Fundado en 1910

15 de junio de 2024

El Papa Francisco junto al cardenal Parolin

El Papa Francisco junto al cardenal Parolin

El secretario de Estado del Vaticano viajará a Ucrania en representación del Papa

El 21 de julio será la primera vez que el cardenal Parolin visite el país desde el estallido de la guerra con Rusia

El próximo 21 de julio, el secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, viajará a Ucrania en representación del Papa Francisco. El purpurado ha sido nombrado legado pontificio para la celebración conclusiva de la peregrinación de los católicos ucranianos de rito latino en el santuario mariano de Berdychiv.

Es la primera vez que Parolin visitará Ucrania desde del inicio de la invasión de Rusia. Sin embargo, ya visitó Ucrania en junio de 2016, además de participar en actos en Kiev con motivo del 30 aniversario de la restauración de la independencia de Ucrania en agosto de 2021.

Santuario mariano

Este lugar, regido actualmente por Carmelitas Descalzos, es el destino de peregrinaciones de los católicos ucranianos y otros países de alrededor. Desde el comienzo de la guerra, piden la intercesión de la Virgen María para la pacificación del país. Está situado en la provincia de Zhytomyr, al oeste de Kiev.

Los orígenes del templo se remontan a 1630, cuando el voivoda de Kiev, Yanush Tyshkevych, fundó el monasterio como agradecimiento por la liberación de los tártaros. Tyshkevych regaló un icono de la Madre de Dios Snizhna, pintado en el siglo XVI. Pronto se extendió la veneración del icono, del que muchos fieles aseguran haber recibido gracias especiales.

El 23 de mayo de 1647, el obispo latino de Kiev, Satislav Zaremba aprobó la devoción popular y la veneración del icono de la Madre de Dios de Berdychiv. Así nació la tradición de las peregrinaciones, que provocaron la elevación de su estatus al de santuario nacional por decisión de la Conferencia Episcopal el 27 de octubre de 2011.

Icono de la Madre de Dios

Icono de la Madre de Dios de Berdychiv

«Hablar de perdón a quien siembra venganza»

El pasado domingo, día de Pentecostés, el Sumo Pontífice pedía, durante el Regina Caeli, el fin de las guerras en Gaza y Ucrania. «Que el Espíritu conduzca a los gobernantes de las naciones y a todos nosotros a abrir puertas a la paz», reclamaba.

En la homilía de la misa, Francisco proseguía con la necesidad de continuar «hablando de paz a quien quiere la guerra; de perdón a quien siembra venganza; de acogida y solidaridad a quien cierra las puertas y levanta barreras; de vida a quien elige la muerte; de respeto a quien le gusta humillar, insultar y descartar; de fidelidad a quien rechaza todo vínculo y confunde la libertad con un individualismo superficial, opaco y vacío». Todo esto sin sentir temor «por las dificultades, las burlas, las oposiciones que, hoy como ayer, no faltan nunca en la vida apostólica».

Comentarios
tracking