Fundado en 1910

22 de julio de 2024

TribunaJosé F. Martín Cinto

Las generaciones actuales e inmediatas en España

Los valores inculcados durante tantos siglos no están perdidos, sólo adormecidos y que tenemos que despertarlos ya y cuanto antes, mejor

Actualizada 09:14

Creo importante poder hacer un repaso a la situación actual en nuestra querida España, que no sólo tiene un problema principal con la economía o con la renovación del CGPJ o con las encuestas que nos machacan cada quince días sobre la intención de voto, sino que como consecuencia de muchos años de dejar hacer sin control muchas decisiones en las comunidades autonómicas, se nos ha venido de frente una situación que, o la hacemos revertir a la mayor brevedad posible, o las generaciones jóvenes que ya están trabajando, o las que vendrán en estos próximos años se van a encontrar una situación que considero terrible y no deseada para nada en España.

Voy a empezar por plantear lo que creo que es muy importante y que sin embargo, los condicionantes que tienen muchas personas, sólo les lleva a comentarlos en corrillos privados y poco más.

Estamos desde hace años en un ataque frontal a nuestros valores fundamentales como son, la Fe católica, la familia y la tradición de muchos siglos. No hay más que ver el primer intento a gran escala que se hizo en la terrible república del 31 al 36, expulsando religiosos de España y cerrando sus colegios, persiguiendo, quemando y profanando iglesias católicas, matando vilmente a sacerdotes, religiosos, monjas etc., así como aquellos que se revelaron ante semejante situación y que intentando defender nuestros más elementales principios fueron asesinados, torturados o fusilados sin ninguna garantía legal de ningún tipo. Toda esta increíble situación que se dio en España iba teledirigida desde Moscú, ya que lo importante era introducir totalmente el comunismo en España por su situación en Europa. Así mismo, nadie suele hablar de la penetración en esos tiempos de la masonería en España que, ideológicamente, hizo también un gran daño en nuestro país. Por la edad que tengo, y doy gracias a Dios por estar muy bien de salud, me tocó vivir de pleno la época entera en que gobernó España el general Franco y puedo decir que aparte de la labor social, desarrollo industrial y turístico, etc., fue, en todos los aspectos, de tal intensidad que haciendo grandes cosas en todos los ambientes se colocó a España otra vez en el mundo.

Todo esto sirvió para que durante tantos años de paz volviera a existir en nuestro país de manera espontánea el concepto de unidad y el orgullo en todas las regiones de ser españoles. Aprovecho para resaltar lo que nunca se dice de Franco y que fue su actuación importante en la reconstrucción de iglesias vilmente profanadas por el Frente Popular en la República y su empeño personal de hacer un monumento con una gran cruz que recordara que España fue siempre por el mundo con la Fe católica como lo primero de todo; además y fundamental se hizo también una basílica con unas criptas para poder enterrar a caídos en la guerra de los dos bandos, que fuera un abrazo otra vez de los españoles de cualquier signo y protegidos por esta gran cruz de la reconciliación.

Trasladándonos a lo que nos está tocando vivir en estos momentos y lo que creo se nos va a venir encima si no hay una reacción casi inmediata, nos encontramos en que la ceguera del hombre, otra vez, prescinde totalmente de Dios, que es su creador y toma una deriva cada vez más denigrante, basada en su orgullo y necedad imbuida de poder que nos lleva a legislar cosas tan terribles como el aborto, que es simplemente un asesinato consentido, además siguiendo con esta especie de poder satánico, decretan nuevas disposiciones que permiten que niñas menores de 16 años puedan abortar sin el permiso paterno y que las farmacias puedan venderles la píldora del día después y de no hacerlo exponerse a sanciones muy importantes.

En el tema educación, es muy lamentable lo que ha ido creciendo más y más, con el paso de los años en las autonomías, principalmente en Cataluña, provincias vascongadas, Baleares y Valencia, publicando textos escolares aberrantes, no sólo con invenciones increíbles y dañinas en materia de Historia, que sonrojan a cualquiera, sino con la introducción de ese monstruo de la ideología de género, claramente demoniaca y patrocinada por la masonería, donde el sexo es algo con el que se puede hacer lo que se quiera desde los seis años de los niños, con el aliciente de que puedan elegir el sexo que les parezca mejor desde esa temprana edad.

No puedo extenderme más por las lógicas limitaciones de espacio en el periódico, pero prometo que con todo tipo de detalles, informaciones precisas y datos totalmente contrastados, que ya he podido comprobar personalmente, haré una especie de monográfico sobre esta terrible situación que nos está empezando a desbordar de verdad en España, pretendiendo borrar los valores fundamentales de los hombres como criaturas de Dios.

Pretender que no se puedan mezclar temas de Fe y religión católica con la vida diaria, es precisamente una de las tácticas preferidas desde siempre, por el poder mundano que lo instiga y promueve el maligno sin ninguna duda. Espero no estemos cerca de lo que pasó a lo largo de la historia del hombre en todos los tiempos, como ocurrió con Noé, Sodoma y Gomorra, Babilonia, etc. y más en la actualidad, dos guerras mundiales en el siglo pasado y en los albores en estos momentos de una gran catástrofe si el hombre no se da cuenta que con su orgullo, poder y todo tipo de actos reprobables, sólo nos conducirán a una inmensa tragedia para la humanidad.

Acabo pidiendo a los españoles que recuerden quiénes hemos sido y quienes somos, que los valores inculcados durante tantos siglos no están perdidos, sólo adormecidos y que tenemos que despertarlos ya y cuanto antes, mejor.

  • José Fernando Martín Cinto es licenciado en Ciencias Físicas
Comentarios

Más de Tribuna

tracking