Un estudio demuestra una asociación directa entre aquellos que consumían una gran cantidad de alcohol y la longitud de sus telómeros

Un estudio demuestra una asociación directa entre aquellos que consumían una gran cantidad de alcohol y la longitud de sus telómerosPxhere

Afecta a la longitud de los telómeros

Beber más de cinco copas de vino a la semana acelera el envejecimiento

Un estudio demuestra que una ingesta excesiva de alcohol degenera en severos problemas de salud

El reloj biológico se ve acelerado cuando se toman más de cinco vasos de vino en una semana. Así lo certifican científicos de la Universidad de Oxford que, tras llevar a cabo un estudio con 250.000 personas que beben 17 unidades de alcohol a la semana, han llegado a la conclusión de que ingerir altas cantidades de este líquido acelera el envejecimiento.
Según lo publicado en la revista científica Molecular Psychiatry, el alcohol tiene un impacto directo en la longitud de los telómeros. Estos son una especie de capuchones biológicos que se encuentran en los extremos de los cromosomas y que protegen el ADN que contienen. Suelen acortarse con el paso de los años, lo que hace que el ADN se dañe y aumente el riesgo de sufrir enfermedades como alzhéimer, diabetes y problemas coronarios. Además, la investigación también ha relacionado tener telómeros más largos con verse más joven.
El estudio demuestra una asociación directa entre aquellos que consumían una gran cantidad de alcohol y la longitud de sus telómeros. Por ejemplo, aquellos que beben diez copas de vino a la semana son de uno a dos años mayores si observamos la longitud de sus telómeros que los que ingieren menos de dos. No obstante, se llega a la conclusión de que la asociación entre el consumo de alcohol y el acortamiento de los extremos del ADN se activa en aquellos que ingieren más de cinco copas de vino a la semana y que, por tanto, los que beben cantidades inferiores no estarían incurriendo en este riesgo.
En el trabajo también se observa que la reducción en la ingesta de alcohol influye directamente en el estado de los telómeros. Al disminuir su ingesta, los efectos dañinos se verán aminorados. Estos hallazgos respaldan que el alcohol, particularmente en los niveles dependientes, es un determinante causal de la longitud de los telómeros.
En conclusión, beber cantidades excesivas de alcohol durante muchos años está relacionado con una gran cantidad de problemas de salud, como presión arterial alta, riesgo de accidente cerebrovascular y una variedad de tipos de cáncer. A esto se añade una aceleración del envejecimiento corporal y, por tanto, un aumento de posibilidades de sufrir enfermedades relacionadas con edades más avanzadas.

Recomendaciones sanitarias

En Reino Unido, país donde se ha desarrollado este estudio, las autoridades sanitarias recomiendan no beber más de 14 unidades de alcohol a la semana, lo que equivaldría a siete wiskis dobles. Si se prefieren otras medidas, podría compararse a seis pintas de cerveza o 1,6 botellas de vino.
En el caso de Estados Unidos, allí la advertencia es de no ingerir más de 14 botellines de cerveza a la semana para los hombres y siete copas de vino para las mujeres.
En España, la polémica la sirvió Sanidad el pasado mes de abril cuando dejó entrever su intención de dejar de servir alcohol en los menús del día. Sin embargo, el Ministerio aclaró, ante las quejas, que no lo prohibiría sino que se trataba de «recomendaciones».

Temas

Comentarios
tracking