Fundado en 1910

15 de abril de 2024

El eurodiputado Antonio López-Istúriz y Ramón Pérez-Maura, director de Opinión de El Debate

El eurodiputado Antonio López-Istúriz y Ramón Pérez-Maura, director de Opinión de El Debate

Antonio López-Istúriz: «Si el contexto actual no se arregla, nos va a tocar luchar por nuestra propia supervivencia»

El eurodiputado advierte, en una conversación con Ramón Pérez-Maura, sobre la 'pinza' de sistemas autoritarios que amenaza nuestro modelo de sociedad y nuestro sistema de libertades

Hace 45 años años, al eurodiputado Antonio López-Istúriz (Pamplona, 1970) le tocó salir de Navarra junto a su familia por culpa del terrorismo etarra. Eran los años de plomo y de la persecución a los demócratas, a quienes daban a elegir entre la amenaza o el exilio. Casi medio siglo después de aquello, que presenció siendo apenas un niño, le ha tocado ver el resultado de los atentados de Hamás del 7 de octubre. Aquella masacre, cree López-Istúriz, obliga a la Unión Europea a decidir qué quiere ser de mayor: si defensor activo de sus principios o rehén de un contexto cambiante y altamente peligroso.
«Sigo creyendo en el liderazgo, que está muy denostado en España y en Europa», le ha dicho el eurodiputado a Ramón Pérez-Maura en el primer encuentro de exalumnos CEU celebrado en Bruselas. «Y el liderazgo consiste en tomar decisiones al margen de la corriente mayoritaria o de las modas. Pero a mí me da igual, lo he hecho toda la vida».
En una conversación con el director de Opinión de El Debate, realizada en el Hotel Stanhope de la capital belga, López-Istúriz ha señalado que una de las causas de la inestabilidad en la zona es el legado colonial de ingleses y franceses. El caso de nuestros vecinos del norte, apunta el eurodiputado, «es para hacérselo estudiar, porque no hay ninguna [colonia] que hayan dejado bien». Pero no es la única razón, naturalmente: «Los acuerdos de Abraham son en parte la causa de por qué estamos hoy aquí». Y añade: «Estábamos a semanas de que Arabia Saudí se integrase. Semanas. E Irán actuó. Cuando se precipita esta adhesión, soltaron a los perros de presa de Hamás».
Y así es como se explica el atentado del 7 de octubre y el nuevo conflicto entre Gaza e Israel, a la que considera víctima de la propaganda y de una izquierda «entregada a los titulares» que no repara en el daño causado.

Vienen a por nosotros porque no quieren que el virus de la democracia llegue hasta sus regímenes

«Tuve que actuar de notario europeo sobre las masacres de los kibutz», recuerda López-Istúriz, que es también presidente de la Delegación de Relaciones con Israel. «Tuve que ver cadáveres de mujeres embarazadas, y las tropelías que hicieron con ellos, y el tiempo que se entretuvieron... No sé. ¿Justifica o no que estemos ahora en esta situación? Evidentemente está muriendo gente inocente. Yo preferiría algo más quirúrgico. Y yo sé que Israel lo intenta y que el Ejército va con la ley en la mano», dice en alusión a las sucesivas llamadas a la «proporcionalidad» o a los recuentos (interesados) de víctimas totales.

Sorpresa, ninguna

Una de las grandes decepciones –que no sorpresas– de los últimos tiempos en Israel es la confirmación de que una docena de empleados de la ONU participó en la masacre del 7 de octubre. Eran doce trabajadores de la UNRWA, agencia para los refugiados palestinos sobre la que ya había sospechas: «Vimos libros de texto que estaban financiados con fondos de la UE y de la ONU, que se repartían a los niños de Gaza y Cisjordania, en los que aparecían imágenes de cómo pegarle un tiro a un judío».
¿Por qué no hay un solo estado árabe que quiera acoger refugiados palestinos?, le preguntó Ramón Pérez-Maura. «Lo último que le falta a Egipto es que dos millones de gazatíes se infiltren en su país», resumió el eurodiputado, antes de recordar que, con la guerra de Sudán presionando por el sur y sus propios conatos de radicalidad, Egipto no está en condiciones de asumir esa inmigración.
Antonio López-Isturiz, en un momento de su conversación con Ramón Pérez-Maura

Antonio López-Istúriz, en un momento de su conversación con Ramón Pérez-Maura

¿Hay nexos entre la invasión de Ucrania y la guerra de Israel contra Hamás? «Rusia e Irán están íntimamente aliadas en su ‘cruzada’ por acabar con el sistema de valores occidentales», apunta López-Istúriz, quien habla abiertamente de una ‘pinza’ entre el islamismo radical y el Kremlin. «Y aquí seguimos en nuestra burbujita europea, que no nos enteramos de nada (...). Los europeos somos lentos, con mucha opinión, somos demócratas… y hay mucho adorador de estas ideas en la vieja Europa».
«Si esto no se remedia vamos a tener que hacerlo físicamente: luchar por nuestra propia supervivencia», advierte con severidad el eurodiputado, al que sus conversaciones con otros países de la Unión ya le han puesto en guardia: «Nuestros amigos de Europa del este nos vienen previniendo desde hace años, diciéndonos ‘cuidado, que sois los siguientes’ (...). Estamos en una pinza de sistemas autoritarios que están ejerciendo una presión enorme sobre nuestro sistema. Y la opinión publicada está en otras cosas (...). Vienen a por nosotros porque no quieren que el virus de la democracia llegue hasta sus regímenes».
Comentarios
tracking