Fundado en 1910

24 de abril de 2024

El Papa Francisco ha concedido una extensa entrevista a medios franceses y belgas

El Papa Francisco ha concedido una extensa entrevista a medios franceses y belgasGTRES

Francisco: «Se necesita un siglo para que los decretos de un Concilio surtan pleno efecto»

En la extensa entrevista publicada en Francia, el Papa Francisco afronta cuestiones del Concilio Vaticano II, el drama de las guerras olvidadas, o el tráfico de armas

Los semanarios Tertio y Dimanche han publicado una larga entrevista con el Papa Francisco que fue realizada el 19 de diciembre de 2022.
«Una Iglesia que no celebra la Eucaristía no es Iglesia. Pero una Iglesia que se esconde en la sacristía tampoco es Iglesia», ha señalado el Papa.

El Concilio Vaticano II

El primer tema que los periodistas plantean al Papa es su visión del último Concilio.
«Los historiadores dicen que se necesita un siglo para que los decretos de un Concilio surtan pleno efecto y se implementen. Todavía nos quedan cuarenta años», responde Francisco.
«Juan XXIII era un hombre abierto a los impulsos del Señor. Así es como Dios le habla a su pueblo. Y aquí Él ciertamente nos ha hablado», añade.
«El Concilio abrió la puerta a una mayor madurez, más acorde con los signos de los tiempos. Por ejemplo, Lumen Gentium, la Constitución Dogmática sobre la Iglesia, es uno de los documentos más tradicionales y al mismo tiempo más modernos, pues en la construcción de la Iglesia lo tradicional, bien entendido, es siempre moderno. Eso es porque la tradición continúa desarrollándose y creciendo», señala.

Sinodalidad

Preguntado por la Sinodalidad, Francisco retoma el Concilio:
«Cuando terminó el Concilio, Pablo VI quedó muy consternado al comprobar que la Iglesia occidental casi había perdido su dimensión sinodal, mientras que las Iglesias católicas orientales habían logrado conservarla. Por lo tanto, anunció la creación de la Secretaría para el Sínodo de los Obispos con el objetivo de promover nuevamente la sinodalidad en la Iglesia. Esto se ha vuelto cada vez más común en los últimos sesenta años», declara Francisco.
Según Francisco, la necesidad del sínodo sobre la sinodalidad se constató en un sondeo entre obispos.
Francisco insiste en que no hay que reducir el sínodo a meras reuniones organizativas: «En un sínodo se habla mucho, cada participante por turno da un discurso de cuatro minutos. Después de tres intervenciones, siguen cuatro minutos de silencio, tiempo de oración, para que el Espíritu nos ayude».

Ucrania y otras guerras

Francisco tampoco elude la Guerra de Ucrania:
«El día después de que comenzara la invasión, fui personalmente a la embajada rusa. Algo que no se veía y que un Papa normalmente no hace. Me puse a disposición para viajar a Moscú y asegurarme de que el conflicto no continuara. Desde el principio hasta el día de hoy, el Vaticano ha estado ocupado. Varios cardenales ya han viajado a Ucrania, el cardenal Konrad Krajewski [el limosnero pontificio, polaco] ya ha ido allí seis veces para ayudar al pueblo ucraniano. No dejará [el Vaticano] de hablar con el pueblo ruso para que haga algo», recuerda.

Dicen que la Guerra Civil Española sirvió para probar armas para la Segunda Guerra MundialPapa Francisco

«Esta guerra es terrible, es una crueldad inmensa. Hay muchos mercenarios luchando. Algunos son muy crueles. Hay tortura; los niños son torturados. Muchos niños que residen en Italia con sus madres, refugiados, han venido a verme. Nunca he visto sonreír a un niño ucraniano. ¿Por qué esos niños no se ríen? ¿Que vieron? Es aterrador.
Posteriormente comenta otras guerras «a las que no prestamos atención: Myanmar, Siria, Yemen, donde los niños se ven privados de educación y mueren de hambre... El mundo está en guerra». Y vuelve a repetir que la industria de armamento está interesada en que existan guerras.
«Hay una cosa que hay que denunciar y es la industria armamentista. Cuando un país rico comienza a debilitarse, se dice que necesita una guerra para sobrevivir y volver a ser más fuerte. El comercio de armas está aumentando. Se deshacen de todas las armas viejas que tienen y prueban otras nuevas. Es terrible. Dicen que la Guerra Civil Española sirvió para probar armas para la Segunda Guerra Mundial. No sé si es verdad, pero las armas siempre se prueban, ¿no? Esta es la industria de la destrucción, la industria de la guerra, de un mundo en guerra».
«Toda guerra es un fracaso. Pero no aprendemos. Y ahora que estamos viendo una de cerca otra vez, es de esperar, Dios mediante, que finalmente aprendamos algo de ella. Comenzó con Caín y Abel y sigue y sigue. Para mí es muy doloroso y no puedo elegir bando, la guerra es mala en sí misma», subraya.
Preguntado por la violencia en Congo, antigua colonia belga, el Papa asiente. «Sí, la violencia en Goma, en el noreste del Congo, donde se ubica la guerrilla ruandesa. Tales guerras han estado ocurriendo durante años, pero las ignoramos», lamenta Francisco.

