Fundado en 1910

22 de julio de 2024

TribunaJosé F. Martín Cinto

¿A dónde vas, España?

Es preocupante ver cómo aplaude la bancada del PSOE a su jefe por más barbaridades que diga, y más grave todavía es constatar con las últimas encuestas la cantidad de españoles que, pase lo que pase, seguirán votando a su líder

Actualizada 08:29

No dejo de dar vueltas estos días a los últimos acontecimientos políticos que se están sucediendo a gran velocidad en nuestra patria.

Empezaron a ir las cosas mal para el Gobierno, y en especial para el PSOE, en las elecciones de Castilla y León, donde se han quedado fuera del Gobierno; a continuación el descalabro en Andalucía ha sido tremendo y más siendo esa comunidad donde más caladero de votos ha tenido siempre el PSOE. En segundo lugar, hemos acogido como anfitriones la Reunión Mundial de la OTAN, donde nuestro insigne presidente ha intentado, sin conseguirlo, desplazar al Rey Felipe VI, que es el único Jefe del Estado español. Además, ha comprometido un aumento significativo en nuestra aportación económica a la OTAN sin ni siquiera haberlo planteado previamente en el Parlamento.

Por otra parte y siguiendo Pedro Sánchez con su costumbre personalista, ha decapitado el INE por una parte y está sacando adelante el desbloqueo del CGPJ nombrando dos jueces de corte progresista que le darán sin duda el control de esa institución. Resumiendo: podemos decir que prácticamente tiene en sus manos el control de los tres poderes: Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Por si este resumen no fuera suficiente, encarga a su socio Bildu desarrollar esa bazofia llamada memoria democrática; por supuesto ha sido sin duda petición de Bildu para poder seguir dándole su imprescindible voto para mantenerse en el Gobierno. De esta guisa se pretende reescribir una historia de España donde no se hable de la realidad de la II República, laboratorio del comunismo internacional, donde se persiguió con saña los valores fundamentales de los españoles, con una persecución religiosa sin precedentes en el mundo occidental y donde lejos de respetar la voluntad popular en las elecciones del año 1934, asaltaron el poder con sublevaciones en Asturias y Barcelona y coronando tanta infamia con el asesinato del jefe de la Oposición, don José Calvo Sotelo, que fue, seguramente, el detonante final que hizo que estallara la Guerra Civil. Además, por si fuera poco, se pretende que desaparezcan como tales los asesinos de ETA que durante tantos años han estado matando de manera cobarde y rastrera en nuestro país con la consigna de conseguir la independencia de las provincias vascongadas. Este último aserto se ha permitido asegurarlo en sede parlamentaria el representante de la organización criminal en su brazo político.

Me refiero a continuación al debate del estado de la nación de estos últimos días y vaya por delante que me parece que ha sido realmente lamentable. Sólo hemos tenido una información sectaria, ignorando en este caso al partido que más iniciativas positivas ha planteado todos los días y que incluso ha pedido la necesidad de tener cuanto antes unas elecciones generales y que ha sido Vox; pues bien, repasando todos los medios de comunicación, sinceramente, parece que los miembros de ese partido no hubieran participado en nada durante todos los días, lo que confirma el control férreo que también tiene el Gobierno en una gran parte de los medios de comunicación, especialmente en los medios televisivos. Quiero referirme ahora a un hecho que considero ha podido ser determinante y que, al final, no ha sido así. Como sabemos, Podemos se ha opuesto tajantemente al incremento de ayuda financiera a la OTAN y lo ha mantenido en las votaciones durante el debate sobre el estado de la nación, lo que para mí y muchos más españoles era una gran oportunidad, para que en caso de no salir adelante la propuesta del Gobierno, este se viera en una crítica situación, que no dudo acabaría con la necesidad de convocar elecciones generales en el menor tiempo posible.

Esto no ha sido así, ya que el PP al final ha optado por abstenerse, haciendo gala de esa monserga de considerarse un partido de centro que quiere colaborar a sacar a España de esta situación. Mi opinión es que el actual dirigente máximo del PP está muy bien para dirigir los destinos de la comunidad gallega, pero teniendo en cuenta la que está cayendo, no es ni remotamente lo que necesita tener al frente un partido nacional como el PP. Pues bien, lo que ha quedado claro para mí es que el PP, con esa decisión, ha dado motivos mas que suficientes a Sánchez para rearmarse del varapalo de Andalucía, tener por delante un tiempo precioso para acabar de controlar otra vez su electorado y poder afrontar, ahora sí, al final de la legislatura, nuevas elecciones con sus posibilidades intactas. Todo lo anterior no deja de ser un poco historia porque, como ya sabemos, Pedro I el Mentiroso ha vuelto a sorprender a propios y extraños votando en contra del incremento del 2 por ciento en nuestra aportación económica a la OTAN, cuando se había comprometido, como se indica un poco más arriba en este escrito. Este resumen refleja algunas de las horribles cosas y decisiones que estamos soportando de este Gobierno desde que llegó al poder, pero más preocupante todavía es ver cómo aplaude la bancada del PSOE a su jefe por más barbaridades que diga, y más grave todavía es constatar con las últimas encuestas la cantidad de españoles que, pase lo que pase, seguirán votando a su líder. Sólo se me ocurre decir una cosa: ¡Despierta, España!

Creo en nuestra historia y en la ejemplaridad de nuestro pueblo, por tanto, pido y espero no seguir asistiendo a tanto disparate, que no hace otra cosa que hundir cada día nuestra patria.

  • José Fernando Martín Cinto es licenciado en Ciencias Físicas
Comentarios

Más de José Fernando Martín Cinto

  • Las vacaciones

  • El cambio climático y la Agenda 2030

  • ¿A dónde vas España?

  • El Valle de los Caídos

  • La reacción

  • Más de Tribuna

    tracking