Fundado en 1910

01 de marzo de 2024

La de Shanti De Corte es la la trágica historia de la joven de 23 años que pidió la eutanasia

La de Shanti De Corte es la la trágica historia de la joven de 23 años a la que Bélgica concedió la eutanasiaEl Debate

Eutanasia

Adornan la muerte de la joven 'eutanasiada' en Bélgica como un final feliz donde ella y los suyos sonríen

Una empresa de diseño lleva a viñeta el trágico caso de Shanti De Corte, que recibe la eutanasia con una sonrisa y rodeada de su familia

Polémica en las redes sociales. Una empresa de ilustración y diseño que se dedica a «transformar cualquier tipo de información en contenido que puede conectar con millones de personas de forma más empática, rápida y sencilla» ha ilustrado el caso de la joven belga de 23 años que solicitó la eutanasia como si de un final feliz se tratase. De hecho, ella y los suyos aparecen sonrientes en la última viñeta a pesar de la decisión final.
Tal y como recogió El Debate, Shanti De Corte recibió la eutanasia en Bélgica de manos de los médicos que aprobaron su solicitud y con la aprobación de sus familiares tras sufrir graves problemas mentales. La joven presenció el atentado yihadista en el aeropuerto de Bruselas en 2016 y sus trastornos se agravaron con una violación en 2018.
Tras considerarla «incurable», los médicos accedieron a una petición que previamente había sido denegada. Tras el shock sufrido por presenciar de cerca un ataque donde murieron 16 personas, Shanti, a la que la psicóloga que la atendió describió como «frágil» y con antecedentes psiquiátricos, fue ingresada en un centro para su recuperación, pero allí fue violada por otro paciente.
Se da la circunstancia que su psiquiatra rechazó ayuda externa pese a la tal cantidad de medicamentos que tomaba y sus ya confirmados intentos de suicidio. Una terapeuta, sensibilizada con su caso, se dirigió a su doctora con una oferta de tratar sus traumas. Sin embargo, esta la rechazó y la joven nunca llegó a hablar con ella. Tras visitar la asociación pro eutanasia Leif, su solicitud fue aceptada.
La Comisión Federal de Control y Evaluación de la Eutanasia justificó su decisión al entender que «pasaban los meses, los años, y no observamos ninguna mejoría». Concluyeron que ella era «incurable».

Polémica viñeta

Para Pictoline, la empresa de diseño que ha ilustrado el «derecho a morir» de Shanti, su caso tiene un 'final feliz'. No en vano, muestra a la joven, en el momento de recibir la eutanasia, con la única sonrisa en toda la viñeta y rodeada de los suyos, que también aparecen dibujados con una mueca de satisfacción y alivio.
Una manera de mostrar su caso al mundo muy arriesgada, porque envía el mensaje de que su trágica historia tiene por fin un final feliz a pesar de los datos que conocemos del caso, como el que hubo varios terapeutas interesados en poderle ayudar a pesar de la oposición de los psiquiatras que la trataban, y que dictaminaron que para ella no había otra alternativa.

Temas

Comentarios
tracking