Fundado en 1910

21 de mayo de 2024

El cuadro se venderá por 500.000 u 800.000 libras en una subasta de Sotheby's

La obra fue realizada por el pintor Graham SutherlandAFP

Subastan el boceto de un retrato de Churchill que fue quemado porque el político lo odiaba

La casa de subastas Sotheby's venderá en junio el boceto preparatorios que realizó Graham Sutherland del retrato del entonces primer ministro británico por un valor de entre 500.000 y 800.000 libras (unos 585.000 y 936.000 euros, respectivamente)

En 1954, cuando el entonces primer ministro británico Winston Churchill cumplía 80 años, el Parlamento quiso honrarlo haciéndole un regalo especial: encargaron al pintor Graham Sutherland realizar un retrato oficial del que era considerado como héroe de la Segunda Guerra Mundial. Para ello, pintor y político pasaron meses trabajando en a obra y cuando finalmente se reveló el resultado, Churchill y su esposa Clementine lo acogieron con una mezcla de sorpresa y desagrado.
«No estamos de acuerdo en cuestiones de arte, pero seguiremos siendo buenos amigos», le espetó el primer ministro al reconocido pintor. Churchill prefería los retratos más tradicionales y halagadores, por lo que se sintió decepcionado por la representación que hizo Sutherland de él, pues mostraba a un hombre mayor con una expresión melancólica y cansada, en lugar de la imagen vigorosa y enérgica que él prefería proyectar.
La obra fue realizada por Graham Sutherland

La obra fue realizada por Graham SutherlandSotheby's

Algunos relatos de dicen que la reacción de Churchill fue muy negativa e incluso dijo que se sentía como si estuviera mirando «a un cadáver». Tras estas palabras duras del dirigente británico, se dice que la decepción fue tan evidente que incluso la amistad entre político y artista se acabó. Nunca llegó a colgarse en el Parlamento británico como se había planteado originalmente. Más tarde corrieron rumores de que la esposa de Churchill lo había destruido, aunque también se dijo que el secretario privado del primer ministro lo escondió para ser devuelto al artista.

Quemado en una hoguera

Sin embargo, tiempo después se descubrió que fue llevado a Chartwell, la casa del ex premier en Kent, y en 1978, la prensa local reveló que en realidad Clementine lo destruyó con sus propias manos y los restos fueron quemados en una hoguera. Cuando el renombrado artista se enteró de la destrucción de su obra, calificó la decisión de lady Churchill de «vandalismo artístico sin precedentes en la Historia». Asimismo algunos relatan que Sutherland sentía que no sólo se había destruido un retrato suyo, sino también un elemento importante de la historia del arte contemporáneo.
Pero, al parecer, aquella imagen no murió del todo: varios bocetos y dibujos preparatorios que realizó el artista antes de realizar la obra final y que han permanecido en manos privadas durante siete décadas, ahora se expone uno de ellos al público en la que fue la vivienda del premier en Blenheim Palace, la mansión monumental en Woodstock, Oxfordshire, Inglaterra en la que nació y vivió hasta su juventud, y que él consideraba su hogar.
Este boceto será subastado el 6 de junio por Sotheby´s, que estima que su precio alcanzará una cifra entre las 500.000 y las 800.000 libras (unos 585.000 y 936.000 euros, respectivamente). El propio Sutherland fue quien conservó este trabajo y más tarde se lo regaló al marchante de arte y coleccionista Alfred Hecht.
«No es un retrato formal, sino una representación íntima», explicó a la prensa André Zlattinger, jefe de arte moderno británico e irlandés de Sotheby's, y añadió que «Churchill está atrapado en un momento de pensamiento distraído.» La obra fue exhibida por última vez en público en 1982 y según Zlattinger, podría ir a parar a los Estados Unidos. «Sería encantador si se quedara en el Reino Unido, pero el interés real en Churchill está en América del Norte», detalló.
Comentarios
tracking