05 de febrero de 2023

Jennyfer Hatch decidió grabar el video antes de someterse al suicidio asistido

Jennyfer Hatch decidió grabar el vídeo antes de someterse al suicidio asistidoCaptura de vídeo

Sociedad

Así embellece una empresa la eutanasia en un vídeo publicitario: «La salida más hermosa»

Esta campaña se produce en medio de una gran oleada de críticas de médicos que han denunciado la política de muerte asistida en el país

Una de las empresas minoristas de moda más conocidas y grandes de Canadá, Maison Simons, ha decidido politizar su negocio con un vídeo que promueve la eutanasia, una práctica cada vez más común en el país norteamericano, para comercializar sus productos. Tanto, que parece glorificar que estar muerto es mejor que vivir.
La estrategia de marketing «Todo es belleza», que dura más de tres minutos, y que está subido a YouTube, cuenta la vida de una mujer de 37 años llamada Jennyfer Hatch que se sometió al suicidio asistido y decidió grabar el vídeo para la empresa antes de morir. La campaña decidió llamar a la grabación «La salida más hermosa».
El vídeo, que ha aterrorizado a más de un usuario, comienza con una habitación en un hospital vacía. Las primeras palabras que se escuchan dicen: «Morir en un hospital no es lo natural, eso no es lo suave. En este tipo de momentos necesitas suavidad». Tras esto, el cuarto se empieza a hacer pequeño y la marea lo arrastra mar adentro, Mientras, suena una frase: «La salida más bonita».
En la siguiente escena aparece Jennyfer en una silla sentada a la orilla del mar. No obstante, imágenes se van intercalando, y también aparece en un bosque «encantado» con figuras gigantes fluorescentes, música y rodeada de gente feliz, sonriente, realizando diferentes actividades. Una técnica que pretende ensalzar el suicidio asistido y venderlo como algo especial, bonito y feliz.
Para endulzarlo más y hacerlo deseable, acompañan el vídeo grabado semanas antes de su muerte con una voz en off que asegura que pasó sus vidas llenando el corazón de belleza, naturaleza y conexión. «Cuando imagino mis últimos días veo música, veo el océano, veo tarta de queso. Incluso ahora, mientras busco ayuda para terminar con mi vida, con todo el dolor, y en estos momentos finales, todavía hay mucha belleza. Solo tienes que ser lo suficientemente valiente para verlo».
Para justificarse, la empresa canadiense ha explicado que «tal vez resonaría más hacer un proyecto menos orientado comercialmente y más centrado en la inspiración y los valores que apreciamos». Lo cierto es que esta campaña se produce en medio de una gran oleada de críticas de médicos que han denunciado la política de muerte asistida en el país, a la que llaman «pervertida», ya que cada año 10.000 canadienses mueren por eutanasia cada año.
Hatch tenía una enfermedad hereditaria denominada síndrome de Ehlers Danlos. Según la Biblioteca Nacional de Medicina, consiste en un grupo de trastornos hereditarios caracterizado por articulaciones extremadamente sueltas o laxas, piel muy elástica (hiperelástica) en la que se forman hematomas con gran facilidad y vasos sanguíneos que se dañan fácilmente.
Comentarios
tracking