Él ordena un cuidado especial para el que está en necesidadPapa Francisco

Culto y caridad

Los periodistas plantean a Francisco la posibilidad de que la Iglesia se centre más en lo «social y profético» para ser relevante, y no en «la liturgia y el anuncio», a lo que el Papa responde que ambas cosas son necesarias y van unidas.
«No puedes enfrentar esas actividades. No son contradictorias. Una Iglesia que no celebra la Eucaristía no es Iglesia. Pero una Iglesia que se esconde en la sacristía tampoco es Iglesia. Esconderse en la sacristía no es un culto apropiado. Cuando celebras la Eucaristía, tiene sus consecuencias», afirma.
«Oración y compromiso van juntos–dice el Papa–. La adoración a Dios y el servicio de nuestros hermanos y hermanas van juntos, porque en cada hermano y hermana vemos a Jesucristo». Y alerta:
«Atención, el compromiso social de la Iglesia es una reacción, una consecuencia del culto. Por tanto, no debemos confundir ese compromiso con la caridad que también puede hacer un incrédulo. Para la Iglesia, su acción social brota de su ser, porque reconoce en él a Jesús. Eso es tan fuerte que es incluso la medida por la cual seremos juzgados según Jesús. Escucharemos esa medida de nuestra caridad, según Mateo 25, en el Juicio Final: “He aquí, tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed y me disteis de beber; Estuve en la cárcel y me visitasteis; Estuve enfermo y me cuidaron...' Se trata de acciones sociales, pero no por compulsión social o por un deber, sino porque Jesús está ahí. Sin embargo, nunca reconoceré a Jesús allí si no lo reconozco también en adoración y adoración».
De hecho, para Francisco «esa conexión siempre ha estado ahí, incluso en el Antiguo Testamento. Cuando Dios da sus leyes y reglamentos a los israelitas, ¿ qué es lo que siempre dice en conclusión? 'Cuida al huérfano, a la viuda y al extranjero, al migrante'. Él ordena un cuidado especial para el que está en necesidad».

La profecía de Joel

Preguntado por las relaciones cristianas entre ancianos y jóvenes, Francisco cita la famosa profecía de Joel (Joel 3,1): «Tus hijos y tus hijas profetizarán, los viejos soñarán, y los jóvenes verán visiones».

'El que quiera comulgar, que levante la mano' y yo pasaba junto a ellos para que no tuvieran que desplazarsePapa Francisco

Así, propone ponerlos en relación, que ancianos y jóvenes se visiten, se escuchen y conozcan. «Acercar a los jóvenes a sus abuelos es sembrar vida, es sembrar futuro. Debemos apreciarlos. No son material de usar y tirar, como tampoco lo son los jóvenes». También lo aplica a la relación entre niños y abuelos: «Es muy importante que los niños tengan contacto con sus abuelos», insiste.

Los ancianos

El Papa también pide ternura a los que trabajan con ancianos.
«Si ese trabajo se vive como vocación, con ternura, es muy digno. Es muy triste que algunas residencias de ancianos se estén volviendo demasiado comerciales, perdiendo la ternura. Cuando era obispo en Buenos Aires, me encantaba celebrar la Eucaristía en las residencias de ancianos. Siempre me aseguré de tener mucho tiempo, porque hablaba con todos y solo entonces celebraba misa. Recuerdo una vez – habrá gente que se enfadará que diga esto, pero lo digo de todos modos – que llegó el momento de comulgar y alguien dijo: 'El que quiera comulgar, que levante la mano' y yo pasaba junto a ellos para que no tuvieran que desplazarse. Todos levantaron la mano, por supuesto. Había una señora a la que le di la comunión y luego me tomó la mano y me dijo: 'Gracias, padre, gracias, soy judía'. Le respondí: Bueno, este que te di también era judío, ¿no? (Risas) La persona mayor busca compañerismo, cercanía y conexión, que trasciende la creencia religiosa. A los obispos les digo: 'Id a las casas de reposo, id a visitar a los ancianos'».

Economía cristiana

A propósito de la alternativa económica que ofrece la Iglesia, el Papa señala que «la doctrina social de la Iglesia, desde el Papa León XIII hasta nuestros días, puede inspirarnos en esto».
«Ciertamente, una economía también puede integrar pautas cristianas», añade. «Si está demasiado centrada solo en las finanzas, solo en números sin una entidad real detrás, entonces la economía se derrumba y puede conducir a una traición grave».
«La economía debe ser una economía social. Cuando hablamos de 'economía de mercado', Juan Pablo II añadió lo 'social': economía social de mercado. ¡Siempre tener en cuenta lo social!», insiste.
Un ejemplo que le sirve como ilustración fue la industria textil Flandria, cerca de Luján, en Argentina, desde los años 20 hasta los 90 del siglo XX, impulsada por belgas, «que poseían los propios trabajadores y participaban de los dividendos».

Un patrón para los periodistas

Los entrevistadores le recuerdan la posibilidad de declarar al carmelita holandés Titus Brandsma patrono de los periodistas. A lo que el Papa se muestra conforme:
«Estoy totalmente de acuerdo con esa propuesta», dice el Papa. Pero enseguida matiza: «Hay otro santo que califica para eso, que también murió en un campo de concentración, ¿no?» Se refiere a San Maximiliano Kolbe, que también fue un gran impulsor de la comunicación de masas. «Me pondré en contacto con el Dicasterio de los Canónigos para ver qué es posible», añade.
El Papa Francisco aprovecha, en este sentido, para alertar contra los «cuatro pecados» del mal periodismo (desinformar, calumniar, injuriar y publicar basura que fascine o escandaliza), proponiendo tres buenas cualidades: «escuchar, traducir y transmitir, porque siempre hay que traducir, ¿no? Pero escuchar primero. Hay periodistas que son genios porque dicen claramente: 'Escuché, dijo esto, pero yo pienso lo contrario'. Esa es una buena manera de jugar el juego».
Comentarios
tracking