Fundado en 1910

21 de febrero de 2024

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, saluda al presidente francés, Emmanuel Macron, en Jerusalén

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, saluda al presidente francés, Emmanuel Macron, en JerusalénAFP

Macron insiste en Israel que la prioridad debe ser «la liberación de todos los rehenes» de Hamás

Según el Gobierno de Israel, 22 franceses fueron asesinados y otros tres continúan desaparecidos tras el ataque terrorista del pasado 7 de octubre

Desde que el pasado 7 de octubre Hamás lanzara un brutal ataque contra la población civil israelí y por tanto, Israel declarará la guerra a la organización terrorista, el primer ministro del país hebreo, Benjamin Netanyahu, no ha dado abasto para recibir a los líderes mundiales en Tel Aviv y Jerusalén.
Netanyahu, arrinconado por su polémica reforma judicial y por haber formado el Gobierno más escorado a la derecha –del que forman parte partidos ultraortodoxos– ha salido de su ostracismo y ha recibido al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, a la primera ministra de Italia, Giorgia Meloni, al líder de Países Bajos, Mark Rutte, y hoy se encuentra en el Estado judío el presidente francés, Emmanuel Macron.
Macron ha coincidido con sus homólogos occidentales en reiterar que «el primer objetivo que deberíamos tener hoy es la liberación de todos los rehenes, sin distinción. Es un crimen horrible jugar con la vida de niños, adultos, ancianos, civiles y soldados». Asimismo, en su encuentro con el presidente israelí, Isaac Herzog, expresó su «apoyo y solidaridad».
Según el Gobierno de Israel, 22 franceses fueron asesinados y otros tres continúan desaparecidos tras el ataque de Hamás, donde al menos 1.400 personas fallecieron y más de 220 fueron secuestradas y llevadas a Gaza.
«Quiero que esté seguro de que estamos hombro a hombro con usted y su nación y haremos todo lo que podamos para restaurar la paz, la seguridad y la estabilidad para su país y toda la región», aseguró Macron a Herzog, en una advertencia a las milicias en toda la región contra su participación en la escalada, especialmente al grupo chií Hezbolá, que ha incrementado sus ataques desde el sur de Líbano contra el norte de Israel.
«Estamos siguiendo muy de cerca la situación en Líbano, creo que Hezbolá está jugando con fuego, creo que el imperio malévolo de Irán está de regreso y opera a través de ellos para desestabilizar el Oriente Medio y la región», indicó Herzog al respecto.
«No estamos buscando una confrontación en la frontera norte o con nadie más, estamos enfocados en destruir la infraestructura de Hamás y en traer a nuestros ciudadanos de regreso a casa, pero si Hezbolá nos arrastra a la guerra, debe quedar claro que Líbano pagará el precio», advirtió el presidente israelí.
Francia busca evitar una extensión de la guerra, y por ello Macron señaló en una reciente conversación telefónica con el presidente iraní, Ebrahim Raisi, que la milicia chií Hezbolá «no debe entrar» en el conflicto y le pidió que Irán «se mantenga al margen».
Macron, aterrizó por la mañana en Tel Aviv con el objetivo de rebajar la escalada, que ha dejado más de 5.200 muertos en la Franja de Gaza, la inmensa mayoría civiles, por los intensos bombardeos de Israel; mientras que más de 1.400 personas murieron de lado israelí, la mayoría civiles el pasado 7 de octubre, el día del ataque de Hamás.
Macron busca una «pausa humanitaria» del conflicto, que permita entrar la ayuda internacional a Gaza, lo que a su vez ayudaría a la liberación de los rehenes y a relanzar una «perspectiva política», según fuentes francesas.
En esa perspectiva, París quiere volver a implicar a los actores de la región en la búsqueda de una fórmula de seguridad y paz que satisfaga las necesidades de cada uno, incluyendo la creación del Estado palestino.
En su gira, el mandatario francés se reunirá con Netanyahu, así como con líderes de la oposición y familiares de las víctimas del ataque de Hamás.
Por otro lado, el presidente francés se reunirá con el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abás, quien gobierna áreas limitadas de Cisjordania ocupada, otra área donde se ha recrudecido la violencia a raíz de la guerra con Hamás.
«Tenemos mucho que hacer juntos, lo que pasó nunca será olvidado», recalcó Macron en Israel.
Comentarios
tracking