Fundado en 1910

25 de julio de 2024

TribunaJosé F. Martín Cinto

Cada palo aguante su vela

Como se sigan tolerando más y más tantos disparates no va a dar tiempo en una legislatura a un Gobierno con la idea clara de España a poder acabar con todos estos desastrosos momentos que nos ha tocado vivir

Actualizada 08:33

Seguimos, desde hace más de un mes, asistiendo en España a todo tipo de iniciativas por parte del Gobierno central y por supuesto de prácticamente todas las autonomías.

La razón no es otra que todo el arco político en nuestra patria no tiene otra actividad más importante que las próximas elecciones municipales y autonómicas, que parece se celebrarán en mayo de 2023.

No voy a detallar las ocurrencias y disparates varios que, con tal de arañar votos, están decretando día si y día también, ya que todos los enunciados van en sintonía con la autonomía afín.

Por otro lado, el principal partido de la oposición, el PP, así como Vox, que pueden representar la parte de centro derecha y conservadora del arco parlamentario, afinan todo lo que pueden, para no meter la pata, lo que hace que no acaben de hablar claro en una serie de temas vitales para el futuro de nuestro país.

Ahora mismo hay una serie de asuntos que son de gran importancia y que no acaban de triunfar, teniendo sin duda gran relevancia la llamada memoria democrática, que no es otra cosa que un intento de destrozar la verdadera historia de España, tanto a nivel nacional como internacional, hasta un extremo que da de verdad la náusea.

Asimismo, un gran tema que nos afecta a todos es la educación, que a raíz de los derroteros que ha tomado en el conjunto de las autonomías, con el consiguiente silencio de prácticamente todos los gobiernos centrales desde que empezó la Transición, estamos asistiendo a verdaderas barbaridades, día tras día. Tanto en los conocimientos que de hecho se están impartiendo desde hace más o menos tiempo y que dependiendo de cada autonomía, asistimos de hecho a que ya varias generaciones de gente joven no conozcan de ninguna manera la verdadera historia de España, sino una historia sesgada, totalmente falsa y que lo único que persigue es el enfrentamiento de esas regiones con el Gobierno central, la Monarquía y el concepto glorioso que realmente le corresponde a España por su trayectoria universal y de imperio, que por suerte sabemos todavía muchos españoles. La pregunta es: ¿cómo se puede abortar esta deriva y reconducirla por donde debe?

Sólo se me ocurre que consiguiendo que llegue al poder en España un Gobierno que como valores fundamentales tenga: la unidad, la Fe católica y la Monarquía. Yo, personalmente, estoy seguro que es el camino, aunque parezca retrógrado a los ojos de cada vez más personas políticamente correctas y dispuestas a no sacar a la luz sus verdaderos valores, por no se sabe qué conveniencias. ¿Cómo se puede permitir que se enseñe en los colegios públicos a masturbarse a niños pequeños?

¿Cómo se puede explicar, si Dios no lo remedia, algo tan antinatural y realmente degradante para la mujer como la ley trans?

Hay para dar y tomar en todos los aspectos, pero como de lo único que nos machacan, y sesgadamente también, es del tema económico y de la sequía y su influencia desastrosa en nuestra economía, yo por mi parte, dando por sentado que es verdad el problema energético que se está generado, principalmente, no por la pandemia, ni la guerra de Ucrania, sino por una pésima gestión de este Gobierno nefasto en todos los órdenes, del cual salvo únicamente y con algún reparo, a la ministra de la Guerra.

Ahora le toca el turno al revanchismo indecente, que últimamente lleva al Gobierno a pedir la exhumación del cadáver del general Queipo de Llano de la iglesia de la Macarena de Sevilla, de José Antonio Primo de Rivera del Valle de los Caídos, de quitar todos los títulos nobiliarios merecidamente dados por Franco y también, durante los prácticamente cuarenta años al frente de la Jefatura del Estado a título de Rey por el Rey Don Juan Carlos de Borbón.

¿Es que no hay forma de parar de una vez tanto disparate? Porque como se sigan tolerando más y más tantos disparates no va a dar tiempo en una legislatura a un Gobierno con la idea clara de España a poder acabar con todos estos desastrosos momentos que nos ha tocado vivir.

El ataque continuo a la religión católica en España es otro tema importante al que ya me he referido en otras ocasiones, pero que sigue ahí, en pleno vigor por parte de estos Gobiernos filocomunistas que pretenden imponer únicamente sus soflamas que, históricamente, siempre han terminado mal y, de paso, arruinando al país donde han llegado a gobernar.

En estos días, estamos asistiendo a la necesidad de este Gobierno de aprobar los PGE, pese a que todos los estudios serios y rigurosos públicos y privados que se han hecho de ellos nos señalan que no son ni de lejos realistas, que es necesario retirarlos y volverlos a hacer con criterios que respondan a la realidad de nuestra economía en estos momentos y con soluciones que nos pongan lo antes posible, a volver a generar empleo de verdad, que es la única fórmula que conozco que siempre da resultado.

Parece que no va a ser así, ya que a base de nuevas concesiones a vascos y catalanes en estos últimos días, como intentar reducir a la mitad el delito por sedición, permitir que en ciertos deportes como la pelota vasca y el surf puedan los vascos presentarse como nación, abriendo así la puerta al fútbol etc., este Gobierno puede llegar a sacar adelante estos horribles y nada realistas Presupuestos Generales del Estado.

Creo que nunca se han puesto pruebas tan duras a los españoles, pero de verdad confío en mis compatriotas para que, de una vez por todas, podamos desalojar para siempre de la Moncloa a esta plaga que llegó por una moción de censura que creo de verdad que no correspondía.

  • José Fernando Martín Cinto es licenciado en Ciencias Físicas
Comentarios

Más de Tribuna

tracking