Fundado en 1910

13 de junio de 2024

El Papa Francisco en la plaza de San Pedro en el Vaticano

El Papa Francisco en la plaza de San Pedro en el Vaticano

Durante su entrevista en CBS

Francisco cierra la puerta al diaconado femenino

El Papa destaca que las mujeres desempeñan un gran servicio a la Iglesia, «pero no como ministras del Orden Sagrado»

Una mujer no puede ser diaconisa. Lo ha dejado meridianamente claro el Papa Francisco durante una entrevista que le ha realizado la periodista Norah O’Donnell para el programa 60 minutos del canal estadounidense CBS emitido el pasado domingo. «Si se trata de diáconos con el Orden Sagrado, no», subrayó, cerrando por tanto también la puerta al sacerdocio de las mujeres. El Santo Padre ha recordado que ellas «prestan un gran servicio como mujeres, no como ministras, como ministras en este sentido, dentro del Orden Sagrado».

Estas declaraciones contrastan, sin embargo, con las que hizo en febrero la salesiana italiana sor Linda Pocher, a quien el Pontífice encargó organizar varias reuniones sobre el liderazgo femenino en presencia de los purpurados que componen el Consejo de Cardenales asesores del Papa. En esa ocasión, la religiosa aseguró en declaraciones a Europa Press que Francisco estaba «muy a favor» del diaconado femenino, aunque reconoció que «aún es algo que se está tratando de entender cómo poner en práctica». Habrá que esperar, por tanto, al próximo mes de octubre, cuando se celebre el Sínodo sobre la Sinodalidad, el gran proceso de consulta global sobre el futuro de la Iglesia católica, donde algunos sectores son partidarios de tratar este tema.

«El Señor lo hizo así»

El Papa Francisco abordó en la entrevista otros temas espinosos. Aseguró que, a través de la reciente declaración doctrinal Fiducia Supplicans, no ha permitido «bendecir la unión» de dos personas en situación irregular (sea homosexual o heterosexual). «Eso no se puede hacer porque es el sacramento. Yo no puedo hacerlo. El Señor lo hizo así. Pero sí, bendecir a cada uno», porque «la bendición es para todos, para todos», ha subrayado el Santo Padre

Con esta declaración, el Santo Padre vuelve a poner el acento en su pastoral enfocada a la acogida de cada persona individual. «Bendecir una unión homosexual va contra la ley natural, la ley de la Iglesia», recordó el Papa en la entrevista, para cuestionar a continuación: «Pero, ¿por qué no bendecir a cada persona? La bendición es para todos. Algunos se han escandalizado por esto. Pero, ¿por qué?».

El problema tal vez estribe en la confusión generada a partir de la publicación del citado documento el pasado 18 de diciembre, y de las posteriores «aclaraciones» del Prefecto de Doctrina de la Fe, el cardenal Víctor Manuel Fernández, en las que sí contemplaba la posibilidad de bendecir a personas que convivían en situación irregular siempre que quedase claro que no era una ceremonia equiparable al matrimonio canónico ni durase «más de 10 ó 15 segundos».

Con su intervención del domingo en la cadena CBS, Francisco parece querer subrayar de nuevo la postura que la Iglesia ha mantenido secularmente: la de acoger al pecador pero condenar el pecado, poniendo el acento en la acogida y la bendición a cada persona. De hecho, cuando Norah O’Donnell le preguntó por otro de sus temas habituales, el de la actitud de ciertos sectores conservadores, el Pontífice remarcó que «una cosa es tener en cuenta la tradición, las situaciones de ayer, y otra muy distinta encerrarse en un cajón dogmático».

El Papa abordó otros temas, como el antisemitismo, que ha vuelto a la escena internacional por la guerra entre Israel y Gaza. «Toda ideología es mala. Y el antisemitismo es una ideología, y es mala. Cualquier 'anti' siempre es malo. Se puede criticar a un gobierno u otro, al gobierno de Israel, al gobierno palestino. Puedes criticar todo lo que quieras, pero no ser 'anti' un pueblo. Ni antipalestino ni antisemita. No... Rezo mucho por la paz. Y también sugiero: 'Por favor, deténganse'. Negocien».

«Los italianos trajeron la Mafia»

Sobre la inmigración, Francisco aseguró que «es algo que hace crecer a un país». Dirigiéndose a la entrevistadora, bromeó sobre sus raíces diciendo que «ustedes, los irlandeses, emigraron y trajeron el whisky». «Los italianos emigraron y trajeron la Mafia… [risas] Es una broma. No lo tome a mal. Pero los inmigrantes a veces sufren mucho. Sufren mucho», recalcó.

El Pontífice recordó también la oposición de la Iglesia a la maternidad subrogada. «A veces se ha convertido en un negocio, y eso es muy malo. Eso es muy malo», repitió. «La otra esperanza es la adopción. Yo diría que en cada caso hay que considerar claramente la situación, desde el punto de vista médico y luego moral. Creo que en estos casos hay una regla general, pero hay que ir a cada caso en particular para valorar la situación, siempre y cuando no se salte el principio moral», puntualizó.

Comentarios
tracking