Fundado en 1910

22 de junio de 2024

El caso Asunta (Netflix)

El caso Asunta (Netflix)

La pista que deja el blog de Asunta Basterra y no trascendió en la serie de Netflix

Un estremecedor relato escrito en inglés poco antes de su muerte por una profesora llamada Sophie Elizabeth Paton

El escalofriante caso del crimen de Asunta Basterra y posterior detención de sus padres, Alfonso Basterra y Rosario Porto, declarados culpables de su asesinato, sigue dando mucho qué hablar gracias la serie de Netflix sobre la Operación Nenúfar, protagonizada por Candela Peña y Tristán Ulloa. Más allá de las certezas de la instrucción que se relatan en la ficción, los misterios que aún siguen rodeando al malogrado final de la pequeña Asunta Fang Yong Basterra, incluido el suicidio de Porto en prisión, han vuelto a cobrar relevancia dejando sin respuesta un sinfín de interrogantes.

Sin embargo, de entre todos los aspectos tratados en el guion de la serie dirigida por Carlos Seres, hay un hecho que en su día acaparó titulares de la prensa y que, sin embargo, no ha sido incluido en la trama de la producción de Ramón Campos para la plataforma en streaming. Se trata del blog Asunta, el cuaderno de bitácora que la pequeña asesinada abrió justo un año antes de su muerte. En este sitio, que sigue abierto más de una década después del asesinato, permanecen inalterables las dos entradas que la hija de Alfonso y Rosario publicó en julio y septiembre de 2012, cuando nadie podía imaginar su terrible desenlace.

La primera de ellas es una hoja de ruta de lo que sería el leit motiv de un blog aparentemente dirigido a la ficción : «Este es un peculiar blog sobre la historia embrujada de los parques de Santiago de Compostela: La Alameda, Belvís y Bonaval. Las personas que contarán la historia de estos parques serán Asunta Basterra Porto y Sophie Elizabeth Paton. Estamos escribiendo este blog porque otras personas nos han dicho que han visto extraños en los parques. Somos cazadores de fantasmas y estamos investigando estos extraños avistamientos».

Una primera publicación que daba relevancia a otro nombre más allá del de Asunta (única protagonista de las imágenes del mismo) y una pista clave. Sophie Elizabeth Paton se convertía así, tras el asesinato de Asunta, en una de las personas más buscadas por la prensa en un intento de encontrar respuestas a los dos intrigantes relatos de la niña, sobre todo por la cercanía de los mismos con la muerte de su abuelo materno (fallecido en julio del 2012), quien le dejó a ella toda su herencia.

En su día se supo que Elizabeth era la profesora particular de inglés de Asunta. Aunque por aquel entonces fue interrogada por los efectivos policiales que llevaban a cabo la investigación, no ha habido alusión alguna a ella en la serie. La última referencia que se tuvo de ella fue hace más de diez, años, semanas después de la tragedia. Un equipo de reporteros de Antena 3 la encontró en Inglaterra, en la localidad de Whyteleafe, donde regresó junto a su familia. Ni entonces ni hoy han querido hacer ninguna declaración acerca de lo sucedido y cuando los periodistas accedieron a su ubicación reaccionó dándoles un fuerte: «Por favor, lo siento mucho, no voy a hablar acerca de eso. Estás en el lugar equivocado. Voy a llamar a la policía».

Historia familiar

El último post de Asunta fue uno de los contenidos más reproducidos tras su muerte y, como se apuntaba anteriormente, uno de los aspectos olvidados de la serie de Netflix. En el relato, se cuenta la historia de una familia «feliz» formada por un padre una madre y su hijo marcados por uno de los fantasmas de los que se proponía investigar Asunta: «Un día la mujer fue asesinada. El hombre tuvo que tomar represalias contra la persona que mató a su esposa (Anna), pero él también murió, porque intentó tomar represalias pero el hombre malo mató a John, el marido». Un macabro cuento sobre muertes y espíritus que muchos quisieron relacionar con la historia de su propia familia: «Su cuerpo está en la Alameda y su espíritu también. Espera que el espíritu de su esposa venga a él. Todos los días se sienta en los bancos», escribía. El escrito de la menor terminaba con una referencia que parecía dar pie al siguiente post ambientado en el parque de Belvís: «El cuerpo y el espíritu de su mujer se encuentran en el parque de Belvís». Una nueva entrada que lamentablemente nunca llegó.

Comentarios
tracking