Fundado en 1910

28 de febrero de 2024

La Inmaculada Concepción de María

La Inmaculada Concepción de María

Fiesta de la Inmaculada Concepción

¿Por qué se celebra el 8 de diciembre el día de la Inmaculada Concepción?

La Inmaculada Concepción fue proclamada oficialmente patrona del Arma de Infantería el 12 de noviembre de 1892, por real orden de la reina regente María Cristina de Habsburgo

Cada 8 de diciembre se celebra el día de la Inmaculada Concepción, una fiesta que tiene un especial significado para España y para el Arma de Infantería del Ejército de Tierra. ¿Qué relación hay entre la Inmaculada y España? ¿Y entre la Inmaculada y la infantería? La respuesta nos lleva a la historia de un milagro ocurrido hace más de cuatro siglos en los Países Bajos.
En el año 1585, España se encontraba en guerra con las provincias rebeldes de Flandes, que habían adoptado el calvinismo y se habían sublevado contra el Rey Felipe II. Los Tercios españoles, considerados la mejor infantería del mundo, defendían los territorios fieles al monarca español.

El milagro de Empel

Uno de esos Tercios era el Viejo de Zamora, compuesto por unos 5.000 soldados al mando de Francisco Arias de Bobadilla. El 2 de diciembre de ese año, el Tercio tomó la plaza de Bommel, situada entre los ríos Mosa, Waal y Afgedamde Maas. Sin embargo, pronto se vieron rodeados por el ejército holandés, que bloqueó las vías fluviales con su escuadra y elevó los diques para inundar el terreno.
Los españoles se refugiaron en el único montículo seco que quedaba, el de Empel, donde resistieron el asedio, el frío, el hambre y la humedad. Los holandeses les ofrecieron una rendición honrosa, pero los españoles la rechazaron con orgullo: «Los infantes españoles prefieren la muerte a la deshonra. Ya hablaremos de capitulación después de muertos».
Ante la desesperada situación, los españoles se encomendaron a Dios y comenzaron a cavar trincheras. Uno de los soldados que cavaba encontró enterrada una tabla con la imagen de la Inmaculada Concepción. El hallazgo fue interpretado como una señal divina y el comandante Bobadilla ordenó pasear la imagen en procesión, exaltando el ánimo de sus hombres.
Esa misma noche, se produjo un fenómeno meteorológico inusual: una fuerte helada que congeló las aguas de los ríos, permitiendo a los españoles cruzarlos y atacar por sorpresa a los holandeses, que no esperaban tal osadía. Los españoles lograron romper el cerco y derrotar al enemigo, que huyó despavorido.
El propio Bobadilla relató así el suceso: «El hambre y el frío nos había postrado, y en esta solitaria isla parecía no haber lugar más que para la desesperación. Como buenos soldados españoles, no nos quedaba más que encomendarnos a Dios y luchar hasta la muerte. Ayer vino a verme un soldado. Temblando aún de emoción, me comunicó que mientras cavaba una trinchera, había encontrado una tabla con la efigie de la Inmaculada Concepción. ¡Y pensar que creímos estar solos…! Decidí pasearla en procesión, exaltando el ánimo de mis hombres. Esa misma noche, el cielo se despejó y el frío se hizo más intenso. Al amanecer, vimos con asombro que los ríos se habían helado y que podíamos cruzarlos. Sin pensarlo dos veces, nos lanzamos al ataque, confiando en que Dios estaba con nosotros. Los holandeses, que no esperaban tal audacia, huyeron despavoridos, dejando tras de sí un gran botín. Fue un milagro, sin duda, obra de la Inmaculada Concepción».

Patrona de los Tercios y de la infantería

Desde aquel día, los Tercios se consagraron a la Inmaculada Concepción, convirtiéndose en sus devotos y defensores. Trescientos años antes de que el Papa Pío IX proclamara el dogma de la Inmaculada en 1854, los soldados españoles ya la veneraban y la invocaban en sus batallas.
La Inmaculada Concepción fue proclamada oficialmente patrona del Arma de Infantería el 12 de noviembre de 1892, por real orden de la reina regente María Cristina de Habsburgo, a solicitud del inspector del Arma de Infantería. Desde entonces, cada 8 de diciembre, los infantes españoles celebran el día de su patrona con actos de homenaje y conmemoración.
La Inmaculada Concepción es también patrona de España desde 1760, cuando el Papa Clemente XIII concedió al Rey Carlos III el privilegio de declararla como tal, tras una petición del Consejo de Castilla. Además, es patrona de otros cuerpos militares, como el de Estado Mayor, el Jurídico, el Eclesiástico, el de Veterinaria, el de Farmacia y el de Oficinas.
La Inmaculada Concepción representa para los españoles y para los infantes un símbolo de fe, de esperanza y de valor, que les ha acompañado a lo largo de la historia y que les inspira a seguir sirviendo a su patria con honor y lealtad.
Comentarios
tracking