Fundado en 1910

21 de junio de 2024

Pianosa, de isla-penal a proyecto de reinserción

Pianosa, de isla-penal a proyecto de reinserciónalbergopianosa.it

Reabre al público la prisión abandonada donde estuvieron encarcelados los mafiosos más famosos de Italia

Parte de una cárcel histórica de la idílica isla de Pianosa se ha restaurado para fomentar el turismo

Situada entre Córcega y la Toscana continental, en el mar Tirreno italiano, se encuentra la remota, pero paradisíaca isla de Pianosa donde algunos de los criminales y mafiosos más famosos de Italia han cumplido largas penas de prisión. Ahora, según a adelantado algunos medios italianos, esta isla –con una población actual de cinco habitantes– abrirá una sección recién renovada de una cárcel abandona en un intento de aumentar el número de visitantes.

Conocida como «el Alcatraz del mar Tirreno», Pianosa se convirtió en colonia penal bajo el reinado de Leopoldo II, Gran Duque de Toscana en 1856. Funcionó como isla-prisión desde la época de los romanos hasta la década de los 90 del siglo pasado.

Con el tiempo, el edificio se fue ampliando convirtiéndose en una prisión con cuatro secciones alrededor de la isla, algunas de las cuales surgieron en uso durante la época fascista, cuando se utilizó para el exilio de opositores políticos, como fue el caso de Sandro Pertini, el político socialista que más tarde sería presidente del país.

Como curiosidad, una de esas secciones, llamada Agrippa, en honor a Agrippa Postumus, el noble romano que fue desterrado a la isla por el Emperador Augusto en el año 7 d.C., funcionó como sanatorio para enfermos de tuberculosis entre 1884 y 1965. En 1977, el complejo se convirtió en una prisión de alta seguridad, construyendo un muro de hormigón armado de tres kilómetros de longitud alrededor de su perímetro.

En 1992, alrededor de 55 capos de la mafia como Michele «el Papa» Greco, primer jefe de la Comisión de la mafia de Sicilia, fueron encarcelados e incomunicados en la isla tras los asesinatos de los jueces Giovanni Falcone y Paolo Borsellino.

Cinco años después de este suceso, el Gobierno italiano decidió cerrarlo de forma definitiva y trasladas a los presos, quedando así la isla abandonada. A partir de entonces, la isla quedó bajo la gestión del Parque Nacional del Archipiélago Toscano, que llevó a cabo una restauración en una pequeña parte de la sección por un valor de 100.000 euros y que tardó tres meses en completarse. Esta parte será la que se abrirá al público la próxima semana, según indican los medios italianos.

Atracción turística

Los visitantes podrán disfrutar de una visita guiada con un coste de 30 euros donde recorrerán los pasillos recién encalados, asomarse a celdas de 5×4 metros y salir al patio donde los reclusos salían a tomar el aire. «Esta prisión tiene un estatus legendario y cambió la concepción de las prisiones. Ahora los visitantes podrán acercarse a su historia», declaró a The Times Giampiero Sammuri, presidente del parque.

Famosa por sus playas vírgenes, mares cristalinos y colinas de exuberante vegetación, la isla de Pianosa atrae a 30.000 turistas al año, la mayoría de los cuales cogen un ferry desde la cercana Elba, donde se exilió Napoleón.

La isla sigue vinculada al sistema penitenciario desde 2004 en el marco de un innovador programa de rehabilitación, los delincuentes convictos que han cumplido un tercio de su condena son trasladados a Pianosa para trabajar como cocineros, recepcionistas y limpiadores en el Hotel Milena, el único de la isla.

Comentarios
tracking