Fundado en 1910

15 de junio de 2024

Volodymyr Zelenski, Charles Michel y Viktor Orbán

Volodymyr Zelenski, Charles Michel y Viktor OrbánAFP

Bruselas acelera los pasos para que Ucrania entre en la UE, aunque primero debe convencer a Hungría

El Ejecutivo quiere comenzar las negociaciones oficiales tras las elecciones, pero necesita el beneplácito de Orbán para hacerlo

En el frente se avecina un nuevo choque de trenes entre Bruselas y Budapest. Desde hace meses se habla de la posible incorporación de Ucrania a la Unión Europea, algo que no puede hacerse sin el visto bueno de todos los socios y Orbán no parece muy por la labor de que las negociaciones comiencen.

Hungría siempre ha dejado muy clara su postura: se debe negociar una vez que acabe el conflicto entre Ucrania y Rusia, pero en Kiev presionan para que el hecho de acelerar los pasos de adhesión suponga un golpe moral para Moscú. Esa estrategia la compran en Bruselas, que ya han mantenido conversaciones informales con Zelenski y pretenden comenzar las oficiales para finales de junio, tras la celebración de las elecciones europeas.

Para ello, el Ejecutivo tendrá primero que convencer a Orbán. No solo porque necesita el beneplácito de Hungría para comenzar a hablar oficialmente, sino también porque el 1 de julio empieza su turno en la presidencia rotatoria del Consejo de la Unión Europea.

Los socios comunitarios ya se comprometieron con Zelenski el pasado mes de diciembre en que harían lo posible para que tanto Moldavia como Ucrania se unieran al club. Precisamente este martes el presidente moldavo se reunía con Charles Michel para tratar la adhesión y el ucraniano quiere seguir los pasos, aunque la negociación en pleno conflicto será mucho más compleja.

Hay una serie de puntos que preocupan al Gobierno de Orbán y que ya ha notificado tanto a Bruselas como a Zelenski. Elaboraron una lista de 11 puntos clave a tener en cuenta antes de comenzar cualquier tipo de negociación, algo a lo que Kiev ya ha dado respuesta y está esperando una respuesta positiva de Budapest para acelerar los plazos.

En cualquier caso, no hay prisa para esta contestación ya que de ninguna manera se iniciarían las negociaciones antes de las elecciones del 9 de junio. En Bruselas no quieren que se convierta en tema electoral la adhesión de Ucrania a la Unión, pero no se puede postergar demasiado ya que el 1 de julio entra en vigor la presidencia húngara del Consejo de la Unión Europea y tanto Kiev como sus partidarios quieren que se realice antes.

Para empezar a hablar oficialmente, se tiene que organizar una conferencia con Ucrania y recibir la autorización de los 27. Este hecho puede tener lugar durante la reunión de los líderes de Estado del Consejo Europeo, que tendrá lugar en Bruselas el 27 y 28 de junio.

Comentarios
tracking