Fundado en 1910

19 de mayo de 2024

víctor santana

El poder en el Parlamento Europeo: elecciones, grupos y alianzas

Todo consiste en un juego de familias, ocho en concreto, que en mayor o menor medida tienen un plan para hacerse con el control, tener influencia o no ser aniquiladas

Actualizada 12:10

Ya han pasado cinco años desde las últimas elecciones europeas, en las que todos los españoles salimos a votar por los partidos políticos que más nos convencieron.
Los españoles poco innovamos en aquellas elecciones, dándole la victoria por un amplio margen al Partido Socialista. Ahora bien, lo particular de esas elecciones fue el voto de confianza que los españoles brindaron a Ciudadanos con un gran resultado de seis eurodiputados, y a Vox, con cuatro parlamentarios europeos.
A simple vista fueron unas elecciones corrientes. Al fin y al cabo, nosotros no notamos ninguna diferencia. Sin embargo, los partidos políticos nacionales utilizan estos resultados para cerrar alianzas y acuerdos en Bruselas, con el objetivo de ganar, entre otros aspectos, poder, influencia y dinero.
De la misma manera que ocurre cuando nuestros diputados llegan a formar parte del Congreso, todos los de unas mismas siglas, cuando llegan a Bruselas, tienen que hacer lo mismo.
Por esta razón, en el Parlamento Europeo se forman los grupos políticos, que son los que controlan la burocracia y la dirección política del Parlamento. No conviene olvidar que se trata de un juego de mayorías y, por ahora, estas mayorías siempre han estado controladas por los dos grandes grupos políticos; el Partido Popular Europeo (EPP) y el Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas (S&D).
Distribución de los grupos políticos en el Parlamento Europeo

Distribución de los grupos políticos en el Parlamento Europeo

Durante el próximo mes y medio que tenemos por delante antes de las elecciones, hablaremos de todos esos grupos; de los apoyos principales y alianzas que se prestan, de cuáles no están bien vistos por la burbuja europea y de aquellos que directamente se salen del sistema para jugar a su propio juego.
Todo consiste en un juego de familias, ocho en concreto, que en mayor o menor medida tienen un plan para hacerse con el control, tener influencia o no ser aniquiladas. En esta serie de artículos preelectorales me gustaría dar a conocer a todos los grupos políticos que conforman el tablero.
Los ocho grupos políticos se reparten bajo estas iniciales: el Partido Popular Europeo (EPP), Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas (S&D), Los liberales europeos (Renew Europe), los Verdes (The Greens), los Conservadores y Reformistas Europeos (ECR), la Izquierda (The Left), Identidad y Democracia (ID) y los No inscritos (NI).
Las elecciones nacionales son claves para determinar la dirección política europea, y que los resultados nacionales suelen reflejar bastante bien los resultados europeos. Por ello, no es raro asumir que las dos grandes ideologías europeas (EPP y S&D) son las que ostentan la mayor cuota de poder dentro de la UE y del Parlamento. Dos grupos políticos que, si bien en sus países suelen estar representados por dos partidos antagonistas (gobierno y oposición, enemigos políticos, contrincantes con diferencias habitualmente insalvables…), al aterrizar en Bruselas se convierten en mejores amigos.
Ambos partidos se alternan en puestos de responsabilidad política, desde los cargos más básicos de control de la administración, hasta el puesto de presidente del Parlamento. En la mayoría de los casos existe un consenso legislativo que les permite sacar adelante la legislación que nos afecta a todos los europeos, votando lo mismo en más del 80 % de las ocasiones.
El Parlamento Europeo (a diferencia de los parlamentos nacionales), tiene una curiosidad política que adquiere mucha importancia cuando se comprende esta gran alianza entre ideologías; a mitad de legislatura, obligatoriamente, todos los órganos de dirección del Parlamento y de las Comisiones tienen que volver a elegirse, facilitando así que el puesto que ocupó inicialmente un socialista, sea ocupado por un demócrata cristiano. En la siguiente imagen se puede observar cómo se ha repartido la presidencia del Parlamento desde sus inicios.
En la particularidad de esta alternancia reside la gran relevancia de los dos grandes partidos. El resultado electoral del PSOE en el 2019 le permitió hacerse con el control del Grupo Socialista Europeo, un resultado que le ha permitido tener la suficiente influencia hasta este momento en el día a día de los asuntos europeos.
Lo expuesto anteriormente nos lleva a hacernos una pregunta, ¿hasta qué punto es real y necesaria la oposición de estos dos partidos en España (PP y PSOE) pero tan cercanos en Bruselas (grupos EPP y S&D)? ¿No sería más coherente forjar una lealtad institucional que les obligue a salvar esas distancias nacionales por el interés de todos los europeos?
¿Con quién más pueden pactar? ¿Existe un bloque de izquierdas? ¿Y de derechas?
La falta de coherencia entre las alianzas de poder en el Parlamento Europeo y las de la política española lastran la voz de la mayoría, que ya se expresó en las elecciones pasadas.
  • Víctor Santana fue asesor en el Parlamento Europeo para el Partido Conservador Británico (2014-2020) y para ECR (2020 - 2023).
Comentarios
tracking