Fundado en 1910

21 de junio de 2024

Llegada de Houtman a la playa de Banten

Llegada de Houtman a la playa de Banten

Picotazos de historia

La sangrienta expedición holandesa a las islas secretas que custodiaban la especia más valiosa que el oro

Según un informe enviado a la gerencia de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales «unos 2.500 habitantes murieron por la espada, el hambre o por miseria...No más de 300 consiguieron escapar a otras islas»

Entre el archipiélago de las Célebes, las Molucas (las islas de la Especiería las llamábamos en el siglo XVI) y las islas menores de la Sonda se encuentra el llamado Mar de Banda que hoy pertenece a la República de Indonesia y a la República Democrática de Timor-Leste. Dentro de este mar se encuentra un grupo de diez islas, lógicamente conocidas como islas de Banda, que hasta mediados el siglo XIX eran el único productor mundial de dos codiciadísimas especies: la nuez moscada y el macis.

Ambas especies, junto con el clavo que también producían las islas, fueron introducidas en Europa por los árabes en el siglo XI y supusieron una importante y apreciada aportación a la gastronomía europea. Además tuvieron un uso destacado en la composición de remedios y medicinas y en la conservación de los alimentos. Como se pueden imaginar los árabes –que de tontos no tenían un pelo– se cuidaron mucho de revelar a los europeos acerca de cual era el origen de esas misteriosas, exóticas y escandalosamente caras especias.

Tras el Tratado de Tordesillas (7 de junio de 1494) los portugueses se lanzaron a la exploración de Oriente. En agosto de 1511 Alfonso de Alburquerque, que había salido de Goa (al suroeste de la India) al frente de una fuerza de unos 1.200 hombres, conquista el sultanato de Malaca y desde allí envió una expedición de tres barcos al mando de Antonio de Abreu con orden de explorar y localizar las misteriosas islas, origen de las preciadas especias. Abreu las descubrió a principios de 1512.

Mapa histórico de las islas de Banda

Mapa histórico de las islas de Banda

El codiciado mundo de las especias

Los portugueses intentaron varias veces establecer una posición firme en las islas pero se encontraron con una decidida oposición por parte de los nativos. Al final les salía menos costoso permitir que los caudillos locales de las islas vendieran la nuez moscada, el macis y el clavo que producían en el mercado de Malaca. Pero el conocimiento sobre la localización de las islas se generalizó y pronto aparecieron otros aspirantes a controlar la especia.

Los holandeses se presentaron a finales del siglo XVI y fueron mucho más agresivos. En 1609 el almirante Verkoeff levantó en la isla de Banda Neira el fuerte Nassau que le costaría la vida a él y a buena parte de la expedición holandesa. Diez años después holandeses e ingleses combaten entre sí por la posesión y control de las islas mientras los isleños no reconocen dominio ni hegemonía a ninguna nación europea. Una a una las islas menores irán cayendo en manos europeas.

Jan Pieterszoon Coen

Jan Pieterszoon Coen

Masacre en las islas de Banda

En 1621 una fuerza al mando del almirante holandés Jan Pieterszoon y compuesta por dos mil soldados y 45 barcos, inició una campaña sistemática para eliminar toda resistencia en las islas y que la Compañía Holandesa de las Indias Orientales (creada en 1602) pudiera controlar la producción de la especia. Ese año controlaron la isla de Banda Besar, la mayor y más poblada de todas con una población calculada de unos cinco mil isleños. Según un informe enviado a la gerencia de la Compañía «unos 2.500 habitantes murieron por la espada, el hambre o por miseria...una buena cantidad de mujeres y niños fueron capturados y vendidos como esclavos... No más de 300 consiguieron escapar a otras islas».

Se estima que antes de la llegada de los europeos la población de las islas era de unos 15000 individuos, cuando en 1621 el almirante Pieterszoon termina su labor «civilizadora» quedaban menos de 1.000 habitantes.

Como comprenderán cada vez que escucho a algún compatriota tratar de genocidios, asesinos, etc. a los que llevaron a cabo la gesta española de los siglos XV al XIX y leo lo ocurrido en el mundo por parte de estados y naciones civilizados y progresistas en esos tiempos, no puedo evitarlo, me pongo de una mala uva espantosa.

Comentarios
tracking