Fundado en 1910

19 de abril de 2024

En el cementerio de Montcada reposan los restos de una treintena de carlistas asesinados

En el cementerio de Montcada reposan los restos de una treintena de carlistas asesinadosComunión tradicionalista carlista

El Ayuntamiento de Montcada impide celebrar un acto religioso por los Mártires de la Tradición dentro del cementerio

Desde 1940, acuden fieles para rezar por las almas de todos los asesinados que hay en Montcada

El Ayuntamiento de Moncada (Barcelona) ha tratado de impedir que se celebrase en el cementerio el acto religioso en memoria de los Mártires de la Tradición. Una misa que se celebra desde hace casi un siglo.
Un furgón y un coche de la policía municipal se trasladaron hasta el lugar para bloquear la entrada al cementerio. Desde el consistorio han argumentado que tanto la capilla del cementerio, las sillas para escuchar la Santa Misa y la mesa que hace de altar, son de su propiedad y no se pueden prestar para un «acto político».
Los agentes también se ha negado a que se rezara el Viacrucis en el interior del camposanto porque «es un espacio que pertenece al Ayuntamiento». Además, han solicitado al sacerdote que se identificara.
A pesar de todos los impedimentos, se consiguió realizar un Viacrucis por fuera de las tapias del cementerio y entonar el Crec en un Déu y el Oriamendi. «No han conseguido que no pudiéramos recordar este año a Tomás Caylà Grau, presidente del carlismo catalán en 1936, y a los 27 carlistas de Valls, todos asesinados vilmente», explica en un comunicado la Junta de Gobierno de la Comunión Tradicionalista Carlista.
carlistas en montcada

Un centenar de los asesinados en Montcada ni siquiera pudieron ser localizados, simplemente porque fueron arrojados a los hornos de la cementera de la población. En esos momentos el control político estaba en la checa local, regentada por ERC. De la fosa común del cementerio se exhumaron 1.198 personas y de estas, 483 pudieron ser identificadas y el resto, 715, fue imposible.
Los cuerpos de esas almas siguen en la fosa común, lo que convierte a este cementerio en la mayor fosa común de Cataluña durante la guerra.
En 1939, recién liberada Barcelona del terror revolucionario, muchos acudieron al cementerio de Montcada i Reixach a rezar por los cientos y cientos de personas que allí habían sido asesinadas salvajemente. Ese año, las autoridades militares impidieron un acto de reparación por motivos de seguridad. No obstante, desde 1940, cada año sin faltar, han acudido fieles tradicionalistas o simplemente parientes de las víctimas para rezar por sus almas.
Comentarios
tracking