Fundado en 1910

15 de abril de 2024

El Papa Francisco saluda a los fieles durante su audiencia general en la Plaza de San Pedro, Ciudad del Vaticano.

El Papa Francisco saluda a los fieles durante su audiencia general en la Plaza de San Pedro, Ciudad del Vaticano.EFE

Francisco afirma que el libro de Georg Gänswein fue «una falta de nobleza y de humanidad»

Así lo explica en un nuevo libro en el que relata el recuerdo de Benedicto XVI, del que asegura que parecía estar «bajo custodia» en Mater Ecclesiae

El Papa Francisco recuerda en un nuevo libro sus recuerdos de Benedicto XVI, los días posteriores a su muerte y toda la polémica que rodeó a la publicación del antiguo secretario del Papa emérito, Georg Gänswein. (Nada más que la verdad). De hecho, entre otras declaraciones, Francisco afirma que está revisando el ritual fúnebre pontificio «para que el cadáver de los papas deje de estar expuesto fuera del ataúd» y «sean velados y sepultados como cualquier hijo de la Iglesia» y no como un espectáculo.

Un papa encerrado

«Estoy revisando el ritual con el maestro de ceremonias ,Diego Ravelli, para que los papas sean velados y sepultados como cualquier hijo de la Iglesia. Con dignidad, como a cualquier cristiano, pero no sobre almohadones. En mi opinión, el ritual actual estaba demasiado recargado. Eso de hacer dos velatorios me parecía excesivo. Que se haga uno solo y con el papa ya en el ataúd, como en todas las familias», revela el Pontífice en el libro El sucesor, de la editorial Planeta, escrito por el Papa Francisco en colaboración el corresponsal en el Vaticano Javier Martínez Brocal.

Cuando fue a despedirse del Papa emérito el médico recriminó al enfermero diciéndole que era «un chivato, acusándolo con tono despectivo»Papa Francisco

Francisco también explica en el libro que se enteró por medio de un enfermero del empeoramiento de salud de Benedicto XVI y que cuando fue a despedirse del Papa emérito el médico recriminó al enfermero diciéndole que era «un chivato, acusándolo con tono despectivo».
«La mentalidad de los médicos era mantener todo cerrado. De alguna forma, me hizo caer en la cuenta de que tenían a Benedicto casi bajo custodia», asegura Francisco.
Benedicto XVI no dejó ninguna disposición relativa sobre cómo informar sobre su fallecimiento, pero el Papa comenta que él nunca se enteró «de nada». «Había una aduana muy grande, yo nunca me enteré de nada. Le dejé hacer al secretario. Algunos criticaron los velatorios nocturnos que organizó en la basílica de San Pedro, pero la gente venía y, si hay gente a la que le ayuda, por mí, adelante. Yo no me quise entrometer para nada», señala Francisco.
Además, también asegura que vivió «como una falta de nobleza y de humanidad» la publicación del libro de Georg Gänswein, titulado Nada más que la verdad. Mi vida al lado de Benedicto XVI justo el día de su funeral.
«Me afectan con una gran pena: que el día del sepelio se publique un libro que me pone de vuelta y media, contando cosas que no son verdad, es muy triste. Por supuesto, no me afecta en el sentido de que no me condiciona. Pero sí que me dolió que se usara a Benedicto», llega a afirmar Francisco.

«Me acusaron ante él de que yo promovía el matrimonio homosexualPapa Francisco

Procesos a Francisco

Por otro lado, asegura que ciertas personas del entorno de Benedicto XVI «aprovechaban la menor ocasión para morderle» y asegura que, durante los últimos años, cuando vivía recluido en oración en el Monasterio Mater Eclesiae, «limitaron sus movimientos» y lo «fueron cercando».
«En algunos casos, ciertas personas se aprovecharon, quizá sin mala intención, y limitaron sus movimientos. Lamentablemente, de alguna manera, lo fueron cercando. Era un hombre muy delicado, pero no débil, era fuerte. Pero ahí, consigo mismo, era humilde y prefería no imponerse. Así que sufrió bastante. Y nosotros lo veíamos».
El actual Papa llega a afirmar que un día se presentaron en el convento Mater Ecclesiae un grupo de personas con la intención de hacerle a Francisco «un proceso». «Me acusaron ante él de que yo promovía el matrimonio homosexual. Benedicto no se agitó, porque sabía perfectamente lo que yo pienso».
En el libro también afronta su decisión de limitar la misa tridentina, lo que generó cierto rechazo en algunos sectores de la Iglesia. Francisco señala que no habló en concreto de esta decisión con Benedicto XVI, pero sí se refiere a ciertas situaciones en las que el entorno del Papa emérito quiso atribuirle un papel que ni tenía ni quería tener, como si le correspondiera confirmar las decisiones del sucesor.
«Muchos de los que lo apoyaban querían que él bajara más, que se pusiera más traumático, más contundente, más directivo, es decir, que dejara su papel de gran pastor y entrara en el juego de las polémicas. Pero él nunca lo hizo», señala Francisco que también asegura que Benedicto XVI «no era del todo consciente» de este tipo de maniobras.

Dolido por el rechazo a los homosexuales

Por otro lado, el Papa se refiere a la Declaración Fiducia supplicans: sobre el sentido pastoral de las bendiciones, con la que se establece que es posible impartir informalmente la bendición a parejas casadas civilmente o a parejas de personas homosexuales, siempre que no se confunda con una boda.
El Papa afirma que le duele que haya obispos, sobre todo del continente africano, que hayan rechazado esta apertura e incluso han defendido que no pueden aplicarla sin causar escándalo.
«A mí me duele un poco todo eso. Quizá no se comprende que yo sea tan desordenado, porque soy desordenado. Tendría que ser más cuidadoso en eso», asegura Francisco.

El camino sinodal alemán

Francisco señala que un Papa «no puede ser estático» y que hay muchas cuestiones de dogma y de moral «que se han clarificado en el último siglo» y pone como ejemplo la pena de muerte que la Iglesia cataloga ahora como inmoral.
Francisco también revela que a Benedicto XVI le preocupaba el camino sinodal de la Iglesia alemana, pero que hablaban de todo «con mucha libertad». «Tenía esa capacidad de ampliar la visión para ayudarme a tomar una buena decisión. No. Nunca decía: No estoy de acuerdo», subraya el papa sobre la personalidad del Papa alemán.

'Tolerancia cero' con los abusos

Francisco reivindica la labor de tolerancia 0 con los abusos por parte de Benedicto XVI, primero como prefecto para la Doctrina de la Fe y, más tarde, como Papa, revelando que la primera vez que quiso afrontar la cuestión del fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel, que había sido acusado de abusos, archivaron la investigación pero el cardenal Ratzinger «no aparcó el caso ni lo dejó pasar». «Buscó el momento adecuado y, años más tarde, ya como Papa, lo primero que hizo fue afrontar esa cuestión y hacer limpieza. Era un luchador que no tiraba la toalla», asegura el Papa argentino.
Comentarios
tracking