Fundado en 1910

04 de marzo de 2024

Entrada del Ejército de Turquía a Esmirna el 9 de septiembre de 1922

Entrada del Ejército de Turquía a Esmirna el 9 de septiembre de 1922

Turquía cumple 100 años: de la caída del Imperio otomano a la creación de una nueva república por Atatürk

El 29 de octubre de 1923, Atatürk, padre de los turcos, proclamó la República de Turquía, un nuevo estado laico y de corte liberal que sustituyo al desaparecido Imperio otomano tras la guerra de independencia turca

El colapso total del Imperio otomano creó una nueva realidad geopolítica en Europa. Tras un siglo de agonía, solo hicieron falta cuatro años y una Gran Guerra para que el imperio desapareciese. Los otomanos se vieron forzados a entrar en la Primera Guerra Mundial al lado de Alemania, y el desenlace fue nefasto. En 1918, los aliados consiguieron romper el frente turco cerca de Jaffa y el sultán pidió la paz.
Esta derrota simbolizaba que el poderío otomano había llegado a su fin, ahora debían procurar su supervivencia, pero los países europeos empezaron a pensar cómo se repartiría el pastel del inmenso territorio.
La consecuencia directa fue la firma del Armisticio de Mudros (Grecia) el 30 de octubre de 1918. Los aliados sancionaron duramente a los otomanos y empezaron a repartirse su territorio. Italia ocupó Antalya y Konia, Inglaterra se quedó con Mesopotamia, las regiones de Cilicia y Siria quedaron bajo domino francés y Grecia se anexionó Esmirna.
Además, en noviembre de ese mismo año las tropas aliadas entraron en Constantinopla (Estambul), que por entonces era la capital del sultanato. Ante la invasión de su territorio, en Anatolia surgió el Movimiento Nacional Turco, con la intención de unificar la lucha independentista, expulsar a los Aliados y fortalecer la unidad territorial bajo el gobierno del Sultán Mehmed VI.
Al mando se colocó el famoso general Mustafa Kemal Atatürk, un héroe de la Primera Guerra Mundial por sus acciones en Galípoli. Sin embargo, necesitó del apoyo de otros oficiales y altos cargos del sultanato para empezar la lucha, que se formalizó en la Circular de Amasya, el documento que activo oficialmente la guerra de independencia.

Dos guerras dentro de un solo conflicto

Hacía un año que las milicias turcas luchaban contra los franceses en las regiones del sur, en lo que se conoce por los galos como la Campaña de Cilicia. La guerra de independencia turca había comenzado. En mayo de 1919 los turcos nacionalistas abrieron otro frente contra los griegos en Esmirna.
Víctimas y refugiados del gran incendio de Esmirna

Víctimas y refugiados del gran incendio de Esmirna

Grecia reivindicaba que Anatolia había sido parte de la Antigua Grecia y tenían derecho a reclamar ciudades del noroeste como Manisa, Bursa o Kütahya. Fueron dos guerras dentro de una sola contienda que afectó también a italianos e ingleses. Ante esta amenaza, los Aliados exigieron al Sultán que destituyese al general, pero no lo hizo por el respeto que se había ganado entre sus superiores.
Como respuesta, en 1920 tropas británicas ocuparon los ministerios de Marina y del Ejército turco, disolvieron el parlamento, detuvieron a algunos diputados nacionalistas y pidieron al gobierno otomano que ejecutara a Kamal Atatürk, aunque nunca llegó a cumplirse esa orden. En 1920, muchos diputados nacionalistas huyeron de Constantinopla y se reunieron con otro centenar de representantes provinciales de Anatolia en Ankara. Allí deciden nombrar a Mustafa Kamal presidente de Turquía.
Un retrato del fundador de la Turquía moderna Mustafa Kemal Ataturk, junto a la bandera

Un retrato del fundador de la Turquía moderna Mustafa Kemal Ataturk, junto a la banderaAFP

Desde entonces hubo dos gobiernos, uno en Estambul y otro en Ankara. Pocos meses después, Mehmed VI firma el tratado de Sèvres, un nuevo acuerdo con los Aliados que fragmenta todavía más el Imperio con la creación de un estado kurdo y otro armenio. Los términos de acuerdo eran inaceptables para los nacionalistas y desde Ankara se ordenó «eliminar física y políticamente a Armenia».
Entre 1920 y 1922 se sucedieron varias batallas y tratados. El gobierno de Ankara creó nuevas instituciones como la Gran Asamblea Nacional, una suerte de parlamento que votó a favor de la abolición del sultanato otomano en noviembre de 1922. El 17 de noviembre Mehmed VI abandonó el país a bordo de un destructor británico.
La guerra de independencia turca terminó en julio de 1923 con el Tratado de Lausana (Suiza), en el que se firmó la paz y quedaron resueltos los problemas territoriales. Un año después se proclamó la República de Turquía, un estado de corte liberal y laico, con capital en Ankara. Su primer presidente fue Mustafa Kemal Atatürk, el padre de la Turquía moderna.
Comentarios
tracking