Fundado en 1910

04 de marzo de 2024

Antonio Paolucci

AFP

Antonio Paolucci (1939-2024)

Entre el patrimonio histórico de Florencia y los Museos Vaticanos

En la capital de Toscana, supo encontrar un equilibrio entre la necesidad de preservar la calidad de monumentos y obras de museo y las demandas del inevitable turismo de masas

Antonio Paolucci
Nació en Rímini el 29 de septiembre de 1939 y falleció en Florencia el 4 de febrero de 2024

Antonio Paolucci

Historiador

Funcionario del Ministerio de Bienes Culturales, fue uno de los más eficaces servidores públicos de la Italia contemporánea, principalmente en Florencia, y también fuera de ella.

En las mejores manos puso Benedicto XVI los Museos Vaticanos al inicio de su pontificado, allá por 2006: Antonio Paolucci llegó al corazón del patrimonio histórico de la Santa Sede tras haber estado, durante años, al frente de los monumentos en urbes tan señeras como Venecia, Verona, Mantua y, sobre todo, Florencia, en su calidad de superintendente en cada una de ellas. En la capital de Toscana, empezó gestionando el «Operificio delle Pietre Dure», centro de referencia mundial en el campo de la investigación e intervención para la conservación y restauración de bienes culturales, antes de pasar a dirigir el Polo Museístico Florentino», uno de los más valiosos del planeta que incluye, entre otros, la Galería de los Oficios.
En Florencia, Paolucci supo encontrar un equilibrio entre la necesidad de preservar la calidad de monumentos y obras de museo y las demandas del inevitable turismo de masas y el torrente de ingresos que trae consigo. También dejó su huella en el patrimonio religioso: como ha señalado el arzobispo de Florencia, monseñor Giuseppe Bettori, que ha definido en Avvenire a Paolucci, como «un hombre de fe que ayudó a redescubrir el valor del contenido religioso del patrimonio artístico. Nuestra Iglesia le debe la intuición del sistema museístico vicarial, que permite mantener en el territorio obras de arte que correrían peligro en edificios religiosos insuficientemente custodiados».
Paolucci solo interrumpió sus labores florentina –estaba oficialmente jubilado desde 2006– para desempeñar el cargo de ministro de Bienes Culturales durante 18 meses entre 1995 y 1996 en el Gobierno de Lamberto Dini, sucesor del dimisionario Silvio Berlusconi, y para organizar, como comisario especial del Gobierno, la restauración de la Basílica de San Francisco en Asís, muy dañada a raíz del terremoto que afectó a Umbría y a las Marcas en 1997. La única ocasión en que se vio involucrado en una polémica –y de forma pasiva– fue cuando el ministro de Bienes Culturales del último Gobierno de Berlusconi se decantó por el antiguo director de McDonald’s Italia para encabezar el proyecto de reforma de los museos nacionales. Los puristas se quejaron, Paolucci evitó hacer comentarios al respecto. La polémica no iba con él, solo le interesaban las acciones concretas.
Al margen de su fructífera actividad como gestor cultural, deja un legado intelectual plasmado en varios libros, entre los que destacan varios sobre el Renacimiento, una biografía de Miguel Ángel y otro sobre el Baptisterio de San Juan en Florencia.
Comentarios

Más de Obituarios

tracking