Fundado en 1910

21 de febrero de 2024

Valpuesta, Burgos

Valpuesta, Burgos

Este es el pueblo de Burgos con 14 habitantes que fue cuna del castellano

Los monjes amanuenses de la colegiata de Santa María de Valpuesta escribieron el cartulario más antiguo de la Península Ibérica

El pequeño pueblo de Valpuesta de tan solo 14 habitantes fue el lugar donde el castellano, idioma que abarca ya los 600 millones de hablantes en el mundo entero, dio sus primeros pasos.
Ubicado dentro del declarado Parque natural de Montes Obarenes-San Zadornil, y más concretamente, en la colegiata de Santa María de Valpuesta, en este lugar los monjes amanuenses escribieron el cartulario más antiguo de la Península Ibérica del que se tiene constancia. Por ello gracias a la preservación de los Becerrillos Gótico y Galicano de Valpuesta y el descubrimiento de los Cartularios de Valpuesta, los expertos han empezado a considerar este enclave rural como cuna del castellano.
Estos documentos del siglo IX –algunos fechados en el año 864– incluyen términos en castellano en oraciones en las que el latín va desapareciendo y deja paso a un nuevo idioma en el que se puede apreciar un orden lógico. Los fondos de Valpuesta están compuestos de ocho documentos del siglo IX, 39 del X, 49 del XI, 90 del XII y uno del XIII en los que se registran, sobre todo, donaciones de bienes materiales de particulares al monasterio a cambio de bienes espirituales, como un entierro en su suelo o misas en su memoria.
Todos estos escritos están custodiados en el Archivo Histórico Nacional con los números 1166B (Becerro Gótico o viejo) y 1167B (Becerro Galicano o nuevo). El primero consta de 178 documentos escritos en letra visigótica en su mayoría, de los cuales 23 están repetidos en todo o en parte y dada su antigüedad es el más valioso.
No obstante, la existencia de falsificaciones entre los documentos más antiguos –con las que los monjes simulaban tener privilegios reales que en realidad no se les había concedido– hicieron que los estudiosos mirasen con desconfianza todo el conjunto y que por consiguiente se consideraran las Glosas registradas en el monasterio de Santo Domingo de Silos y en San Millán de la Cogolla, del siglo XI, como los primeros registros escritos del español.
Pero, además de la Real Academia Española (RAE), muchos expertos han certificado que los documentos de Valpuesta son más de 100 años más antiguos que las Glosas Emilianenses del Monasterio de San Millán de la Cogolla y casi 175 años anteriores a las burgalesas Glosas Silenses.
Debido a su gran importancia como legado histórico, está prevista una rehabilitación de la propia colegiata de Santa María de Valpuesta, declarada Bien de Interés Cultural en 1992, para poner en valor esta zona de la provincia de Burgos siendo el idioma como eje vertebrador y así servir también como elemento de promoción turística.
La colegiata fue construida a partir de una ermita del año 804, en ella destaca un retablo con un conjunto de tallas muy expresivas con los doce apóstoles, probablemente de la primera mitad del siglo XVI (renacentistas, con influencia flamenca) y atribuidas a Felipe Bigarny (comienzo) y Gregorio Pardo y Juan de Goyaz. En su interior, también destacan sus vidrieras, obra renacentista del siglo XIV-XV. Una verdadera joya.
Comentarios
tracking