Fundado en 1910

24 de febrero de 2024

Una enfermera prepara una vacuna, en una imagen de archivo

Una enfermera prepara una vacuna, en una imagen de archivoGTRES

Epidemia de opioides

Desarrollan una vacuna que podría acabar con la adicción al fentanilo, la droga que sacude EE.UU.

Probada por el momento en ratones con resultados positivos y sin efectos secundarios adversos, los científicos deberán ahora llevar a cabo los ensayos clínicos con humanos antes de empezar a fabricarla

La epidemia de adicción al opioide sintético fentanilo, que ha causado decenas de miles de muertos en los últimos años en EE.UU., podría ser sustancialmente frenada en un futuro a través de una vacuna desarrollada por un equipo de investigación de la Universidad de Houston.
Probada por el momento en ratones con resultados positivos y sin efectos secundarios adversos, los científicos deberán ahora llevar a cabo los ensayos clínicos con humanos antes de empezar a fabricarla en caso de resultar eficaz.
«Creemos que estos hallazgos podrían tener un impacto significativo en un problema muy grave que aqueja a la sociedad desde hace años: el consumo de opioides. Nuestra vacuna es capaz de generar anticuerpos antifentanilo que se unen al fentanilo consumido y evitan que entre en el cerebro, permitiendo que se elimine del cuerpo a través de los riñones. Así, el individuo no sentirá los efectos de la euforia y podrá 'volver al carro' de la sobriedad», ha comentado el autor principal del estudio, Colin Haile.
El suero, explican, contiene un adyuvante derivado de 'E. coli' llamado dmLT, el cual potencia la respuesta del sistema inmunitario a las vacunas y es un componente fundamental para la eficacia de las vacunas contra la adicción.

50 veces más potentes que la heroína

El fentanilo es una amenaza especialmente peligrosa porque suele añadirse a drogas callejeras como la cocaína, la metanfetamina y otros opioides, como la oxicodona y las pastillas de hidrocodona/acetaminofén, e incluso a benzodiacepinas falsificadas como el Xanax. Estos medicamentos falsificados con fentanilo (que es 50 veces más potente que la heroína y 100 veces más que la morfina) aumentan la cantidad de sobredosis en personas que no consumen habitualmente opioides.
El descubrimiento, publicado en la revista científica Pharmaceutics, podría tener importantes repercusiones en la epidemia de opioides de EE.UU. al convertirse en un agente de prevención de recaídas para las personas que intentan dejar de consumir opioides.
Aunque las investigaciones revelan que el trastorno por consumo de opiáceos es tratable, se calcula que el 80 % de las personas dependientes de la droga sufren una recaída.
Comentarios
tracking