desde la consejería regional.
Otro punto que descontenta al Gobierno de la Comunidad de Madrid es el caudal ecológico que establece unos caudales mínimos de los ríos para abastecer a la población y mantener la flora y fauna que depende del río para sobrevivir.
En Madrid muchos ríos son de carácter estacional, en verano el agua prácticamente deja de circular por ellos hasta la llegada de lluvias otoñales, aquí entra el trasvase de agua de un embalse a los ríos para cumplir con el caudal ecológico. Si el Gobierno entra a gestionarlo se pueden dar episodios de sequías en algunas zonas.
Embalse de la Comunidad de Madrid

Embalse de la Comunidad de MadridComunidad de Madrid

Un Plan que perjudica solo a Madrid

Además, ante estos escenarios, el Plan tampoco deja claro cómo se debe aplicar la supremacía del abastecimiento establecida en la norma. De esta manera si se establece caudales no adaptados a la situación hidrológica, esto puede derivar en afectaciones a la flora y fauna.
Otro punto que denuncia Canal tiene que ver con el extraordinario cambio en los objetivos ambientales de las masas de agua, ya que el plan ignora las características singulares de Madrid en cuanto a la calidad del agua.
Madrid también es singular en su sistema de depuración y saneamiento ya que pese a contar con grandes aglomeraciones urbanas no le corresponden grandes ríos receptores.
Embalse de Santillana

Embalse de SantillanaComunidad de Madrid

En previsión de este tipo de situaciones, la legislación ambiental europea permite adaptar los requisitos a las singularidades de ciertas masas de agua y hacer un seguimiento de si medidas como las inversiones que Canal está ejecutando en sus depuradoras son efectivas.
El nuevo Plan elimina esta opción, y pone así los mismos requisitos ambientales a los cauces receptores de la Comunidad de Madrid que a cualquier otro de la cuenca: ningún otro plan ha eliminado estas opciones legales.
El Plan Hidrológico del Tajo perjudica exclusivamente a la Comunidad de Madrid, ninguna otra región se ve afectada por ello. Desde el Ejecutivo madrileño ven como Sánchez quiere sitiar a Madrid por el uso del agua.
El escrito apunta que la región en 2039 tendrá 8.147.661 personas y, sin embargo, con este proyecto habrá menos recursos disponibles.
Comentarios
tracking