Fundado en 1910

22 de mayo de 2024

La doctora en Medicina Ondina Vélez habló sobre Isabel Zendal

La doctora en Medicina Ondina Vélez habló sobre Isabel ZendalGuadalupe Belmonte

Por un feminidad distinta

De Juana de Arco a Hannah Arendt: el CEU propone modelos femeninos frente al pensamiento único

La escritora Egeria y la enfermera Isabel Zendal completan el póker de mujeres ilustres que centró el III Ciclo ‘El genio femenino que cambia el mundo’

«Mujeres fuertes, audaces, que sostienen el mundo de ayer, de hoy y de siempre». Así describía la secretaria académica del Instituto CEU de Estudios de la Familia, Carmen Sánchez Maíllo, a las protagonistas del III Ciclo ‘El genio femenino que cambia el mundo’. La peregrina y escritora romana Egeria, santa Juana de Arco, la enfermera Isabel Zendal y la filósofa Hannah Arendt centraron las intervenciones de un evento que busca «hacer memoria de esas grandes mujeres de la historia», según Sánchez Maíllo.
El ciclo recoge una expresión -el genio femenino- acuñada por san Juan Pablo II, y se inscribe en la Semana Universitaria ‘Por una feminidad distinta’, organizada por la unidad de Igualdad de la Universidad CEU San Pablo, el departamento de Pastoral y Voluntariado, el Instituto CEU de Estudios de la Familia y el Instituto de Humanidades Ángel Ayala. El objetivo -dicen- es proponer modelos femeninos alternativos al pensamiento dominante, para ampliar la mirada de la sociedad.

La peregrina y la guerrera

Piadosa, decidida, valiente y viajera. La profesora de Historia Antigua Mar Gabaldón definía así a Egeria, una mujer nacida en la Hispania del siglo IV que realizó un largo viaje a Tierra Santa y recogió por escrito su experiencia en un libro que recoge sus peripecias, dificultades y descubrimientos. Por ello, es conocida coloquialmente como la primera viajera española, impulsada por su fe y su insaciable sed de conocimiento. «Es propio del viajero -destacaba Gabaldón- el ansia de saber y la curiosidad».
La segunda intervención corrió a cargo del medievalista Giovanni Collamati, que abordó la figura de Juana de Arco a través de la cultura pop. Explicó que, debido a que la santa vestía con ropa de hombre, muchos la consideran hoy «el nuevo icono de las identidades trans y no binaria», enfrentándola a la Iglesia de su tiempo. Collamati destacó -no obstante- que ni en el proceso judicial abierto tras su muerte ni su causa de canonización, hace menos de cien años, se vio problemático que Juana vistiera ropa masculina o armadura.
«Juana de Arco había realizado un voto de castidad a la Virgen María, y para ella vestirse como un hombre era una manera de defender su virginidad con más facilidad», explicó el profesor de la Universidad CEU San Pablo. «Juana es una mujer en armas, y el hecho de ser así -concluía Collamati- no la hace menos santa, sino todo lo contrario».
Los ponentes del III ciclo 'El genio femenino que cambia el mundo

Los ponentes del III ciclo 'El genio femenino que cambia el mundoGuadalupe Belmonte

Sacrificio y coraje

«¿Por qué en la carrera de Medicina nadie me habló de Isabel Zendal?», se preguntaba la doctora Ondina Vélez, arrancando así su exposición de la vida de una gallega, madre y enfermera que nunca buscó la fama ni la gloria en su sacrificio. Tras una infancia rural en Ordes y una estancia en una casa rica de A Coruña, Zendal entró a trabajar en el hospital de esta ciudad y se convirtió en la primera enfermera en misión internacional.
Fue la única mujer en la expedición liderada por Francisco Javier Balmis para llevar la vacuna de la viruela a los españoles de ultramar, en América y Filipinas, en 1803. Zendal estaba encargada de cuidar a la veintena de niños que portaban la vacuna -solo podía viajar en organismos vivos- a través del océano. Vélez destacó que la vida de esta enfermera contradice la «visión revanchista del pasado, que siempre lee la vida de las mujeres desde la explotación», y celebró que su historia es también la de la colaboración entre hombres y mujeres.
'El genio femenino que cambia el mundo'

'El genio femenino que cambia el mundo'Guadalupe Belmonte

La última intervención corrió a cargo del profesor de Teoría y Filosofía del Derecho Elio Gallego, quien glosó la vida y obra de Hannah Arendt, desde su integridad moral hasta la dificultad que ella misma tenía para etiquetarse políticamente. De ascendencia judía, fue exiliada de su Alemania natal tras el ascenso al poder de los nazis y se instaló en Estados Unidos, donde vivió hasta su muerte, en 1975.
Gallego destacó de Arendt su lucidez al rescatar el pensamiento griego y su coraje insobornable frente a la corrección política. «Ella no consideraba que la historia fuera siempre de peor a mejor, ni de más a menos; y lamentaba que hoy hayamos perdido la libertad política», apuntó, y celebró una de las ideas centrales del pensamiento de la filósofa: «A raíz del proceso al nazi Adolf Eichmann en Jerusalén, descubrió que solo el bien es radical, mientras que el mal es vano, es hueco, no tiene raíz… es una verdad profundamente agustiniana y cristiana».
Comentarios
tracking