17 de agosto de 2022

Monaco

Charlene de Mónaco, junto al Príncipe Alberto y sus hijos, Jaime y GabrielaPALAIS PRINCIER DE MONACO

Una amiga de Alberto de Mónaco confirma la separación del Príncipe y Charlene: «Nunca existió amor entre ellos»

La escritora Vera Dillier ha concedido una entrevista al semanario italiano Oggi, en la que revela que llegaron a un acuerdo para mantener las apariencias

«Nunca existió entre ellos una relación estrecha o un gran amor». Así de rotunda se muestra la escritora suiza Vera Dillier, amiga muy cercana de Alberto de Mónaco y gran conocedora de los entresijos de palacio, sobre el matrimonio entre el Príncipe y Charlene. Nacida en 1948, Dillier proviene de una acaudalada y respetable familia que la introdujo en los círculos de la alta sociedad, incluso mantuvo un breve romance de juventud con Carlos Gustavo de Suecia. Acostumbrada a codearse con la realeza, durante las vacaciones de invierno invitaba al Príncipe Alberto a su casa de Saint Moritz.
Dillier ha concedido una extensa entrevista al semanario italiano Oggi, en la que analiza cómo es la relación entre el Príncipe y la siempre apenada Charlene de Mónaco. Reconoce que entre ellos nunca existió una verdadera relación de amor. «En Palacio no es un secreto para nadie. Charlene aparece de vez en cuando, en algún acto público, para demostrar que todo va bien. En definitiva, trata de mantener las apariencias».
Según esta fuente, el Príncipe Alberto y Charlene han encontrado una fórmula cómoda para sobrellevar su matrimonio impostado. «Llegaron a un acuerdo. Charlene vive en Roc Agel, el palacio de los Grimaldi en la Costa Azul. Está cerca del Principado, lo que le permite ver a sus hijos con frecuencia».
La amiga del Príncipe sostiene que la separación es un hecho, pero el divorcio no se hará oficial. «Viven separados, pero no se divorciarán. A esos niveles no te divorcias. Solo hay unas pocas excepciones, como el Príncipe Carlos con Diana. Y si miras fotos recientes de Charlene, es evidente que no está bien. Terminó deprimida».
Charlene de Mónaco, junto al príncipe Alberto y sus hijos, Jacques y Gabriella, en el posado con motivo de la Pascua

Charlene de Mónaco, junto al príncipe Alberto y sus hijos, Jacques y Gabriella, en el posado con motivo de la PascuaPALAIS PRINCIER DE MONACO

La Princesa Charlene es consciente de que en caso de divorcio acabaría alejada de sus hijos. «En estos entornos, sobre todo si son herederos del trono, los hijos se quedan con el padre. Todo el tiempo. Incluso con una batalla judicial, Charlene no podría tenerlos. Alberto es el soberano y siguiendo la ley así como el contrato prenupcial, los niños permanecerían con él. Charlene lo sabía desde el principio. Esta es la razón por la que se llegó a un acuerdo sobre Roc Agel, tan cerca de Mónaco».
Estas explosivas declaraciones llegan solo unos días después de que Charlene de Mónaco reapareciese en un primaveral posado al aire libre, con motivo de la Pascua. El matrimonio posó con sus mellizos, Jaime y Gabriela, de 7 años, en una fotografía con la que felicitaron a los monegascos. Una estampa idílica que, a juzgar por las palabras de Dillier, resulta poco creíble.
Comentarios
tracking