30 de enero de 2023

Finca de Familia Conesa, en Pago Guijoso

Pedro Carrascosa, director de la Finca de Familia Conesa, en Pago Guijoso

Pago Guijoso, una joya vitivinícola escondida en La Mancha

De sus 122 hectáreas de viñedo, salen vinos únicos como La Sabina o La Doncella y un queso de autor, procedente de la leche de las 4.000 ovejas de la finca familiar del empresario murciano Antonio Conesa

L a RAE define guijoso como «un terreno donde abunda el guijo» y de esas piedras toma su nombre una de las mejores fincas de Europa en cuanto a conservación de la biodiversidad. Viajamos a la histórica comarca del Campo de Montiel (Albacete), a unos 17 kilómetros de la localidad de El Bonillo. Por las pedregosas tierras de Pago Guijoso discurre un río, donde cohabitan numerosas especies como liebres, ciervos y jabalís y crecen de forma natural romero, tomillo, lavanda y uno de los sabinares más valiosos de la Península. Recorremos la finca de la mano de su director Pedro Carrascosa, un apasionado del campo y su trabajo.
De sus 2.000 hectáreas, llama la atención la explotación agrícola y ganadera que ocupa 1.400, destinadas a diferentes cultivos (hortalizas, árboles frutales, etc.), todos ellos con certificación ecológica, incluido el viñedo, diseñado por el gurú mundial de la viticultura, el australiano Richard Smart.
En 1983, el célebre arquitecto onubense Eleuterio Población, entonces dueño de la finca, planta en El Guijoso las primeras cepas de tempranillo y cabernet sauvignon: se trata del primer viñedo de la zona y de una de las primeras viñas en espaldera de España. A lo largo de tres décadas se producen y comercializan vinos a pequeña escala, hasta que en 2013 la propiedad es adquirida por Antonio Conesa, agricultor de origen murciano que, junto a su padre y sus dos hermanos, es responsable de una de las empresas más potentes y especializadas del sector agrícola.
Gran apasionado del mundo vino y de carácter visionario, Conesa invierte en estas tierras un 120 % del valor de su compra y decide apostar fuerte por la viticultura: dota a la bodega y al viñedo de las más modernas tecnologías y se rodea del mejor equipo posible para extraer todo el potencial a un terruño único en nuestro país, que cuenta con la denominación de origen Vino de Pago, el máximo reconocimiento a la calidad y singularidad que otorga la legislación española en materia vinícola y que solo poseen otras 19 bodegas.
La Sabina milenaria que da nombre a cuatro de sus vinos monovarietales

La Sabina milenaria que da nombre a cuatro de sus vinos monovarietales

Doncella chardonnay 2019 de Familia Conesa-Pago Guijoso fue elegido Mejor Chardonnay de España 2020. Destaca también su gama de monovarietales La Sabina, homenaje a la majestuosa sabina de 2.000 años que preside la zona social de la bodega. Finca La Sabina chardonnay 2015 es un blanco singular, único en su especie, con una crianza inusualmente larga para un blanco, de cinco años en barrica de roble francés. La Sabina tiene cuatro tintos: un merlot, un syrah, un cabernet sauvignon Gran Reserva y un tempranillo, un más económico.
Brut de A. Conesa

Brut de A. ConesaJuan Carlos Navarro

Las 122 hectáreas de viñedo de Familia Conesa-Pago Guijoso se encuentran a 1.100 metros sobre el nivel del mar. Esta altitud, junto a su ubicación entre dos parques naturales, las lagunas de Ruidera y la sierra de Alcaraz, favorece una climatología única y extrema, con fuertes contrastes de temperatura entre el día y la noche responsables de una maduración lenta de la uva; por su parte, el suelo de guijarros aporta mineralidad y complejidad a sus vinos.
Ahora que se acercan las fiestas navideñas, sabedores de lo que supone todo este ritual del chinchín, han lanzado un nuevo espumoso, Brut Reserva A. Conesa 59, tras el éxito del Brut Nature Blanc de Blancs A. Conesa 58 y del Brut Rosé A. Conesa 58. El nombre de esta línea refleja la firma y la edad actual de su creador, Antonio Conesa.
O

Queso de autor CH La Mancha, de Pago Guijoso

La finca también ha presentado su nuevo tipo de queso de autor, único en el mercado: CH Spain-La Mancha. Su elaboración procede de la leche cruda de las 4.000 ovejas de raza pura manchega de la finca familiar, alimentadas de manera totalmente natural con alimentos ecológicos cultivados en la propia finca como trigo, cebada o coliflor. Un queso de núcleo cremoso, de aromas muy intenso, pero de sabor elegante y equilibrado.
Mención especial merece su plantación de marihuana, para usos medicinales y terapéuticos y que venden a diferentes laboratorios o sus almendras que luego saboreamos en los bombones Ferrero Rocher.
Comentarios
tracking