29 de junio de 2022

Jalifa bin Zayed al Nahyan

S.A. el Jeque Jalifa Bin Zayed al Nayan (1948-2022)

El pragmático regidor de los Emiratos Árabes Unidos

Bajo su reinado, el país acumuló su mayor volumen de reservas de crudo y estableció relaciones diplomáticas con Israel

icono
Nació en el municipio oasis de Al Ain el 7 de septiembre de 1948 y falleció en Abu Dabi el 13 de mayo de 2022

Jalifa Bin Zayed al Nayan

Formado en la Academia Militar de Sandhurst, fue proclamado heredero de Abu Dabi en 1966, de los Emiratos Árabes Unidos en 1971 y sucedió a su padre en 2004

El jeque Jalifa Bin Zayed al Nayan acababa de cumplir diez años cuando el descubrimiento de los yacimientos petrolíferos hizo que Abu Dabi iniciase su irreversible transición de emirato exclusivamente dependiente de la agricultura y pesca a potencia energética. Pronto entendió, por lo tanto, el marco estratégico en el que se iba a desarrollar su existencia en su condición de hijo mayor del carismático jeque Zayed, fundador y primer presidente, entre 1971 y 2004, de los Emiratos Árabes Unidos (EAU), el Estado que agrupa, además de Abu Dabi, a otros seis emiratos del Golfo Pérsico, Dubái entre ellos.
Precisamente, la primera tarea de peso que le encomendó su padre fue la creación de las Fuerzas Armadas de los EAU, que, a día de hoy, pese a su reducido tamaño, han alcanzado un notable nivel técnico, llegando incluso a participar en operaciones internacionales. Así ocurrió, sin ir más lejos, en 2011 cuando Jalifa ordenó a su aviación apoyar a los rebeldes libios que derrocaron a Gadafi.
Más allá del ámbito militar, Jalifa usó las más de tres décadas de espera como heredero en actividades tan diversas como la presidencia del Fondo Monetario Árabe, el Fondo de Abu Dabi para el Desarrollo Económico Árabe, competente en materia de cooperación, y la Autoridad Inversora de Abu Dabi, que administra los activos financieros del emirato; sin olvidarse de importar miles de árboles para cumplir con los objetivos medioambientales fijados por su padre.
Su eficaz gestión al frente de todas estas entidades impulsó a Zayed a ceder a Jalifa, hacia finales de los ochenta, la presidencia del Consejo Supremo del Petróleo, en el que Abu Dabi detiene el 90 % de las reservas de crudo de los EAU, y cuya principal función es fijar los precios del barril.
Más que preparado estaba Jalifa en 2004 al fallecer su padre y asumir la doble función de soberano del emirato y presidente de los EAU. El nuevo mandatario prosiguió la prudente política de su progenitor –consenso con los jefes tribales en el interior, pragmática alianza diplomática con Estados Unidos y Arabia Saudí– al tiempo que aportaba sus propios toques, empezando por una original política turística –hacer de los EAU un destino de referencia– y de proyección de imagen exterior, plasmada en la creación de la compañía aérea Etihad.
También practicó la solidaridad con Dubái al prestarle una masiva ayuda financiera en 2007-2008, favor que el emirato hermano correspondió dando el nombre de Jalifa al edificio más alto del planeta dos años más tarde.
El ataque cerebral que Jalifa sufrió en enero de 2014 le obligó a reducir drásticamente sus apariciones públicas y a ceder el grueso de sus competencias a su hermano Mohamed, hoy nuevo soberano. Más supervisó el establecimiento de relaciones diplomáticas con Israel y el leve inicio de democratización de un emirato aún básicamente totalitario.
Comentarios

Más de Obituarios

tracking