Fundado en 1910

28 de mayo de 2024

Un embrión congelado

Un embrión congeladoJohn Hopkins Medicine

Los bebés que nacen de embriones congelados tienen más riesgo de padecer cáncer

Un estudio concluye así, al compararlos con los niños nacidos tras la transferencia de embriones frescos y la concepción instantánea

La estimación es que el 8 % de los niños que nacen en Europa lo hacen a través de fecundación in vitro. En algunos países, la tasa de recién nacidos de embriones congelados supera a los llamados embriones frescos.
Los métodos artificiales de reproducción son cada vez más comunes y, según el Observatorio de Bioética de la Universidad Católica de Valencia, la opción de congelar los embriones resultantes de la in vitro en nitrógeno líquido para implantarlos en el útero más adelante se ha incrementado considerablemente.
Un nuevo estudio, publicado en Plos One Medicine, cuyo objetivo era investigar si los niños nacidos después de prácticas de reproducción asistida, tenían mayor riesgo de padecer problemas de salud que los nacidos tras la concepción espontánea, con los embriones frescos.

Piden más investigaciones

Todavía se desconocen las consecuencias del proceso de congelación para los embriones, pero este estudio abre una puerta a descubrirlo. Para investigarlo, se emplearon los datos médicos de 171.774 niños nacidos por reproducción asistida y 7.772.474 nacidos de forma natural. Aunque sus resultados resulten alarmantes, los autores advierten de que el número de los niños que desarrollaron la enfermedad es limitado y el riesgo es bajo. Todavía son necesarias investigaciones complementarias que confirmen sus datos.
Según sus datos, la incidencia de cáncer antes de los 18 años de los niños nacidos de embriones congelados fue de 30,1 casos por cada 100.000 personas al año, mientras que en los embriones frescos fue de 18,8 casos. Esta cifra se reduce todavía más en los niños concebidos de manera natural a 16, 7 casos por cada 100.000 personas al año.
Cuando los investigadores compararon la incidencia de cáncer infantil en general con los que se desarrollan en menores nacidos por técnicas de reproducción asistida, concluyeron que las diferencias no eran significativas.

Hipertensión en el embarazo

Otro reciente estudio también aporta luz sobre los efectos de la congelación en la salud futura de los niños. La revista Hypertension, de la Asociación Americana del Corazón, publicado una investigación sobre la relación entre los embriones congelados y un incremento en el riesgo de sufrir trastornos hipertensivos durante el embarazo.
En este caso, se emplearon datos de un estudio de cohorte con un análisis entre hermanos. El análisis comparaba a mujeres que habían concebido de manera natural y de manera artificial para que se pudiera descartar que la hipertensión se debiera a otras causas que no fueran que el embrión fuera o no congelado. Fue multitudinario: se recabaron datos de cerca de 4,5 millones de embarazos: 4,4 de ellos concebidos de manera natural, más de 78.000 de embriones frescos y más de 18.000 congelados.
Los resultados revelaron que existía un mayor riesgo de trastornos hipertensivos durante los embarazos para los que se emplearon embriones congelados, que aquellos logrados tras concepción natural. Este mismo estudio muestra que un 7 % de los nacidos por transferencia embrionaria tras congelación lo hicieron de forma prematura, así como un 8 % de los embriones frescos, aunque solo un 5 % de los concebidos naturalmente.
Comentarios
tracking