Alfonso Rueda junto a su actual coche oficial heredado de Feijoo

Alfonso Rueda junto a su actual coche oficial heredado de Feijoo

En el garaje de Alfonso Rueda

Del Audi A8 de 500.000 euros del último presidente socialista de Galicia al coche con ADN español de Rueda

Touriño, último socialista en la Xunta, compró un coche oficial blindado capaz de protegerle de ráfagas de ametralladora y granadas, con un nivel de blindaje superior al de Merkell, entonces canciller alemana

El coche del presidente de la Xunta de Galicia ha sido objeto de polémica desde que en 2007 Emilio Pérez Touriño (PSOE) comprara un Audi A8 blindado similar al que utilizaba entonces la canciller alemana Ángela Merkell.
Una berlina de superlujo con inhibidor de frecuencias, blindaje antigranadas de mano y capaz de pasar por encima de minas anticarro y proteger a sus ocupantes, al contar con planchas de protección de teflón, kevlar y aramida en los bajos.

Un carro de combate

El Audi en cuestión dispone de un nivel de blindaje VR9 de carrocería y V10 de cristales, que aguanta disparos de la mayor parte de rifles de asalto conocidos, munición incendiaria, perforante, explosivos con una capacidad detonante equivalente a 15 kilogramos de TNT y granadas de mano lanzadas a los bajos o al techo, las partes más vulnerables.

15 kilos de TNT

Todo ello sin dejar de lado los cristales inastillables de entre 20 y 35 milímetros de grosor con varias capas de policarbonato, los neumáticos impinchables y filtros de aire contra guerra química.
El Audi A8 blindado de Touriño

El Audi A8 blindado de Touriño

Este Audi, con un precio de venta de 450.000 euros en 2007, fue muy criticado entonces, pues Emilio Pérez Touriño decidió comprarlo en plena crisis financiera. Solo dos años después Feijóo heredaba este coche maldito al llegar a la presidencia de la Xunta, y una de sus primeras decisiones fue deshacerse de él mediante subasta pública.

Ni con agua caliente

Lógicamente la operación fue ruinosa, pues la única oferta que llegó a la Xunta era de menos de la mitad del valor original el coche, pero la venta era una cuestión de Estado, pues no tenía el menor sentido que el presidente de la Xunta fuera en un coche mejor que el que usaba por entonces el presidente de la nación.
Feijóo firmó entonces un acuerdo de leasing y renting con el Grupo Stellantis, propietario de la factoría de Vigo donde se fabrican coches de las marcas Citroën, Peugeot y Toyota, para la compra de una flota de 200 vehículos oficiales, lo que suponía la renovación de gran parte del parque oficial de la Xunta.
Feijoo saliendo del DS 9 que actualmente utiliza Rueda

Feijóo saliendo del DS 9 que actualmente utiliza Rueda

Entre ellos había tres coches destinados a uso de Presidencia, un DS 9 y dos DS 7, para el presidente y los vicepresidentes respectivamente.
Stellantis es actualmente el mayor fabricante de automóviles en España con más de un millón de unidades, de los cuales más de la mitad salen de la factoría de Vigo, por lo tanto tiene todo el sentido que Feijóo en su día apostara por establecer un acuerdo de colaboración con el fabricante francés, un socio estratégico.

Su coche habitual

Alfonso Rueda se ha dejado ver ya en numerosas ocasiones a bordo del mismo DS 9 que heredó de Feijóo, una berlina de representación pero muy alejada en concepto y precio de lo que pueden ser los Audi A8 o similares.
Se trata del coche habitual del presidente francés Macron, un vehículo con un precio de partida ligeramente superior a los 60.000 euros. Es cierto que el DS 9 no se fabrica en España, sino que se produce en China y llega hasta aquí en barco, pero la vinculación y el compromiso de Stellantis con Vigo, una factoría que está considerada como uno de los motores económicos de Galicia, justifica la elección de este vehículo.
La verdadera pasión de Alfonso Rueda, las motos

La verdadera pasión de Alfonso Rueda: las motos

De hecho, Stellantis ha apostado públicamente por las tres factorías de la marca en España (Vigo, Zaragoza y Madrid) a las que ha asegurado la carga de trabajo con la adjudicación de nuevos coches eléctricos tan pronto como el Gobierno confirme las partidas de los Perte destinadas al grupo francés. Un posicionamiento que le costó un desencuentro público con el Gobierno francés.
Pero el compromiso de Rueda con el automóvil va mucho más allá: Galicia ha sido la única comunidad que ha puesto en funcionamiento recientemente un plan para el rejuvenecimiento del parque móvil, con ayudas de hasta 4.000 euros a los compradores de coches nuevos gasolina o diésel.

Más allá del DS 9, Rueda se ha dejado ver en redes sociales a los mandos de su verdadera pasión, las motos, en este caso una potente BMW con impactante estética.
Comentarios
tracking