Fundado en 1910

21 de febrero de 2024

3.- Que toda la familia arme el pesebre de Belén También propone que toda la familia participe en el armado del pesebre, porque es una oportunidad para que “entren en contacto con el misterio de la Navidad”. Asimismo, invita a que los miembros de la familia “se recojan en un momento de oración o de lectura de las páginas bíblicas referidas al episodio del nacimiento de Jesús”. 4.- Rezar la Novena de Navidad El Directorio sobre la Piedad Popular y la Liturgia indica que la Novena de Navidad es un ejercicio de piedad valioso, que ayuda a preparar el corazón para la celebración del nacimiento del Niño Jesús. También destaca que es una práctica antigua que “nació para comunicar a los fieles las riquezas de una Liturgia a la cual no tenían fácil acceso”. La Novena de Navidad inicia el 16 de diciembre y termina el 24 de diciembre. Puede encontrarla AQUÍ. 5.- Lecturas bíblicas que invitan a la conversión La Santa Sede también recomienda profundizar en los pasajes bíblicos que se leerán durante el Adviento, porque invitan a la conversión “mediante la voz de los profetas y sobre todo de Juan Bautista”. El Vaticano recuerda que “Dios mantenía, mediante las profecías, la esperanza de Israel en la venida del Mesías” y que “está sólidamente enraizada en el pueblo cristiano la conciencia de la larga espera que precedió a la venida del Salvador”. 6.- Rezar la Corona de Adviento y preparar las posadas El Vaticano indica que el rezo de la Corona de Adviento y el encendido de sus cuatro velas se ha convertido en un símbolo de este tiempo de preparación en los hogares cristianos. En ese sentido, explica que en el encendido de cada vela, correspondiente a los cuatro domingos de Adviento, se recuerdan “las diversas etapas de la historia de la salvación antes de Cristo”. También invita a participar en la celebración de las “posadas”, una “tradición española y latinoamericana” que representa “el camino de José y María hacia Belén, y su búsqueda de un lugar acogedor para el nacimiento de Jesús”.

Las cuatro velas del AdvientoPexels

Cáritas invita esta Navidad a ser esperanza para quienes sufren la guerra y la exclusión social

'Tú tienes mucho que ver' es el lema de esta campaña navideña con la que pretenden animar a la sociedad « a ver la Navidad que no vemos»

No son tiempos de paz ni la prosperidad alcanza a todos. Pero nuestra esperanza es cierta: Dios sale a nuestro encuentro esta Navidad para abrazar nuestra humanidad herida. Su cuna se aloja hoy más que nunca en medio de tantas guerras, de crisis humanitarias olvidadas y una desigualdad creciente.
El alto coste de la vida asfixia a tres millones de hogares en España y uno de cada diez trabajadores son pobres, según el informe Ingresos y Gastos: una ecuación que condiciona nuestra calidad de vida. Todas estas realidades nos ponen sobre la pista de que Jesús nace hoy entre los más pobres y vulnerables. Convencidos de que solo su Amor nos da la posibilidad de perseverar día a día sin perder el impulso de la esperanza, Cáritas lanza su tradicional campaña de Navidad con el lema «Tú tienes mucho que ver».
A través de esta iniciativa, Cáritas invita a descubrir que todas las personas tenemos mucho que ver en las oportunidades que otras pueden tener. Lo que cada uno hace o deja de hacer, lo que puede aportar puede dar vida, aliviar la soledad, sanar el alma, hacer que otras personas sientan que la vida brota nueva en ellas. Nuestra tarea no consiste solamente en cubrir las necesidades de los otros, sino en descubrir todas las posibilidades de vida nueva que cada persona llevamos dentro.

No dejarse cegar

Esta Navidad es una nueva oportunidad para no dejarse cegar por las luces de la apariencia y de la superficialidad, de la alegría fácil que no ve más allá de su propia necesidad. Con su campaña, Cáritas invita a todos y a cada uno «a ver la Navidad que no vemos»: la que viven tres millones de hogares en España bajo el umbral de la pobreza severa una vez que consiguen pagar los gastos básicos de la vivienda y los alimentos.
Fuera de las fronteras españolas, también son muchas las crisis y los conflictos que asolan a las personas. Allí están los miles de familias que pasan este invierno en tiendas de campañas en el Alto Altas (Marruecos) tras perder sus casas en el terremoto o de cientos de niños y familias que sufren la devastación de la guerra en Tierra Santa.
A pesar de todo esto, Dios sigue naciendo para humanizarnos y plantar en nosotros el deseo de bondad que hace posible esperar algo nuevo capaz de trastocar y cambiar nuestras sombras en penumbras que dejen espacio a la luz. Convencidos de que el Amor es el motor que nos impulsa a ponernos en el lugar del otro, Cáritas invita a vivir este tiempo de Adviento y Navidad con una mirada nueva que dialoga y comprende, que se compadece y se llena de ternura, que invita a tejer encuentros y gestos sencillos que aporten alegría, descanso y esperanza a quien lo recibe. Captación de fondos

Recolección de fondos

La campaña de Navidad es, junto a la del Día de Caridad (Corpus Christi), una de las dos ocasiones del año en las que Cáritas lanza a toda la sociedad una invitación expresa a la colaboración económica para sostener el trabajo de lucha contra la pobreza que realizan las 70 Cáritas Diocesanas de todo el país.
La colaboración privada es uno de los pilares que permiten a Cáritas desarrollar su misión y ofrecer oportunidades de vida digna a millones de personas en situación de gran vulnerabilidad dentro y fuera de nuestro país.
En el último ejercicio, Cáritas destinó más de 457,2 millones de euros para acompañar a 2,8 millones de personas dentro y fuera de España con problemas crecientes de inseguridad alimentaria, desempleo, vivienda y salud mental. Este importante esfuerzo económico fue posible gracias a la generosidad de miles de socios, donantes y colaboradores privados, que aportaron más de 304,2 millones, lo que supone más del 66 por ciento del total de los recursos invertidos.
Comentarios
tracking